Una de las 540 barbacoas de gas que robaron. - LA VOZ
SUCESOS | CÁDIZ

La banda que robaba camiones contaba con una red de empresarios que vendía la mercancía

Guardia Civil y Policía Nacional han desarticulado a este grupo formado por 27 personas que sustrajeron productos valorados en más de medio millón de euros. Actuaron en Jerez y El Puerto

Actualizado:

Llegaron a robar diferentes mercancías que alcanzaron la suma de más de medio millón de euros. Estos productos, desde aceite de oliva virgen, hasta barbacoas, cabezas tractoras, tabaco... estaban listos, sin abrir, para ser puestos a la venta en grandes superficies o tiendas especializadas. Viajaban a bordo de los camiones que una banda de ladrones se especializó en sustraer. Se llevaban el vehículo con todo lo que contenía en su interior. Hasta que la Guardia Civil y la Policía Nacional les ha puesto freno y ha detenido a este grupo de delincuentes, 27 en total, que eran expertos en asaltar camiones de gran tonelaje. En esta laboriosa investigación que se ha prolongado un año se han esclarecido un total de nueve robos. Entre ellos los cometidos en Jerez y El Puerto, donde la actuación de estos ladrones había despertado una importante alarma entre los transportistas.

La 'operación Barbequiu', que así la llamaron por el robo de una carga de nada menos que 540 barbacoas, se inició a finales del pasado año cuando los agentes identificaron a un grupo de personas que habrían cometido el robo en El Puerto de un camión y su semirremolque, el cual contenía 20.000 litros de aceite de oliva, envasado y rotulado en inglés, por valor de 33.000 euros aproximadamente.Esa denuncia les puso sobre la pista. El camión apareció días después, vacío, en una urbanización de la localidad sevillana de Carmona.

Tras este primer 'palo' llegaron otros dos más. Cometidos esta vez en Jerez. Fueron robos muy similares cuyos productos sustraídos se pudieron recuperar en Carmona. Esta vez se hicieron con un tractor camión y semirremolque acoplado, que portaba un contenedor que transportaba las mencionadas barbacoas de gas. En otro asalto los autores sustrajeron un contenedor con destino a Pakistán que trasladaba unos 16.000 litros de aceite de oliva envasados, etiquetados en inglés y con caracteres árabes.

Tras estos hechos agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil recopilaron toda la información y se pusieron manos a la obra para ver quién o quiénes podían estar detrás de estos robos. Al parecer las primeras pistas les llevaron a Sevilla y a Madrid donde estaban afincados los supuestos ladrones.

Así, tras laboriosas gestiones policiales, fueron identificando y localizando a cada uno de los miembros de esta banda experta. Además de asignarles la función que realizaban, los coches que usaban y los intermediarios que tenían, claves para poder colocar lo robado. Además, gracias a diversas pesquisas se recuperaron seis vehículos con su correspondiente carga cuando acababan de ser sustraídos.

Por diferentes provincias

Según se explica en una nota, la explotación de esta operación se ha realizado en tres fases. En la primera se detuvo a 17 personas e investigó a tres que estaban en prisión en Madrid y en Sevilla. Además se realizaron hasta quince entradas y registro, donde se intervinieron numerosos efectos que habían sido robados, una pistola detonadora modificada para disparar munición real, una pistola bolígrafo, diferente cartuchería metálica, 117 teléfonos móviles, herramientas destinadas a la rotura y forzamiento de los vehículos, un vehículo de alta gama, 28.500 euros en efectivo, un inhibidor de frecuencia, así como un kilo aproximadamente de anfetamina y elementos para su corte y empaquetado y 69 plantas de marihuana.

La realización de la segunda fase de explotación de la operación, supuso la detención de tres personas y se realizaron dos registros donde se incautaron 34 teléfonos móviles, herramientas destinadas al rompimiento y forzamiento, herramientas y utensilios para realizar copias de llaves, tres inhibidores de frecuencia, una pistola taser para realizar descargas eléctricas, una pistola con la numeración borrada, un revólver con la numeración borrada y numerosa cartuchería metálica.

El pasado día 23 de octubre se procedió a la explotación de la tercera y última fase de la operación en la que se tomó declaración en calidad de detenidos de los dos últimos encartados por estos hechos.

Según las investigaciones realizadas, esta banda, que se había especializado en asaltar camiones con valiosa mercancía que tenía rápida salida en el mercado negro, actuó en Jerez, El Puerto, Lebrija, Madrid, Alaquas, Gandía y Albacete. El grupo contaba además con una red de empresarios que eran los encargados de darle salida a los productos robados a través de sus negocios.

Las armas incautadas en esta operación, han sido remitidas al Servicio de Criminalística de la Guardia Civil de Madrid, para su análisis y estudio, por si estuvieran implicadas en la comisión de hechos delictivos pendientes de esclarecer.

Con la explotación de esta operación se da por desmantelado de forma definitiva a esta organización delictiva. La investigación ha sido tutelada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de los de El Puerto de Santa María. En la operación han participado numerosos agentes de diferentes unidades como el equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil con base en Jerez de la Frontera, la Brigada de Policía Judicial Delincuencia Urbana de Policía Nacional de El Puerto, la Unidad de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) de Jerez. Y además han colaborado de forma muy activa la sección de delitos contra el Patrimonio de la Comisaría local de Puente-Vallecas de Madrid, la Unidad Integral Distrito Puente Vallecas de la Policía Municipal de Madrid y la UDEV Central de la Comisaría General de CNP de Madrid. Todos ellos apoyados por los Grupos Rurales de Seguridad 1 y 2 de la Guardia Civil y las Unidades de Intervención Policial de Madrid y Sevilla del Cuerpo Nacional de Policía.

Al ser una banda donde había algunos sospechosos en un punto fijo y otros eran itinerantes las pesquisas han sido laboriosas. De ahí que se hayan intervenido numerosos teléfonos móviles con los que supuestamente mantenían el contacto y recibían las instrucciones.

Además durante el curso de la investigación se han esclarecido varios delitos de tráfico de drogas, desarticulando un punto de venta y distribución en Carmona, donde uno de los detenidos ‘cocinaba’ y empaquetaba la droga para su posterior distribución, interviniéndose un total aproximado de 900 gramos de meta-anfetaminas.