Galicia

La Xunta urge al Consultivo que se pronuncie para el arranque del Área

Caballero mantiene la asamblea constitutiva entre acusaciones de querer «dinamitarla»

El alclade de Vigo, Abel Caballero, y la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva
El alclade de Vigo, Abel Caballero, y la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva - EFE

Abel Caballero no está dispuesto a dar su brazo a torcer y pese a que el Consello Consultivo no se ha pronunciado todavía sobre la legalidad de constituir el Área Metropolitana sin la adhesión de Vigo al transporte, el alcalde mantiene para mañana la puesta en marcha de este organismo. Un arranque que «no tiene sentido», en opinión de los alcaldes del PP integrados en el ente, que opinan que de este modo «nace huérfano». Y «sentidiño» le pedía ayer el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, desde Mos, «que sea consecuente y cumpla sus compromisos», dijo.

«Resulta complicado de entender que ahora la postura del alcalde de Vigo vuelva a ser decir que no está de acuerdo con aquello que dijo que sí estaba de acuerdo», señaló el número dos del Gobierno gallego al respecto de las condiciones en las que se establecía el servicio, en igualdad para los vecinos de Vigo y su área de influencia. En este sentido, el regidor mantiene que la diferencia de 50 céntimos entre la tarifa normal y la bonificada debe asumirla la Xunta, planteando así una tarificación distinta en función de si los usuarios están o no empadronados en Vigo. Un cambio de las reglas del juego que recogen hasta tres acuerdos unánimes y sobre las que la Ley del Área se pronuncia de forma clara.

La del transporte es una competencia fundamental que da razón a todas las demás, tal y como recordó Rueda, quien acentuó que sin éste el Área Metropolitana de Vigo será «un chiringuito». «Lo que no se puede hacer es firmar un convenio, meterlo en una ley, y cuando llega el momento de ponerlo en práctica echarse atrás otra vez», indicó.

Precisamente la negativa de Caballero a integrarse en los términos acordados fue la que motivó que la Xunta recurriera al Consello Consultivo, al que urge ahora su pronunciamiento ante la cerrazón del alcalde. En su consulta, el Gobierno gallego pide al organismo que se pronuncie sobre la legalidad de las exigencias del alcalde y si la negativa de Vigo a integrarse impide la constitución del ente supramunicipal como está previsto.

Auditoría a Vitrasa

Y mientras desde el gobierno local se acusa a la Xunta de una intromisión «totalmente intolerable» en el funcionamiento del nuevo ente y de «presionar y coaccionar» para que «Vigo pague o se reviente el área», el PP anunciaba ayer que en el próximo pleno pedirá una auditoría de la concesión del transporte urbano, operado por la empresa Vitrasa. En este sentido, la portavoz municipal, Elena Muñoz, manifestó sus dudas sobre si es la compañía la que «le está poniendo pegas al alcalde porque no le salen las cuentas».

Entretanto crece el enfado entre los alcaldes del PP que acusan a Caballero de querer «dinamitar» el Área. Tajante se manifestaba Nidia Arévalo, la alcaldesa de Mos, quien afirmó que «bajo ningún concepto» va a entrar en un área donde «no vamos a ser todos los ciudadanos iguales».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios