Madrid

Más de 11.000 alumnos madrileños estudian chino en colegios e institutos

El crecimiento de esta nacionalidad y de turistas del país asiático en la Comunidad, así como sus expectativas económicas son los ejes del éxito

Una profesora nativa enseña chino en un centro de Tres Cantos
Una profesora nativa enseña chino en un centro de Tres Cantos - ABC

El bilingüismo inglés-español es desde hace años seña de identidad del sistema educativo público madrileño, que ahora amplía horizontes y se ha fijado en el otro gran idioma del futuro: el chino. La demanda de la enseñanza del mandarín ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años y ya son 29 los colegios e institutos públicos de la región que lo ofertan como actividad extraescolar. Otros 19 centros privados o concertados lo incluyen como asignatura curricular: el chino cuenta tanto como las materias clásicas Matemáticas o Historia. En total hay 11.000alumnos madrileños estudiando la lengua milenaria de símbolos, a primera vista, imposibles.

Este auge se explica por varias razones, empezando por la cada vez mayor presencia de población china en la región, donde hay empadronados 55.784 ciudadanos de este origen, un 5,5% más que hace un año. El aluvión de turistas chinos (más de 100.000 en 2015, un 50% más que en 2014) y, en general, las arrolladoras perspectivas de crecimiento económico del gigante asiático hacen de este idioma un goloso complemento para el currículo de cualquier alumno. «Tenemos evidencias de estudios de la Comisión Europea de que las personas que saben inglés tienen como promedio un 9% más de salario. Nuestra obligación es ofrecer igualdad de oportunidades para formar a nuestros alumnos. Madrid es referente en la enseñanza bilingüe del inglés y también fomentamos la enseñanza del idioma con más pujanza, el chino», señala Ismael Sanz, director general de Innovación, Becas y Ayudas a la Educación del Gobierno regional.

La Consejería de Educación puso en marcha en el curso 2013/2014 un programa piloto en una decena de centros educativos públicos de la zona norte, donde se empezó a incluir la materia de Lengua y Literatura china como extraescolar. La actividad es gratuita gracias a un convenio suscrito con el Instituto Confucio -el Cervantes del chino- en España y la Universidad Autónoma de Madrid. Dado el éxito notable de la iniciativa, el programa se ha ampliado a 14 colegios y 13 institutos este curso, con un millar de alumnos matriculados.

Caligrafía y cultura

Ochenta chavales del Instituto Beatriz Galindo, en la calle de Goya, acuden a las clases extraescolares de chino. «Van con una motivación tremenda. Aunque es difícil, los alumnos saben que es un plus y aprenden caligrafía y cultura china. Tienen beca para dos cursos, los libros gratuitos y opción de estudiar en agosto en una universidad internacional de Shangái. Dos alumnas nuestras sacaron un 10. Es un éxito total», afirma Carlos Romero, director del centro, que desde 2014 acoge la sede del Instituto Confucio, merced al citado convenio. La profesora de chino que pone la institución asiática es la más valorada entre el alumnado, asegura.

Este docente sembró en 2008 la semilla de la enseñanza del chino siendo director de un instituto de San Blas. El aumento de niños de origen chino, que hablan en casa pero que requieren de un refuerzo extra para aprender su idioma materno, propició el acuerdo del centro con la comunidad china del barrio. «Ofrecíamos las aulas el sábado por la mañana para que los niños chinos pudieran tomar clases, a cambio de que se ofreciera a todos nuestros alumnos esa misma posibilidad gratis», explica Romero. «Por allí pasaron unos 700 chicos», indica, orgulloso de haber abierto la senda del mandarín en Madrid.

Otro referente en la región es el Colegio Humanitas de Tres Cantos, centro concertado al que la Comunidad exigió para su creación en 2011, que incorporara la asignatura de chino mandarín dentro del horario escolar, como materia obligatoria, dos horas por semana. Tras el inglés, es la segunda lengua extranjera para sus 1.200 alumnos matriculados, desde los 3 hasta los 16 años. En Bachillerato se convierte en optativa, aunque muchos la eligen. «La experiencia es muy positiva», apuntan desde el centro, reconocido como examinador oficial de lengua china mandarín en Madrid y que tiene convenios de intercambio con centros chinos en Pekín, Shangái o Jinán.

La Escuela Oficial de Idiomas Jesús Maestro ofrece desde los años sesenta el idioma chino, con un incremento constante de alumnos en la última década. Si en el curso 2004/2005 había 115 matriculados, este año son 259.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios