Imagen de la fragata 'Navarra'.
Imagen de la fragata 'Navarra'. - L.V.
MANIOBRAS MILITARES

La 'Numancia' y la 'Navarra', listas para el combate

Ambas fragatas, con base en Rota, han finalizado una semana de adiestramiento en el Golfo de Cádiz y el mar de Alborán

CádizActualizado:

Dos buques y 420 personas partieron de la Base Naval de Rota el pasado 21 de enero para llevar a cabo el primero de los ejercicios de adiestramiento que la Armada Española realizará en este año 2019.

Las fragatas 'Numancia' y 'Navarra', han completado el ejercicio MAR-41 que se ha desarrollado en aguas del océano Atlántico y el mar Mediterráneo, donde han llevado a cabo diversas maniobras con el objetivo de mantener e incrementar su nivel de adiestramiento.

El MAR-41 se ha prolongado durante una semana, al final de la cual ambas fratagas han realizado presencia naval en la ciudad autónoma de Ceuta, abriendo sus puertas a la población ceutí el viernes, el sábado y el domingo.

La Fuerza ha estado al mando del Comandante de la 41ª Escuadrilla de Escoltas, capitán de navío Javier Moreno Susanna, llevando su insignia la fragata ‘Numancia’. Al mando de la ‘Numancia’ está el capitán de fragata Isidro Carrara Navas, y al mando de la fragata ‘Navarra' el capitán de fragata Eduardo Guitian Crespo.

Hasta que lleguen las F-110

La 41ª Escuadrilla de Escoltas realiza cada año este ejercicio MAR-41. Esta Escuadrilla es parte de la estructura de la Fuerza de la Armada y está integrada orgánicamente en la Flota. Está constituida por seis fragatas de la clase ‘Santa María’ y tienen su base en la Base Naval de Rota.

Los buques de la Escuadrilla fueron construidos en España, el primero de ellos a mediados de los años 80, y en la actualidad han terminado un proceso de modernización que les permitirá mantener y mejorar sus capacidades con el fin de que puedan seguir operando con eficacia en los próximos años, hasta que, previsiblemente, sean sustituidas por las F-110 a partir de 2024.

La Escuadrilla constituye una parte fundamental de la capacidad de protección de la Armada, y su principal misión es la protección de grupos de combate o grupos anfibios. Inicialmente los buques fueron concebidos para misiones eminentemente antisubmarinas y para operaciones de escolta oceánica.

Debido a los cambios experimentados en el entorno estratégico, los buques, dada su gran versatilidad y variedad de capacidades, pueden emplearse en la actualidad en otros cometidos, tales como apoyo en la proyección de una Fuerza Naval, protección al tráfico marítimo, operaciones de interdicción marítima, integración en la defensa aérea territorial, y vigilancia y escolta en teatros de operaciones alejados.

Estas fragatas participan en misiones en el exterior como la operación 'Sophia' de la Unión Europea que lucha contra el tráfico de seres humanos en el mar Mediterráneo o la operación 'Atalanta', también de la UE, que combate la piratería en el cuerno de África, frente a las costas de Somalia.