Motor - Novedades

Opel Mokka X: completa puesta al día

El SUV compacto suma nuevas mecánicas, renueva su aspecto exterior e interior y se convierte en el vehículo «más conectado» de su categoría

Más de 600.000 Opel Mokka ruedan ya por todo el mundo desde su lanzamiento en el año 2012. Ahora ha llegado el momento de renovarlo y de estrenar denominación, ya que con el nuevo Mokka 2016 Opel añade la letra «X» a sus vehículos más aventureros.

Para dar a conocer el nuevo vehículo, que igual que la generación anterior se fabrica en la planta de Zaragoza, la firma ha elegido las carreteras escocesas, con un recorrido de más de 300 km entre Edimburgo y las Tierras Altas (Highlands). Conduciendo en el sentido contrario al habitual, tanto por autopista como por estrechas carreteras y pistas de tierra, y con las ovejas como testigos de nuestro recorrido, hemos tenido oportunidad de testar el nuevo vehículo, en su versión diésel de 136 CV, contracción 4X4 y cambio manual. Quizás una de las configuraciones que mejor le sientan al pequeño SUV compacto.

La tracción total es solicitada en la actualidad por aproximada mente el 20% de los clientes. Pero en esta nueva versión este sistema 4X4 tan solo añade 60 kilos de peso al Mokka X, y se activa automáticamente bajo demanda, cuando a través de un completo sistema de sensores el vehículo detecta una pérdida de tracción.

El sistema funciona mediante un embrague electrónico multidisco, que se encarga de distribuir la potencia entre los ejes delantero y trasero de 100:0 a 50:50. En el uso normal funciona como un coche de tracción delantera, con lo que se logra reducir significativamente el consumo. Se activa cuando el coche está parado para evitar que las ruedas patinen al inicio. También se engrana discretamente tan pronto como el conductor levanta el pedal del embrague. Una vez en funcionamiento, toda la energía se transfiere a las ruedas delanteras y el sistema de tracción a las cuatro ruedas solamente se activa cuando las situaciones de conducción lo requieren

La mecánica 1.6 diésel va a ser además el núcleo de ventas del nuevo Mokka X, que contará con mecánicas gasolina 1.4 Turbo de 140 CV y un nuevo motor de gasolina también 1.4 de 152 CV. Este último es un nuevo motor turbo de gasolina, que cuando llegue a España se asociará igualmente a la tracción total y cambio automático de seis relaciones y convertidor de par. En cuanto al diésel, la única oferta de momento en España es la que hemos tenido oportunidad de probar, con 136 CV. Se trata de un motor muy eficiente. En todo momento mueve con soltura al vehículo, y arroja unos consumos muy frugales. En la práctica rondando los 5 l/100 km (4,3 l/100 km de consumo medio homologado). No es un motor muy ruidoso. Es más, salvo durante los primeros kilómetros a bajas revoluciones y en frío, pasa prácticamente desapercibido.

Pero las novedades en el modelo se notan ya en el exterior, con un nuevo diseño de los pilotos delanteros y traseros, y nuevos elementos decorativos que le aportan un aspecto masculino y aventurero.

En su interior destaca el nuevo cuatro de instrumentos, y una consola central presidida por una pantalla táctil en color de hasta ocho pulgadas, en la que se han eliminado gran cantidad de botones respecto a la generación anterior. El puesto de conducción es ahora mucho más limpio y despejado. De este modo se tiene un acceso muy intuitivo a todos los elementos de control del coche. Los materiales son de calidad y bien ajustados.

El nuevo Mokka X es además uno de los coches mejor conectados en su segmento gracias a «Opel OnStar» y a la última generación del sistema multimedia IntelliLink que incluye integración con teléfonos móviles. Está disponible con elementos como el Sistema de Iluminación Adaptativa con LED, elementos de confort como los asientos ergonómicos certificados por AGR y elementos de seguridad como la avanzada cámara frontal de seguridad Opel Eye.

Así, es novedad el Sistema de Iluminación Adaptativa LED, que adecúa automáticamente los patrones de iluminación de los faros delanteros a la situación de conducción, para ofrecer siempre el rendimiento lumínico óptimo y hacer así la conducción nocturna más agradable y segura. Mediante la nueva cámara frontal de seguridad «Opel Eye» el Mokka X cuenta también con funciones ampliadas para Asistente de Luz Larga, Asistente de Reconocimiento de Señales de Tráfico, Alerta de Cambio Involuntario de Carril, Indicador de Distancia de Seguridad y Alerta de Colisión Frontal.

El precio de partida del nuevo Mokka X, que ya está disponible en los concesionarios de la marca, es de 19.058 euros, para el modelo 1.4 turbo 4X2 de 140 CV gasolina. Esta versión cuenta ya con un amplio equipamiento de serie que incluye, entre otras muchas cosas, las llantas de aleación de 17 pulgadas, ESP, TC y EBD, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, aire acondicionado y control automático de luces. El Mokka X se beneficia de la mejor conectividad gracias a los servicios de movilidad y asistencia personal Opel OnStar con WiFi 4G.

El modelo probado, diésel 130 CV 4X4, la tarifa parte de 20.867 euros.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios