Estilo - Gente

Los herederos de Clara Agnelli se disputan una herencia de 100 millones

Sus hijos Sebastien e Ira von Fürstenberg se disputan un patrimonio de villas, dinero y un banco

Clara Agnelli, hermana de Giovanni Agnelli, presidente de Fiat
Clara Agnelli, hermana de Giovanni Agnelli, presidente de Fiat - ANSA
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

La herencia es a menudo ocasión de disputas entre familiares. Sucede tanto si hay poco que repartir como si hay dinero, villas y bancos. Este último es el caso de Clara Agnelli (Turín, 1920), que murió el 19 de julio pasado, a los 96 años, en el departamento geriátrico del hospital del Ángel de Mestre (Venecia). Su herencia de 100 millones de euros es objeto de peleas y divisiones en la familia. Está en juego sobre todo la Banca Ifis, uno de los pocos bancos «sanos» y muy sólido en el muy frágil panorama bancario italiano. Clara Agnelli, que fue suegra de Alfonso de Hohenloe, promotor de la Costa del Sol y considerado el «inventor de Marbella», tuvo tres hijos famosos de su matrimonio con el príncipe Tassilo von Fürstenberg: la actriz Ira; Sebastien, dedicado a los negocios y el estilista Egon que murió a los 58 años por un tumor al hígado, dejando dos hijos: los príncipes Alexander y Tatiana von Fürstenberg, que viven en América. Son éstos dos nietos los que abrieron la guerra con su tío Sebastien por la herencia de la «abuela Clara», que murió sin dejar testamento.

Clara Agnelli, hermana mayor del célebre «Avvocato» Giovanni Agnelli presidente de la FIAT durante casi 4 décadas, era la primogénita de la que muchos llaman última dinastía «real» italiana. Clara vivió muy intensamente, pero con discreción. Hizo hablar de sí casi únicamente por sus dos maridos. A los 17 años conoció al príncipe Tassilo von Fürstenberg, miembro de una de las más antiguas familias nobles europeas, con el que se casó un año después, en 1938. El matrimonio se rompió después de cinco años. De los tres hijos que tuvieron, Egon, Sebastien e Ira, fue esta última la que alcanzó gran notoriedad. Nacida en Roma (1940) - actriz, diseñadora de joyas y gerente de relaciones publicas del estilista de moda Valentino-, Ira se casó a los 15 años con el fundador del Marbella Club, el príncipe Alfonso de Hohenloe, en una boda de fábula, con un cortejo de góndolas en el Canal Grande de Venecia. El matrimonio se rompió tras cinco años.

Clara Agnelli dio sobre todo que hablar por su segundo matrimonio. Estaba aún casada con el príncipe Tassilo von Fürstenberg cuando se escapó con el conde Giovanni Nuvoletti, escritor y actor, dandy culto y bon vivant.

Sin testamento

Ahora se vuelve a hablar mucho de Clara por su herencia. El dinero no sabe de historia ni tiene recuerdos. Su hijo Sebastien se ha encargado de hacer las cuentas a toda la familia: Las acciones y propiedades inmobiliarias valen 100 millones de euros. Al no haber testamento, todos tienen derecho a la legítima: Un tercio para Ira, otro para Sebastien y el ultimo tercio para los hijos del fallecido Egon: Tatiana y Alexander, casado con Alexandra Natasha Miller, una de las hijas del multimillonario americano de la «duty free», Robert Warren Miller.

Cuando Clara Agnelli enfermó la gestión de sus bienes corrió a cargo de su hijo Sebastien. Sus sobrinos, Alexander y Tatiana, no se fiaban y pusieron disco rojo al tío, advirtiendo desde América a un juez de Padova. Sebastien negocia ahora la herencia con todos para que llegue la paz en la familia. El acuerdo es más fácil cuando uno hereda un buen paquete que vale oro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios