Cañamero ha recordado a Bódalo, en prisión, en su estreno en el Congreso - EFE

Bódalo, el pelotón de Equo y la «puntualidad» de Iglesias, anécdotas del primer día en el Congreso

Como si de la jornada inaugural del Tour de Francia se tratara, los diputados han puesto en marcha la XII Legislatura, que arranca con el nombramiento de Ana Pastor como presidenta de la institución democrática por excelencia en España

MadridActualizado:

Un día antes de empezar el Tour de Francia, los ciclistas se dan un baño de masas al presentarse a los aficionados que después jalearán sus nombres en los márgenes de las carreteras galas. Hoy, en el Congreso, se ha vivido algo parecido cuando, en pleno julio, sus señorías se han presentado ante sus votantes en la jornada inaugural de la XII Legislatura, aquella en la que se elige la composición de la Mesa que gobierna el Hemiciclo.

Una gran plaza suele ser el lugar elegido por la organización del Tour para presentar, uno a uno, a todos los equipos y corredores que, durante el mes de julio, competirán por el maillot amarillo. Hoy, por su parte, todos los focos en la Carrera de San Jerónimo estaban —como si se tratara de Alberto Contador—sobre Ana Pastor, gran favorita para ser la triunfadora de una jornada que, a la postre, se ha adjudicado como hace Cavendish al sprint al ser nombrada presidenta de la institución democrática por excelencia en España.

Bien arropada por su equipo, el PP, donde al parecer Margallo ha sido el más madrugador, ha llegado la ya exministra de Fomento al Congreso, que se ha impuesto con facilidad en el sprint a Patxi López, algo que no ha extrañado a nadie porque en el equipo socialista se daba por hecha la derrota antes de votar. Así lo ha señalado Antonio Hernando quien, como buen portavoz, ha saltado del pelotón para llegar en la escapada y abrir el camino a sus compañeros, que han traspasado la meta integrados en el pelotón protegiendo a su líder, Pedro Sánchez.

La mayoría de los diputados, como es tradición, ha optado por la dupla de traje y corbata, aunque en medio de la «grupeta» se ha podido ver a un Diego Cañamero con camiseta blanca y estampado de Andrés Bódalo — en prisión actualmente— incluido. No ha dejado indiferente a nadie un político que, a buen seguro, dará que hablar durante los cuatro próximos años. Tampoco han dejado indiferentes, al parecer, los juramentos de algunos diputados de Unidos Podemos, al menos a tenor de los abucheos que les han dedicado sus señorías, que parecían fans de los que animan en las cunetas del Tour más que diputados.

Equo ha homenajeado al Medio Ambiente al llegar en bicicleta
Equo ha homenajeado al Medio Ambiente al llegar en bicicleta - EFE

Dentro del pelotón, pero con bicicletas de verdad, han llegado los diputados de Equo con su jefe de filas, Juantxo López de Uralde, a la cabeza. Con el maillot gris y desde el litoral valenciano —igual que hiciera el histórico Kelme Costablanca— se han presentado, también puntuales, los diputados de Compromís que, han reivindicado un Gobierno «diferente» al del PP.

Y ya con todos los diputados en la meta, bien sentados en sus respectivos escaños, ha enfilado las escalerillas del Hemiciclo con algún que otro minuto perdido Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, ante la atónita mirada de sus «gregarios», donde en esta ocasión no estaba el bebé de Bescansa. Tendrá que recuperar ese tiempo en las próximas etapas.

Hoy la «etapa» era llana y no muy complicada. Lo bonito aún está por llegar y, desde mañana, se presupone espectáculo ya que comienzan los «Alpes» para la política española: hay que formar Gobierno y tendrán que llegar los ataques porque el panorama no está nada claro. El mejor colocado para vestirse de amarillo al final es Mariano Rajoy, pero a buen seguro que Sánchez, Rivera y el propio Iglesias intentarán dinamitar las negociaciones como dinamita el Tour el británico Chris Froome cuando la carretera se empina. A ver si Rajoy, que tiene un estilo más templado y prefiere subir los puertos a lo Indurain, a ritmo, consigue llegar al final del «Tour» con el maillot amarillo que le investiría presidente.