Madrid

Los policías de Madrid y Rivas actuarán en ambos territorios al paso de la Cañada Real

Los alcaldes Manuela Carmena y Pedro del Cura han afianzado su colaboración «para ser más eficaces» en el poblado chabolista

Manuela Carmena, junto a Pedro del Cura, en la rueda de prensa posterior a la reunión
Manuela Carmena, junto a Pedro del Cura, en la rueda de prensa posterior a la reunión - DE SAN BERNARDO

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y su homólogo en Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, han afianzado esta mañana las sinergias existentes entre ambos ayuntamientos para trazar un plan de acción sobre la Cañada Real. Si bien no han detallado plazos o actuaciones concretas, sí han revelado que los cuerpos de Policía de los dos municipios podrán intervenir en uno y otro territorio para «ser más eficaces y compartir información». Los regidores, no obstante, han destacado que esta labor, que también afecta a la disciplina urbanística de la zona, «funciona desde hace tiempo».

Del Cura ha destacado que la reunión pone «negro sobre blanco» lo que se realiza desde hace tiempo. Según ha explicado, se trata de «acordar institucionalmente» una serie de prácticas que ya se desarrollaban «de facto». Los comisionados de ambos consistorios, constituidos para tratar la problemática de este poblado chabolista, han centrado sus primeros esfuerzos en los protocolos de colaboración en dispositivos policiales y en materia urbanística. El objetivo fundamental, han asegurado, es «evitar el efecto llamada» y, dentro de un acuerdo marco, «desmantelar la Cañada Real que hoy conocemos». «La Cañada dejará de ser una ciudad sin Ley», ha aventurado el alcalde de Rivas Vaciamadrid.

Sin embargo, ni Carmena ni su interlocutor han detallado cómo serán estos dispositivos o los plazos marcados para alcanzar su propósito. La visita a Rivas, la primera de un alcalde madrileño desde 1984, no ha sido más que un encuentro para «dar luz verde a la propuesta definitiva con la que sentarse con todos los actores», ha declarado la exjuez. Estos protocolos deben contar con la presencia de la Comunidad de Madrid, cuya implicación es de una importancia capital. El Ayuntamiento de Coslada, también limítrofe con esta zona, deberá sumarse a los protocolos. Del Cura ha hecho especial hincapié en la necesidad de que todos los ayuntamientos implicados hagan sus aportaciones al Comisionado de la Comunidad para la Cañada. Preguntado por su rechazo al plan presentado por el Ejecutivo de Cristina Cifuentes, el regidor ha presumido de que su Gobierno «no hará ningún documento en pleno mes de agosto», sino «una actuación conjunta de todas las administraciones».

A pesar de las buenas intenciones señaladas, lo cierto es que no se ha elaborado un plan integral, según han manifestado Manuela Carmena y Pedro del Cura. «No hay un calendario ni un acuerdo general», ha dicho Carmena, al tiempo que ha destacado que sí existe una línea maestra para que «desaparezca esta situación».

En torno a la idea de elaborar un calendario de acción, ambos alcaldes han coincidido en que no es la solución. Del Cura ha destacado que «no sería prudente» y Carmena que debe ser una tarea de «cada administración». De hecho, la alcaldesa de Madrid ha señalado que su equipo de Gobierno ya ha puesto en marcha labores en materia de disciplina urbanística, con la demolición de infraviviendas en la zona. En ese sentido, han destacado que «lo esencial está diseñado» y que ya se trabaja en las viviendas que permanecerán y las que no; «haciendo efectivo el derecho a la vivienda» de las personas que viven allí.

Remunicipalización de Valdemingómez

Manuela Carmena, preguntada por una posible remunicipalización del vertedero de Valdemingómez, ha asegurado que no hay «ningún proyecto específico» en ese aspecto y que el Consistorio trabaja por reducir su conflictividad laboral, habida cuenta de la huelga que han convocado. «Ayuntamiento está empeñado en agilizar y simplificar los procedimientos para evitar los vertidos ilegales», ha añadido.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios