Bangoura, un gol y un gran problema extradeportivo.
Bangoura, un gol y un gran problema extradeportivo.

CÁDIZ CF

Cádiz CF: Los diez peores fichajes de invierno de este siglo

Desde estrellas que se apagaron en Carranza hasta futbolistas a los que cuesta recordar

Por  1:27 h.

El Cádiz CF se ha movido bien en el mercado de invierno, principalmente porque se ha prodigado y por estadística ha encontrado buenos manjares en una cesta llena de frutos indeseados. Porque si entre los mejores fichajes de invierno de este siglo destacan Lucas Lobos, Pablo Hernández o Enrique Ortiz, entre los peores hay jugadores que hasta cuesta recordar y otros que vienen a la mente no precisamente por sus cualidades futbolísticas.

Hay quien firmó con su condición de estrella y nunca mostró su luz en Carranza. Y quien vino ‘de tapaíllo’ y menos se mostró. Internacionales y locales, con amplia trayectoria la mayoría, estos son algunos que se ganaron otro lugar en la historia del Cádiz CF.

1.- Bangoura

Quizás el peor fichaje de invierno de la historia y eso que existe competencia. No sólo por su rendimiento sobre el terreno de juego, muy deficiente, sino también por como acabó su historia. Forma parte de la estrepitosa temporada 2007-08, la que torció Baldasano desde el inicio y terminó por hundirla Antonio Muñoz.

Con un enorme agujero económico en las arcas, el club da salida a tres activos, emblemas del club: Lucas Lobos, Matías Pavoni y Armando Ribeiro. Antonio Calderón se estrenaba en el banquillo gaditano casi como si fuera un interino y tragó con las incorporaciones del entonces secretario técnico José Manuel Barla, muy condicionado por la situación. Así aterrizó Bangoura, del Boavista portugués. Un delantero sin minutos en la liga vecina y que, pese a ‘venderse’ su potencia y su fortaleza en el juego aéreo, sólo marcó un gol en su segundo partido. Pese a la continuidad, no vio puerta.

Salió despedido antes de que acabara el curso tras ser detenido y pasar una noche en el calabozo acusado de malos tratos a su pareja. En fin. Peor, imposible.

Bangoura, a su salida de los Juzgados.

Bangoura, a su salida de los Juzgados.

2.- Despotovic

Al contrario que Bangoura, este delantero serbio abandonó Carranza por la puerta grande pues a su tremendo desacierto de cara a portería (no llegó a anotar y eso que actuó en 16 encuentros) le unió un enorme carisma y una bonhomía con la que se ganó tanto al vestuario como al cadismo. Tuvo que ver por supuesto que participó en el último ascenso a Segunda A. El Cádiz CF necesitaba un delantero pues Wilson Cuero y el ariete, ahora en el Marbella, empeoró incluso sus registros.

Internacional con su país y con un buen papel en Murcia, Ranko, ariete rematador y con movilidad pese a su envergadura, enervó a los aficionados con sus errores y su nulo olfato de gol con la camiseta amarilla. Aún así, se le recuerda con cariño.

Despotovic posa con la camiseta del Cádiz CF.

Despotovic posa con la camiseta del Cádiz CF.

3.- Paulinho

Pregunta con nota. ¿Quién es Paulo Henrique Soares Dos Santos, ‘Paulinho’? Joven mediapunta brasileño, procedente del filial del Granada de Quique Pina, que reforzaba al conjunto de Agné en enero de 2014. Velocidad, regate, habilidad… 19 minutos, sólo 19 minutos para demostrarlo y en el campo de El Palo malagueño. Con 19 minutos poco más se puede decir.

Paulinho, en su presentación junto a Garrido y Dioni.

Paulinho, en su presentación junto a Garrido y Dioni.

4.- Kosowski

Decepción absoluta pues se esperaba mucho de Kamil Kosowski. Internacional con Polonia en fases finales, jugador del Kaiserlautern, Southampton, Chievo y Wisla Cracovia, el apodado como Beckham polaco (por la melena rubia, por ser interior derecho y porque se encargaba del balón parado) acabó siendo un desastre mayúsculo en la temporada 2007-08, la del descenso a Segunda B. Flamante fichaje invernal que participó en 17 partidos y en ninguno dejó nada reseñable, siendo el especialista en las jugadas de estrategia.

La falta de adaptación, sus problemas con el idioma, la mala marcha del equipo… todas las circunstancias posibles impidieron al cadismo disfrutar de un futbolista que incluso jugó la Liga de Campeones pero que aquí acabaría saliendo como ‘Kobasowski’.

Kosowski, con Natalio.

Kosowski, con Natalio.

5.- Calderón

Cuesta también encuadrarlo porque no destacó en los pocos minutos de los que dispuso. Alessandro Gaucci se le regalaba a Raúl Agné en el invierno de 2013 y fue el único del pack (Granell, Luque, Josete, Peragón y Carlos Álvarez) que no elevó el nivel de una plantilla paupérrima. Pocas veces como titular, varias entradas desde el banquillo, insuficiente para un jugador que fracasó meses antes en el Nàstic de Tarragona y al que le mermaron sus problemas físicos.

Joaquín Calderón solía entrar desde el banquillo.

Joaquín Calderón solía entrar desde el banquillo.

6.- Babangida

Su hermano Tijani brillaba en el Ajax campeón de Europa y destacaba como una de las estrellas de las Águilas nigerianas. La proyección de Haruna, el menor, incluso se antojaba más prometedora que la de su familiar y por ello el FC Barcelona pescó en la escuela holandesa para pulirlo en su cantera. Extremo rapidísimo y con mucho desborde, debutó en el primer equipo azulgrana cuando contaba con apenas 16 años y era el mejor valor de las categorías inferiores.

Pero su fulgor se apagó, consumido por el fútbol profesional y su exigencia. Reforzó al Cádiz CF de José González en enero de 2004 para paliar la salida de Obiorah, y no le quitó el puesto a Dani Navarrete. Tuvo opciones y nunca se encontró cómodo de amarillo, también con problemas de adaptación. Luego ha intentado resurgir en distintos equipos de Primera europeos, pero no fue ni la sombra de lo que apuntaba.

Haruna Babangida no triunfó en el Cádiz CF.

Haruna Babangida no triunfó en el Cádiz CF.

7.- Cases

Su trayectoria de seis meses en el Cádiz CF queda marcada por la siguiente declaración: “No estoy acostumbrado a jugar delante de 15.000 personas”. La realizaba días después del 0-3 infligido por el Real Madrid Castilla en Carranza. Petición expresa de Jose González en 2012, insistente con la figura del mediapunta, agarró el puesto de titular desde el inicio por delante de jugadores con mejor rendimiento.

Sólo lo perdió en el último encuentro ante el Lugo, si bien saltó desde el banquillo y erró un penalti. Llegó del Orihuela, donde era un auténtico líder merced a su calidad técnica y su visión de juego, pero no caló en Carranza.

José María Cases, en el partido ante el Real Madrid Castilla.

José María Cases, en el partido ante el Real Madrid Castilla.

8.- Milos Bogunovic

“Quizás el Cádiz CF haya fichado a un nuevo Mágico González”. Así, literalmente, definía Radomir Antic a su paisano en LA VOZ cuando el equipo amarillo incorporaba en calidad de cedido a este serbio en invierno de 2009. Se fichaba para el plantel de Javi Gracia y a su llegada el entrenador ya era Víctor Espárrago, poco dado a experimentos y exponente de la seguridad antes que de la innovación.

Era uno de los jugadores con más proyección del Partizán de Belgrado y futurible de la selección serbia. Extremo con velocidad y buen regate, que jugó 100 minutos repartidos en tres encuentros. Otro despropósito. Y de nuevo a Segunda B.

Bogunovic, en su presentación.

Bogunovic, en su presentación.

9.- Jorge López

Futbolista de reconocido prestigio por su paso por Villarreal, Valencia y Zaragoza, entre otros muchos. Un veterano que el Cádiz CF cazaba al quedarse libre y por tanto se incorporaba en febrero. Enorme calidad pero con una velocidad menor a la necesaria en Segunda B y con poca intensidad. No llegó a ser titular ni con Agné ni con Calderón (2014) y eso propició que no aportara nada de lo esperado.

Jorge López entrena a las órdenes de Agné.

Jorge López entrena a las órdenes de Agné.

10.- Ramis

Delantero muy prometedor, internacional sub 20 con Uruguay, petición expresa de su paisano Víctor Espárrago y su ayudante Luis Soler. Cedido por Peñarol, Jonathan Ramis debía subir el nivel en la segunda vuelta de la temporada 2009-10, y eso no era muy difícil, especialmente en ataque. Se estrenó con un gol, pero su rendimiento se redujo a pasos agigantados y aún es un expediente x esa involución que se pudo ver cada domingo.

Queda en la memoria por las clarísimas ocasiones falladas ante el filial del Villarreal, con su equipo jugándose la vida. Un desastre que se ha estado pagando hasta hace muy poco. Su gran valedor Espárrago terminó perdiendo la confianza en el atacante, inédito en la recta final de la competición.

Jonathan Ramis, a su llegada desde Uruguay.

Jonathan Ramis, a su llegada desde Uruguay.