Hicham no está teniendo su mejor año, al igual que todos sus compañeros en el filial almeriense.
Hicham no está teniendo su mejor año, al igual que todos sus compañeros en el filial almeriense.

CÁDIZ CF

Almería B: Naufragio en aguas revueltas

El filial es un equipo todavía inmaduro, con futbolistas en formación, al que terminó de hundir la destitución de Rivera y que está a un paso de Tercera

Por  20:06 h.

El Almería, que antaño degustara las mieles del éxito en Primera División, afronta su temporada más difícil. Tras el descenso, ahora pelea por no bajar una nueva categoría, y en su devenir ya han rodado cabezas como la de Sergi Barjuán. Época de tremenda inestabilidad que afecta siempre al eslabón más débil, en este caso las categorías inferiores.

El filial rojiblanco no es un plantel formado por ‘tuercebotas’ por mucho que lo señale la clasificación, y por calidad individual no es peor que varios de sus adversarios. Sin embargo, la crisis de la entidad le ha condenado y ahora es colista destacado con pie y medio en Tercera, a la espera de que se confirme esa realidad (que puede ser este domingo).

Este verano Miguel Rivera, otrora entrenador, advertía de que la renovación del B se antojaba precipitada y peligrosa, pues varias piezas ascendían al primer equipo y su lugar lo ocupaban chicos del juvenil, aún en formación. El técnico malagueño, que durante dos jornadas tomó las riendas de los mayores, no tuvo el éxito de campañas anteriores y fue destituido en el mercado invernal. Con Estévez como relevo, se reforzó a la escuadra con jugadores veteranos. Pero fue imposible levantar esto. Toca reestructuración total.

La portería

Quizás la línea más solvente del equipo pues Gianfranco demuestra curso tras curso que es un portero de superior categoría, o al menos para reforzar a un equipo con aspiraciones. Rápido, con reflejos en el uno contra uno, completo, bien por alto, ya ha amargado alguna tarde que otra al Cádiz CF y amenaza con volver a hacerlo. Regresa pues se perdió el choque en Linares, donde el joven Casitas también respondió.

La defensa

El Almería B no funciona como bloque. Futbolistas como Antonio Marín prometen pero cuando no funciona el colectivo, todo se resquebraja. A cualquier mínimo golpe se desmorona. El propio Marín comenzó la temporada con el primer equipo. Internacional en categorías inferiores, es una de las esperanzas de la cantera rojiblanca pero todavía tiene 19 años.

Para compensar esa juventud, firmaba en enero José Cruz, talludito con sus 27 años y veterano entre otros del Jaén. Josema lo acompaña en el eje de la zaga y han mejorado los números pero no lo suficiente como para luchar por la permanencia hasta el último instante. En el carril zurdo participará Adri Castellano, quien también ha debutado con el primer equipo.

El centro del campo

Dos futbolistas indiscutibles en la sala de máquinas, esté quien esté en el banquillo. Joaquín se encarga del trabajo defensivo mientras que Selfa es el líder, el constructor de juego. El Almería B juega a su ritmo. Pastor, entre algodones, asegura velocidad y regate por la banda, mientras que Pérez pelea por un puesto en la izquierda ante la baja de Kiu.

La delantera

Borja Navarro es otra de las incorporaciones en invierno para dar experiencia al cuadro de Estévez, y ofrece calidad y buen juego entre líneas. Arriba se mantiene como referencia Hicham, su futbolista más desequilibrante. El año pasado terminó como máximo artillero y estaría vistiendo la camiseta del Cádiz CF si hubieran ascendido los amarillos a Segunda. Este curso no está teniendo ese olfato. Tampoco ayuda la poca competencia que ofrece Montero, llegado del Cartagena y que ni siquiera se ha estrenado con los rojiblancos.