Alberto Quintana ha pasado de jugar con el primer equipo a hacerlo ahora con el filial.
Alberto Quintana ha pasado de jugar con el primer equipo a hacerlo ahora con el filial.

CÁDIZ CF

Claudio baja a Alberto Quintana al filial

El canterano desciende dos escalones de golpe para jugar con el Cádiz B ante el Cartaya tras consolidarse en el primer equipo

Por  18:29 h.

Alberto Quintana se había consolidado en la primera plantilla del Cádiz CF. Tiene ficha del filial, el único del primer equipo con esta condición, pero sus actuaciones en pretemporada y su excelente papel ante Algeciras o Laredo le habían otorgado la confianza total de Claudio Barragán.

Era a todos efectos jugador de la primera plantilla, como comentó en su momento Jorge Cordero y como corroboraban sus alineaciones y sus convocatorias. Pero algo ha cambiado. El centrocampista gaditano se quedaba en la grada en Linarejos junto a Kike Márquez y esta semana se quedaba fuera de la lista para el choque con el Betis B.

Claudio destacaba en rueda de que prensa que habían querido quitarle presión a Cristian y Quintana. Pensará que por su juventud no tienen la suficiente madurez para dar el paso al frente en un Cádiz CF en crisis. El mediocentro ha disputado seis encuentros con la camiseta amarilla en Liga y Copa, ganándose el reconocimiento de la afición y los técnicos. Hasta el mal partido ante el San Roque de Lepe (1-1).

Pues bien, el entrenador ha bajado a Alberto Quintana de nuevo al filial, con el que no jugaba desde la cuarta jornada (el 27 de septiembre ante el Isla Cristina). El gaditano actuaba este domingo en el duelo con el Cartaya de Primera Andaluza, descendiendo dos categorías de golpe.

Lo lógico es que Claudio no quiera que el futbolista deje de competir al no aparecer con el primer equipo cadista. Necesita minutos para progresar. No ha hecho nada para merecer un castigo deportivo como el que sufren Kike Márquez o Hugo Rodríguez. Sin embargo, queda esperar a ver cómo reacciona un jugador que se sentía a todos los efectos jugador de la primera plantilla, y que tras llamar a la puerta ha tenido que bajar dos escalones de nuevo. Un golpe moral para el canterano.