Familia - Padres hijos

Qué tenemos que valorar de la persona que cuida de nuestros hijos

La realidad es que este servicio está cada vez más profesionalizado en nuestro país

Qué tenemos que valorar de la persona que cuida de nuestros hijos

En ocasiones, conciliar trabajo y familia no siempre es sencillo y tener que dejar a los hijos al cuidado de una persona desconocida puede resultar un verdadero problema. ¿Al cuidado de quién dejamos a nuestros menores cuando necesitamos realizar una actividad sin ellos? El 32,2% de los españoles elegiría en primer lugar a la abuela de los niños, por delante de otras opciones, según los resultados del barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de febrero, pero esta opción a veces no es posible, y hace necesario recurrir a la contratación de personas ajenas a la familia.

«Con el ritmo de vida que llevan hoy en día muchos padres, con maratonianas jornadas laborales y falta de ayudas que faciliten la conciliación, las canguros desempeñan un papel cada vez más importante en la vida de los hogares españoles», explica Patricia Adam, de Quierocanguro. Pero, ¿qué es lo que en realidad valoran los padres españoles a la hora de dejar sus hijos unas horas al cuidado de un tercero? «Quieren a alguien que no sólo tenga experiencia y referencias, sino que además pueda representar un buen ejemplo para sus hijos. Los padres son cada vez más selectivos a la hora de contratar a una canguro», asegura Adam.

Aunque no siempre. Muchos se dejan llevar por el aspecto físico a la hora de contratar a la persona que les va a sustituir al cuidado de sus bebés. Así, más de un ochenta por ciento de las familias españolas elige a la canguro de sus hijos basándose en su apariencia externa. Llevar piercings, tatuajes o incluso contar con sobrepeso son factores que los padres tienen en cuenta a la hora de seleccionar o desestimar a la profesional que se encargará del cuidado de los niños. Al menos, así lo indica un estudio realizado a nivel internacional por la plataforma Quierocanguro, y que sitúa a España a la cabeza de los europeos como los padres que más se fijan en la apariencia física de las canguros en una entrevista de trabajo.

Esta alta preocupación por el aspecto exterior contrasta con la importancia que los españoles dan a otros factores como la formación o educación, ocupando un tercer lugar en los criterios de selección a la hora de elegir cuidadora. Por fortuna, la realidad es que este servicio está cada vez más profesionalizado en nuestro país. Aurora Vivas, madre de dos niños, y fundadora de la startup especializada en búsqueda de canguros Ser Niño asegura que en la actualidad, la mayoría de los padres quieren lo mismo: «Que sus hijos estén felices y contentos, pero también seguros y bien atendidos por alguien con ciertos conocimientos mientras que ellos realizan sus responsabilidades diarias».

Profesionalización del servicio

Vivas recomienda que los padres busquen jóvenes profesionalmente orientadas hacia los niños. «Nosotros por ejemplo, primero elegimos por currículo a chicos/as con estudios relacionados con la educación, que tengan vocación por los niños. Después realizamos una entrevista telefónica para comprobar los datos, conocer sus intereses, disponibilidad y explicarles los requisitos de calidad que han de cumplir. Han de tener también experiencia en el cuidado de niños y enviar una recomendación firmada de alguna familia o empresa anterior. También exigimos que dispongan de la certificación negativa de antecedentes de naturaleza sexual, actualmente obligatoria por ley para todas las personas que trabajan con niños», recuerda esta empresaria.

Pero lo más importante, a su juicio, es que las personas a cargo de niños pequeños sean equilibradas. Por este motivo, todas las canguros de Ser Niño son evaluadas psicológicamente con psicólogos perito forenses, que certifican que están capacitadas para el cuidado de menores. «Normalmente no se repara en si esa persona que se queda con lo que más queremos está capacitada mentalmente para el cuidado de menores y no sufre ningún trastorno mental, como puede ser depresión o ansiedad. Esto es algo muy importante pero difícil de apreciar a simple vista por los padres», explica. Por esta razón también recomienda buscar empresas especializadas donde se presenten profesionales que dispongan de estos certificados.

Toda la actualidad en portada

comentarios