Sociedad

Conejos, de la granja al hogar

Pequeños, dulces, simpáticos y sobre todo, blanditos y algodonosos. Así son nuestros queridos conejos, animales que han colonizado nuestros hogares

Un conejo gigante, junto a un perro
Un conejo gigante, junto a un perro
CARMEN ANIORTE - Actualizado: Guardado en:

Empezaremos haciendo un poco de historia. Todos los conejos domésticos derivan del conejo salvaje. España era y es tierra de ellos. Imagínense, la Península Ibérica llena de grupos de este lagomorfo. Véanlos, ramoneando y alimentándose de manera continua de brotes, cortezas, raíces, paja y demás vegetales silvestres. Estaban las colonias de conejo ibérico en perfecta armonía con el medio ambiente. Su alta tasa de reproducción la controlaban los zorros, linces, águilas, halcones y demás.

Pero veamos, el ser humano que aparte de creador y destructor suele transgredir los ecosistemas, cometió varias equivocaciones con esta especie en particular. Apresó varios ejemplares y los envió casi a las antípodas, concretamente a Australia. El desastre que sobrevino traería consecuencias que hoy en día siguen muy presentes. Los conejos se multiplicaron de manera exponencial, sin enemigos naturales,pues el hombre exterminó al lobo marsupial y casi al dingo, para adornar vitrinas y favorecer al ganado ovino.

El crecimiento del conejo en Australia fue demoledor: arrasó campos y cultivos y puso en jaque la economía ganadera del país. ¿Qué se hizo?, se practicó la guerra biológica contra los mismos, con dos virus letales responsables de la mixomatosis y de la fiebre hemorrágica. La consecuencia fue la extensión del gran enemigo vírico por todo el mundo, que diezmó hasta un 95% la población mundial de conejos y casi consigue eliminar la especie.

Han pasado decenas de años desde entonces y , las consecuencias todavía son notorias. En España, sin ir más lejos, linces y águilas imperiales se quedaron sin su principal presa y las dos especies están en peligro de extinción. Hoy en día vacunamos a conejos silvestres, conejos de granja y conejos hogareños contra estas terribles enfermedades., comenta el doctor Javier Álvarez de la Villa. ¡Vaya idea la de introducir especies a lo loco sin medir las consecuencias!. Ustedes conocen ahora alguna de ellas, pero hay muchas más, por desgracia. Aquí solo hemos querido contarles esa pequeña historia.

Conejos domésticos

Nos vamos ahora a la domesticación. En el siglo XVIII los logramos hacinar en granjas, jaulas y corrales. Se adaptaban bien, se reproducían muy rápido y constituyeron y constituyen una fuente inagotable de proteína, piel y pelo. Pero tal vez un día, unos gazapos pudieron quedar sin madre y una niña o niño sintió pena y compasión , los crío con un biberón y leche de una cabra, oveja o tal vez vaca y ,una vez crecidos, aprendió a quererlos y respetarlos de otra manera, así de esta sencilla manera nacía el Conejo hogareño.

A la hora de tener un conejo como mascota -nos comenta el veterinario del Centro Veterinario Víctor de la Serna - la gente suele preferir la gente conejitos enanos, ,aunque existen gigantes como el Gran Belier ,cuyas orejas cuelgan como las de un sabueso o el gigante de Flandes ,que a veces manchado en blanco y negro cree recordarnos un Gran Danés. Los adquirimos en tiendas de animales, con mucha ilusión. Nos los llevamos al hogar y una vez allí decidimos que nos hemos equivocado y, abandono servido. Son frecuentes los grupos de conejos cimarrones, sin dueño, soltados a su libre albedrío en diferentes parajes periurbanos o internados en centros de acogida, sobrepasados también con otros forzosos inquilinos, perros y gatos.

No es un perro; pero debe visitar al veteriano

En lo que nos queda de artículo les ofrecemos una serie de claves para evitar estos hechos penosos y vergonzosos. La primera pregunta que deberíamos hacernos es: ¿quiero tener un conejo? Si la respuesta es Si, tenemos que saber de antemano cuales serán nuestras obligaciones como nuevos propietarios. Cuidaremos con esmero a este simpático y cariñoso animalillo. Su jaula, ha de ser amplia, ofrecer un lecho vegetal que limpiaremos y cambiaremos cotidianamente. Así se encontrarán limpios y secos. Ya ven, hay que trabajar un poquito. Hay gente que no es consciente ; creen que son adornos y……¡ya me entienden! El alimento, pienso comercial, no basta para asegurar su salud. El heno, es decir la paja , es esencial e imprescindible. No se olviden, simple y siempre: heno igual a salud digestiva de nuestro amigo. Además, un poquito de forraje y hortaliza verde como un pequeño premio o complemento, les asegura aporte vitamínico.

Este pequeño lagomorfo necesita una mínima expansión territorial, ya que en la jaula sufren y se agobian. Así que un paseíto por el hogar, pero ojo! con los cables eléctricos y del teléfono, lo suelen roer. Así que podemos proteger cables o crear una habitación a prueba de conejo.

El conejo ha de visitar al veterinario, este lo revisa anualmente, lo vacunará, lo desparasitará y le cortará las uñas. Esto casi es suficiente, pero falta algo más. No es obligatorio ,pero si muy recomendable, la castración, pues privados del hecho innegociable de la reproducción, esta especie tiende a padecer enfermedades ováricas, uterinas o mamarias. De ahí la castración en hembras . En machos, el carácter se frustra y puede aparecer estrés y agresividad ,por ello también se les castra.

Una grata experiencia

El conejo en el hogar es muchas veces una experiencia grata y maravillosa. Son animales muy cariñosos y nos reconocen, nos siguen, nos solicitan mimos, cariño y comida. Muchos propietarios se sorprenden con todo lo que aportan estos pequeños mamíferos y como consecuencia, el vínculo humano-animal puede ser enorme. Pero estos propietarios afrontaron el hecho de sus necesidades y cuidados antes de adquirirlos. Si usted está pensando en tener uno planifique, comprométase y la experiencia será sin duda grata. No lo adquiera como regalo sorpresa. Ya ha visto que sus cuidados son exigentes y las consecuencias pueden converger en el temido abandono.

Maravilloso Tambor, Bugs Bunny, compañero de la niñez de nuestros dibujos animados y películas de Walt Disney, pero perseguidos por águilas, zorros, linces ,y maltratados por el ser humano que los cazó, los explotó y les programó un control biológico con virus letales. Especie maltratada pero amada en las ultimas décadas, viniendo cada vez mas con nosotros a hacernos compañía en los hogares. Conozcamoslos para quererlos y poder ofrecerles lo que realmente merecen.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios