Motor - Reportajes

Se cumplen 20 años del seductor C70

Es uno de los modelos de Volvo estéticamente más rompedores. Se fabricó de manera simultánea en carrocerías coupé y convertible o descapotable

El coupé C70 estrenó un nuevo nicho de mercado durante un importante periodo para Volvo, un proyecto nacido a partir del impulso de un pequeño y apasionado equipo. Se presentó hace ahora 20 años.

Cuando debutó en el Salón del Automóvil de París el 30 de septiembre de 1996, su estilizada carrocería no era el único elemento nuevo. Era el primer coupé auténtico de Volvo desde el 1800, y era la primera vez que la marca colaboraba con la empresa de ingeniería TWR en un coche nuevo. Además, en su fabricación se utilizaron, en parte, nuevos métodos en la recién inaugurada planta sueca de Uddevalla.

A principios de los 90, Volvo decidió ampliar su gama con un coupé y un cabrio. Las 2 versiones se desarrollarían en paralelo y se construirían sobre la base tecnológica del sedán y familiar 850.

A principios de 1994 se formó un pequeño grupo de proyecto capitaneado por Håkan Abrahamsson. La experiencia de la marca en el desarrollo de un producto tan especializado era limitada y además tenían bastante prisa. Por ello, decidieron colaborar con laingeniería británica TWR, Tom Walkinshaw Racing, que participaba en el BTCC con el equipo de carreras de Volvo.

El equipo contó con apenas 2 meses durante 1994 para definir el proyecto, de modo que se puso manos a la obra casi de inmediato con un exhaustivo análisis de la competencia. El grupo canceló vacaciones y se desplazó al sur de Francia para alquilar y probar coupés y cabrioscompetidores.

Como se suponía que estaban de vacaciones, pudieron llevarse a sus familias, lo que acabó siendo un éxito inesperado porque recabaron comentarios que no habrían surgido si los únicos en analizar los vehículos hubieran sido diseñadores automovilísticos. Tanto es así que durante el trabajo de diseño el equipo volvía a las experiencias vividas con sus familias.

Gran parte de las labores se llevaron a cabo en las instalaciones de TWR, cerca de Oxford, en Inglaterra. Volvo hizo la estructura técnica básica y determinó qué características incluirle; TWR el diseño y el ajuste de producción. Un equipo de desarrollo trabajó en un enorme granero en el que Tom Walkinshaw, el carismático propietario de TWR, guardaba su colección privada de automóviles.

Al grupo del proyecto se le dio una inusual carta blanca en cuanto a la morfología del vehículo; de hecho, el jefe de diseño, Peter Horbury, quiso cambiar la idea de que el diseño de Volvo era angular y cuadrado. Cuando el diseñador de TWR Ian Callum mostró los bocetos de un coupé con línea de techo arqueada y laterales esculpidos, tras varias propuestas «demasiado Volvo», se resolvió la cuestión. El diseño siguió adelante y permaneció casi inalterado hasta la producción.

El nuevo vehículo tenía la distancia entre ejes del 850 y era igual de largo pero daba la impresión de ser más compacto y elegante. Como se sabía desde el principio que se fabricaría un cabrio, el equipo se aseguró de que el diseño funcionara igual de bien con y sin techo.

El periodo de desarrollo del C70 fue breve: 30 meses desde los primeros estudios hasta la fabricación de las primeras unidades. La colaboración con TWR fue crucial y los costes del proyecto, más asequibles.

El entonces jefe de diseño de Volvo, Peter Horbury, se mostró entusiasmado con el nuevo lenguaje de diseño que encarnó el C70: «Nos hemos desecho de la caja, pero conservamos el juguete que había dentro», declaró.

La parte delantera mostraba una clara vinculación con Volvo, pero el resto de la carrocería era más curvilínea que cualquier otro modelo lanzado por la firma. El C70 anunció una nueva senda estilística que caracterizaría a modelos venideros.

La libertad de elección para el cliente era importante: 17 colores de pintura entre sólidos, metalizados y perlados, 40 combinaciones interiores... Se lanzó con motores turbo de 5 cilindros, el más potente el 2.3 de 240 CV del Volvo 850R. Junto a él, un 2.5 de 193 CV y versiones 2.0 de 180 y 225 CV para ciertos mercados.

El coche ofrecía espacio para 4 personas con su equipaje. Y como estaba desarrollado por Volvo, sus niveles de seguridad eran elevados: incluía sistema de protección contra impactos laterales SIPS, protección contra latigazos cervicales WHIPS, tensores de los cinturones de seguridad y airbags laterales.

La producción se apartó de la cadena de montaje habitual. En su lugar, un equipo seguía cada vehículo a lo largo de varias fases de producción hasta que otro tomaba el relevo. La capacidad productiva era de 20.000 unidades al año.

El C70 Cabriolet se presentó un año después. Fue el primer Volvo descapotable de la era moderna, con prestaciones como el ROPS, 2 bastidores protectores integrados detrás del asiento trasero que se activaban en caso de vuelco. El marco del parabrisas iba anclado a la base y estaba fabricado con acero ultrarresistente.

El diseño resistió el paso del tiempo y no cambió significativamente en los 9 años de vida de la primera generación. El Volvo C70 Coupé se fabricó hasta 2002 y el cabrio sobrevivió 3 años más, hasta abril de 2005. Para entonces se habían fabricado 76.809 C70 (27.014 coupés y 49.795 cabrios).

El C70 convertible de segunda generación, equipado con techo rígido retráctil de 3 piezas y construido por Pininfarina, se presentó en el Salón del Automóvil de París en septiembre de 2005.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios