Entrenamiento del Cádiz en El Rosal
Entrenamiento del Cádiz en El Rosal

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Real Madrid: Una Copa para enjuagar los disgustos

El Cádiz CF, plagado de suplentes y de juventud, se toma el duelo ante el Real Madrid como un paréntesis: competir, divertir y disfrutar

Por  12:17 h.

El Gordo por adelantado. Hace un mes largo, el Cádiz CF brindaba porque la fortuna por fin abría la puerta a su insistente llamada. A la tercera, la vencida. El Real Madrid regaba con ilusión a un club mustio que necesita no solo reverdecer viejos laureles, también savia nueva y oxígeno para subsistir. Y esto le ofrece el club merengue: alegría, buenos recuerdos de épocas mejores, pasión y, sobre todo, dinero. Mucho dinero, y los billetes son el combustible para que el motor siga funcionando.

Los futbolistas admitían con una sonrisa que sus sueños se convertían en realidad; el entrenador se felicitaba por el objetivo conseguido, por haber contribuido en ese regalo al aficionado, y Manolo Vizcaíno se frotaba las manos pensando en la taquilla. Los aledaños de Carranza bullían en los primeros días de venta de entradas, donde se esperaba un lleno sin parangón.

Pero la realidad tozuda, al final, se impone. Pesa demasiado. La irrupción merengue sería como la gaseosa. Efecto en un primer momento y después se diluye. Desde aquel 16 de octubre ha llovido tanto, y no meteorológicamente hablando, que se ha enfangado todo.

La guerra entre los antiguos socios del negocio, Manolo Vizcaíno y Quique Pina, ha enrarecido el ambiente. A su vez, sobre el césped las sensaciones no son buenas y la afición anda desencantada con el mal juego de su equipo y su irregular rendimiento, maquillado hasta el momento por los resultados y la clasificación. Diríase hasta que un amplio sector del cadismo está más pendiente del choque en Mérida por el campeonato doméstico que del mediático enfrentamiento con el Real Madrid.

Sin algarabía en el Cádiz CF

Las cosas de un grande, muy venido a menos pero un grande del fútbol español como es el Cádiz CF, para el que no hay premio que se puede comparar con el ascenso de categoría, ni pena pasada que se pueda remediar por mucho merengue que endulce el paladar.

Así que el seguidor amarillo se presenta esta noche en Carranza (22 horas, por Canal Plus Partidazo) con el único deseo de disfrutar, de divertirse, y de que sus futbolistas compitan con el Real Madrid. Pocos sueñan con la gesta al comprobar como se las gasta su equipo en Liga, si bien son dos torneos distintos con motivaciones diferentes. Sin embargo, los jugadores son los mismos y no hay más cerca de la que arde. Quizás dejar el marcador abierto para el Bernabéu y prolongar la fiesta ya sería todo un detalle de sus chicos.

Además, Claudio, serio y concienciado, con cara de que no le gustan estos fastos, ha captado el mensaje y no buscará la proeza con su once de gala. Era mucho más importante el duelo con el Laredo de Tercera que con el Madrid de ‘Champions’. El dinero ya está en la ‘buchaca’ y de eso era lo que se trataba; ha sido una tabla salvadora para Vizcaíno y un ingreso extra para cuadrar presupuesto y ‘tapar los agujeros’ en el mercado invernal.

Así que el técnico cadista dará descanso a sus principales jugadores, porque en Segunda B desgasta mucho lo de jugar una vez por semana, y formará un once plagado de suplentes y juventud. El salto es pequeño porque salvo Güiza, también cabizbajo, no existe mucha diferencia de calidad.

Pol Ballesté guardará la portería con los imberbes Cristian y Tomás en los laterales, apuntalando el eje de la zaga Aridane acompañado esta vez por Josete. Para el medio, el músculo de Garrido y la experiencia de Mantecón, con Alberto Quintana a los mandos en la creación de juego. Salvi y Pavez en las bandas y Lolo Plá como delantero, con la posible alternativa de Cuero. No hay oficialidad pero con este once trabajaba Claudio, y poco variará con respecto al que salte al césped esta noche.

Suplentes y alguna estrella

El aire fresco lo trae el Real Madrid y sus aficionados, los que regentan en la provincia y mantienen la ilusión de ver a sus ídolos en casa. También se llevan el pequeño chasco, aunque esperable salvo ingenuidad supina. Han cumplido con su deber, se han rascado el bolsillo desde 60 a 100 euros por barba, para ver desfilar a los menos habituales del conjunto de Rafa Benítez. El Balón de Oro Cristiano Ronaldo descansa, no le ha podido su obsesión por el gol, y se suman ilustres ausencias como las de Bale, Benzema, Modric y Kroos, amén de las bajas por lesión de Ramos, Carvajal, Marcelo y Varane.

Esas bajas por lesión no difuminarán todas las estrellas del firmamento, pues la pléyade madridista supera lo imaginable, amén de los canteranos Lienhart, Llorente y Borja Madrigal. Futbolistas como Isco, Pepe, Casemiro, Kovacic, Jesé y James ‘amenazan’ con iluminar un Carranza que vive su primer gran bautismo. Benítez no confirma más que el Cádiz CF es un gran rival que intenta sacar el balón jugado desde atrás. No miente cuando dice intenta.

Ante tanto disgusto, esta Copa ha de servir para alimentar el ánimo, que no solo de billetes vive el fútbol. Divertir, disfrutar, competir. Solo tres palabras, sin murmullo de fondo, sin molestos silbidos. El Cádiz CF libra batallas más duras, y no está el cuerpo para muchas fiestas, para muchas copas, para muchas juergas.

 

FICHA TÉCNICA:

CÁDIZ CF: Pol Ballesté, Cristian, Aridane, Josete, Tomás, Garrido, Mantecón, Alberto Quintana, Salvi, Pavez y Lolo Plá.

REAL MADRID: Kiko Casilla, Arbeloa, Nacho, Pepe, Tejero, Casemiro, Kovacic, Isco, Cheryshev, Lucas Vázquez y Jesé.

ÁRBITRO: Ricardo De Burgos Bengoetxea (colegio vasco).

CAMPO Y HORA: Ramón de Carranza. 22.00 horas (Canal Plus Partidazo).