Una usuaria de móvil en Madrid
Una usuaria de móvil en Madrid - MIGUEL MUÑIZ

Carmena cobrará una nueva tasa a las compañías de telefonía móvil

El PP afirma que el impuesto, aprobado ya por la Junta de Gobierno, conllevará una recaudación de unos 17 millones de euros cada año

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid impondrá un nuevo impuesto a las empresas de telefonía móvil y fija. Esta tasa recibió ayer el dictamen favorable de la Comisión de Economía y Hacienda, con los votos del PSOE y Ahora Madrid, y con el rechazo de PP y Ciudadanos. No obstante, el gravamen tendrá que ser aprobado de forma definitiva en el Pleno que se celebrará el próximo 27 de junio.

El PP criticó que esta decisión, aprobada ya por la Junta de Gobierno, porque calculan que conllevará una recaudación de unos 17 millones de euros cada año. Al igual que Cs, los populares consideran que este «tasazo» se convertirá en un sobrecoste para los usuarios.

Esta modificación de la ordenanza Fiscal llega un año después de la sentencia del Tribunal Supremo que dio la razón al Consistorio madrileño cuando cobró un impuesto a las compañías de teléfono móvil por usar el dominio público municipal. Los operadores recurrieron esta Tasa de Utilización Privativa o Aprovechamientos Especiales del Suelo, Subsuelo o Vuelo de la Vía Pública, cuyo pago había quedado suspendido. El Supremo revocó una sentencia anterior, de 7 de octubre de 2014, del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que avalaba el recurso de las compañías. Según esta resolución del TS, las operadoras tuvieron que pagar al Ayuntamiento 33, 7 millones, 11 millones por cada año pendiente: 2013, 2014 y 2015.

Para el delegado de Economía y Hacienda, este impuesto se aplica por «sentido común». «Evitamos que haya elusión de algo que ha estado defendiendo el PP y Cs. Si cobramos a un bar por aprovechamiento del suelo, ¿por qué no se hace lo mismo con las empresas de telecomunicaciones? Parece que con los poderosos les da rubor y a lo mejor tiene que ver con las puertas giratorias», lanzó Sánchez Mato.