El Cádiz CF empató en Carranza ante el UCAM un partido que iba ganando 2-0.
El Cádiz CF empató en Carranza ante el UCAM un partido que iba ganando 2-0.

Cádiz CF

El Cádiz CF se mide a sus fantasmas

Cervera se enfrenta a los cinco equipos que le pusieron contra las cuerdas

Por  20:12 h.

No se puede decir que el Cádiz CF haya regresado con miedo a una categoría en la que lleva en los puestos de fase de ascenso desde el mes de diciembre del año pasado. Puede que algo de vértigo, propio de las alturas de abandonar el pozo, lo pudiera tener en el arranque liguero, donde empató sus dos primeros encuentros (Almería y Mallorca) y sucumbió en Anduva, no sin polémica arbitral tras una expulsión más que rigurosa a Gorka Santamaría que dejaba al equipo amarillo con uno menos para toda una segunda parte. Pero el vértigo se superó de la mejor manera posible: goleando 3-0 con autoridad en casa a un Getafe recién descendido de Primera. Aquella primera victoria dio alas y confianza a los de Álvaro Cervera, pero no tardaron en caer de nuevo, esta vez en Reus, ante un recién ascendido.

El comienzo liguero no fue fácil. Nada fácil. Y es que este Cádiz CF ha sabido madurar a base de palos, de caidas, de derrotas. En una jornada entre semana, llegó la angustiosa victoria ante el Numacia gracias a un gol de cabeza de Garrido tras un encuentro en el que conjunto soriano fue claro dominador durante la primera parte. Aquellos tres puntos cuasi milagrosos valdrían su peso en oro porque los amarillos no sabían que iban a entrar en un túnel plagado de fantasmas.

La depresión comenzó en casa, en una calurosa mañana de finales de septiembre ante el Oviedo, que sin despeinarse se llevó los tres puntos de Carranza. Otra vez. Y por la mañana. Al próximo que se le ocurra repetir ese dichoso horario ante el conjunto carbayón que lo piense dos veces…

No pasaba nada. No tenía porque pasar. O eso se pensaba hasta que la siguiente jornada llegó otro rapapolvo. Este, en Vallecas, donde el Cádiz CF fue fulminado provocando las primeras y airadas críticas al entrenador del ascenso. Inconcebible, pero tan real como los dos pésimos encuentros que había ligado un equipo amarillo que regresaba a Carranza para empatar sin goles ante el Girona en un partido en el que Cervera hacía debutar titular a Carlos Calvo. Una señal de que el técnico comenzaba a probar cosas distintas conscientes de que aquel barco se le iba hundiendo.

La siguiente salida bien pudo acabar en derrota sino es por un gol en el descuento de Gorka Santamaría ante el Tenerife. Paradójicamente, ese partido extramotivó a los hombres de Cervera, que incluso pudieron ganar al final al conjunto chicharrero, que jugó más de 45 minutos con un jugador más por expulsión de Ortuño.
Aquel punto en Tenerife espoleó a los gaditanos, sin embargo, la dinámica de puntos era muy pobre. Y peor que se pondrían las cosas la semana siguiente en Carranza después de que el UCAM empatase al final del partido un encuentro en el que el Cádiz CF se había adelantado 2-0 (con goles de Aridane y Santamaría) y que acabó empatando tras una expulsión de Carlos Calvo en lo que sería el último encuentro oficial que disputaría el autor del gol del ascenso ante el Hércules en Carranza.

Acabadas esas cinco jornadas, el Cádiz CFde Cervera había sumado solo tres puntos de los quince disputados y ocupaba el decimonoveno puesto, es decir, puesto de descenso con once puntos. La cosa pintaba mal. Muy mal. Y aunque desde la directiva se sigue jurando y perjurando que Cervera nunca estuvo en la picota, lo cierto es que el fútbol es fútbol y eso no se lo podía quitar de la cabeza un entrenador que llegó a decir jornadas después que la semana previa al encuentro en Lugo lo llegó a pasar muy mal debido a que se temía una posible destitución en el caso de que el Cádiz CF cayese en el Anxo Carro. Pero no cayó, se salvó y el Cádiz CF comenzó a volar.

Vuelven los ‘cocos’

Mucho ha llovido desde entonces, pero en las próximas cinco jornadas que comienzan este mismo sábado en el Nuevo Carlos Tartiere el Cádiz CF se verá las caras con los ‘cocos’ que el metieron en el pozo del descenso.
Como es obvio, las cosas han cambiado mucho y puede que para esos mismos rivales, el ‘coco’ sea el propio Cádiz CF. Desde luego, no será así este sábado, donde espera el primero de los fantasmas que se le presentará al conjunto amarillo, que para más inri, no olvida la decepción de no ascender en Carranza con fiesta montada y todo. Los ovetenses son sextos a solo dos puntos de los gaditanos.

Peor, sobre el papel, es el próximo rival que visitará Carranza, un Rayo anclado, precisamente, en el mismo puesto que ocupaba el Cádiz CF cuando perdió ante el UCAM.

Y si duro será el hueso de este sábado, más complicado será el que el 19 de marzo espera en Montilivi, todo un Girona disparado hacia Primera.

Del mismo nivel, de la misma guerra que el Cádiz CF no debe dejar, será el visitante que juegue en Carranza el domingo 26 de marzo. Un Tenerife que ahora empata a puntos con el Cádiz.

El ciclo de los fantasmas se acabará a primeros de abril con la visita a la Vieja Condomina a un UCAM que deberá estar peleando por la permanencia.