Álvaro García y Aitor García pueden ser hoy las bandas del Cádiz CF.
Álvaro García y Aitor García pueden ser hoy las bandas del Cádiz CF.

Cádiz CF

Cádiz CF – Alcorcón (PREVIA) Carranza como puerto de salida

El once amarillo confía en seguir la racha con una victoria ante el Alcorcón para alejarse de los puestos de descenso

Por  10:32 h.
Cádiz
0
Alcorcón
0
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Aridane, Sankaré, Luis Ruiz, Garrido, José Mari, Aitor, Álvaro García, Güiza y Ortuño.
AD Alcorcón: Dmitrovic, Fede Vega, David Navarro, Rafa Páez, Bellvis, Víctor Pérez, Dani Toribio, Óscar Plano, Martín Luque, Pablo Pérez y David Rodríguez.
Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (colegio navarro).
Partido correspondiente a la 15 jornada. Para este encuentro, el Cádiz CF ha vendido 1.500 entradas a un euro dirigidas a las mujeres con motivo del Día contra la Violencia de género.
Ramón de Carranza. Partido televisado por LaLiga123TV. 18. 00 horas.

La tranquilidad y el optimismo gobiernan en estos momentos la alocada nave cadista. No es para menos, se llevan seis partidos sin perder y se ha puesto tierra de por medio con los puestos de descenso. No mucho, pero sí lo suficiente para ver el partido de hoy con un puro y una copa. De esos seis encuentros sólo se han podido ganar dos (ante el Lugo en Galicia y ante el Huesca en Cádiz), pero las sensaciones que despierta el equipo son para estar tranquilos y moderadamente ilusionado. Al menos, de momento. Porque ya se sabe que esta categoría no da margen para nada. Como mucho, se puede descansar dos partidos, los necesarios para que la clasificación te ponga en su sitio. El Cádiz CF ya sabe cómo va eso porque ha probado lo que es relajarse y las consecuencias que trae. Lo hizo ante el Oviedo en Carranza y lo siguió haciendo una semana después en Vallecas. Entre ambos equipos le endosaron cinco goles y la caja de los truenos cadista se abrió de par en par ante el rostro de un Álvaro Cervera que comenzó a ver peligrar su cargo.

Pero el equipo supo estar con el escudo, y también con su entrenador. Se sacó garra y se recuperó el orden ante el Girona y a partir de ahí se empezó a construir una obra sólida y consistente. Al empate en casa ante el conjunto catalán le siguió otro en Tenerife, donde se supo sufrir y hasta se pudo ganar, y otro más cabreante ante el UCAM, donde se tiró a la basura una maravillosa primera parte en la que el once amarillo encarriló el encuentro con goles de Aridane y Santamaría.

Aquel encuentro dejó a Cervera muy tocado por ese sector que, incomprensiblemente, ya le ha puesto la cruz. Pero justo cuando más la necesitaba en Liga, la suerte se le apareció al cuadro gaditano en un campo donde fue ajusticiado hace años en unos horribles ‘play off’ de infaustos y desagradables recuerdos. Allí, en Lugo, el Cádiz CF sumó una victoria ante el tercer clasificado entonces y recargó toda la energía que le había quitado el empate universitario en Carranza una semana antes. A esa victoria se le sacó brillo ganando al Huesca después y sacando un punto victorioso en el campo del líder Levante. Toda una reacción.

Pero nadie puede perder el norte. El hecho de que en estas seis últimas jornadas se hayan sumado cuatro meritorios empates hace que el caminar del Cádiz CF sea muy lento. Y sufrido. Como uno de esos pasos de Semana Santa que sin ir mal del todo, se nota desde fuera que sus cargadores van apretando los dientes de lo lindo. Porque lo que parece que todo el mundo ha visto y comprendido ya es que lo que está consiguiendo este Cádiz CF roza el sobresaliente. La plantilla de Cervera está cogida con alfileres, pero la tremenda competitividad con la que se muestra el equipo amarillo hace que pueda igualarse en el campo con cualquiera. Que se lo pregunten al intratable líder que entrena López Muñiz.

Hoy llega a Carranza un rival que perfectamente puede estar compitiendo en la misma liga a la que está llamado a pelear el Cádiz CF. La liga de la supervivencia. Aunque el Alcorcón está ya muy consolidado en Segunda, no es menos cierto que la irregularidad con la que ha empezado la temporada le ha hecho meterse en líos desde bien temprano. Cosmin Contra dejó su puesto a Julio Velázquez, que parece haber dado con la tecla desde el primer día.

Cervera es imprevisible, pero todo indica que su once no se diferenciará casi en nada al que sacó en Levante, salvo la duda en la banda derecha entre Nico o Aitor. La buena labor de Güiza en Valencia podría mantenerle en un once que ilusiona a muchos cadistas. Toca ganar y aumenta el ritmo. Y ya de paso, soñar.