Zapatero y Sarkozy bromean durante la Cumbre de la UE en Bruselas./ Efe
cumbre de la unión europea

España propone que sean el FMI y el BCE quienes gestionen el plan económico europeo

Sarkozy considera que "hace falta una nueva forma de capitalismo, basada en valores que pongan las finanzas al servicio de las empresas y los ciudadanos y no al revés"

BÉLGICAActualizado:

El Gobierno español ha defendido al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial como el marco adecuado para acordar la necesaria reforma del sistema financiero, con independencia de que pueda haber reuniones previas de las principales potencias que faciliten esa labor.

Esta posición fue expuesta por el vicepresidente económico, Pedro Solbes, quien ha acompañado al jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en la primera jornada del Consejo Europeo que analiza en Bruselas las medidas adoptadas por el Eurogrupo para hacer frente a la crisis financiera internacional.

En su intervención ante el plenario, Zapatero ha agradecido al presidente francés, Nicolas Sarkozy, la reunión del Eurogrupo celebrada el domingo en París y considera necesario que el Banco Central Europeo evalúe en qué medida las iniciativas adoptadas mejoran la fluidez del sistema interbancario: "Se ha perdido la fe en la desregulación y ha quedado claro que cuanta más cooperación europea mejor", ha argumentado Zapatero.

El segundo paso

Zapatero intenta de esta forma reclamar a la Comisión Europea que asuma un mayor liderazgo y fije objetivos y medidas, según fuentes comunitarias. En opinión del jefe del Ejecutivo español, ahora es necesario iniciar una segunda etapa, que debe incluir la revisión de los sistemas de supervisión en Europa. "Si alguna conclusión hay que sacar de la crisis es que hay que mejorar claramente la regulación y la supervisión para el futuro", ha manifestado Solbes.

Ante la pregunta de si el FMI es el lugar adecuado para una reforma del sistema financiero o si una decisión de este tipo se puede adoptar en otros foros como el G-8 o el G-20, Solbes ha calificado de "imprescindible" que cualquier revisión de los acuerdos de Bretton Woods (por los que se crearon el FMI y el Banco Mundial) cuente con un apoyo muy sólido de los principales actores financieros. Es decir, que debe contar con el respaldo de los países integrantes de foros como el G-8.

Por ello, ha defendido que pueda haber documentos previos "ya acotados" y preparados por esos actores, pero ha hecho hincapié en que la "bendición" debería hacerse en esos órganos fundamentales para el sistema financiero porque es el "marco lógico" para ello. A pesar de que España no está presente en grupos como el G-8, Solbes ha asegurado que "está en la cocina más de lo que parece".

Sarkozy pide un "nuevo capitalismo"

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se ha mostrado de acuerdo con la propuesta de España pero ha pedido una "revisión total" del sistema financiero internacional, y en especial de las instituciones de gobernanza como el FMI. Sarkozy aboga por someter a supervisión a los "hedge funds" -fondos de inversión escasamente regulados-.

Sarkozy se ha mostrado también partidario de reformar la regulación de las agencias de calificación de riesgos, eliminar los llamados "paraísos fiscales" y comprobar si los salarios de los altos ejecutivos se adecúan a su responsabilidad. El presidente francés ha recalcado que "hace falta una nueva forma de capitalismo, basada en valores que pongan las finanzas al servicio de las empresas y los ciudadanos y no al revés".

Sarkozy ha destacado el papel de liderazgo que está jugando Europa a la hora de responder a la crisis financiera y ha señalado que, aunque los problemas no se han originado a este lado del Atlántico, también deben ser los europeos los que marquen el camino futuro de reforma. "Tenemos que asegurar de que los errores de crisis anteriores no se repiten".