Castilla y León

Herrera urge un pacto estatal de educación: «Ninguna maldición bíblica lo impide»

Sitúa a Castilla y León como ejemplo de entendimiento entre universidades

Insiste en «suprimir» la tasa de reposición: «Hay otras maneras de controlar el gasto»

El rector de la Universidad de Burgos y el presidente de la Junta se saludan al inicio del acto
El rector de la Universidad de Burgos y el presidente de la Junta se saludan al inicio del acto - R.ORDÖÑEZ
M.GONZÁLEZ Burgos - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

El presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ve urgente que España cuente con un nuevo Gobierno para alcanzar un Pacto de Estado por la Educación y «en particular un pacto de Estado por la universidad». En su opinión, no hay ninguna «maldición bíblica» que impida alcanzar grandes acuerdos y «menos en materia educativa».

En este sentido, aseguró que ya hay ejemplos de esta posibilidad de acuerdos en Castilla y León, como el diálogo social en materia de empleo y formación profesional y pactos institucionales como el suscrito en julio por todas las universidades de Castilla y León y el gobierno regional, «que no resuelve todos los problemas existentes, pero es el primer pacto nacional sobre oferta de titulaciones universitarias y supone un paso adelante importantísimo».

Para Herrera, lo más importante del acuerdo alcanzado con las universidades de Castilla y León no es la moratoria o limitación en la implantación de nuevos grados y másteres, sino compromisos como el de elaborar y aplicar planes de viabilidad para los estudios de grado con muy escaso número de alumnos, crear un programa de estudios de postgrado estratégicos y poner en marcha un consorcio para crear una red común de estudios presenciales y a distancia.

En su discurso en la apertura del curso universitario en la Comunidad, celebrado el viernes en la Universidad de Burgos, Herrera enumeró también varias razones que avalan la urgencia de un Gobierno, como la necesidad de contar con un marco financiero cierto que permita que las comunidades autónomas y las propias universidades puedan conformar sus presupuestos para 2017. También consideró apremiante «suprimir de manera efectiva» la tasa de reposición del profesorado que, pese a la última flexibilización está generando perjuicios a los centros y de la que cree que «podría prescindirse cuando contamos con otras eficaces herramientas de control y disciplina del gasto».

Más universitarios

Herrera destacó también su deseo de seguir trabajando para que los estudiantes puedan acceder a las aulas «en condiciones de equidad», aunque recordó que Castilla y León es la segunda comunidad española con mayor porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que cursan estudios universitarios, un 37,8 por ciento.

Con el objetivo de asegurar esa igualdad de acceso, se comprometió a mantener la congelación de las tasas universitarias y «cuando vaya siendo posible su acercamiento a la media nacional, de la que no estamos tan distantes, según el último informe de la OCDE». Además, destacó el sistema de becas propias de Castilla y León, una de las cinco comunidades autónomas que cuenta con un sistema de este tipo, que «se ha consolidado y mejorado en los últimos años». Estas becas, dotadas con 4,7 millones de euros, beneficiaron el curso pasado a 2.650 universitarios.

El presidente de la Junta de Castilla y León aseguró también que, pese a la dureza económica de los últimos años, todas las universidades públicas de Castilla y León han visto mejoradas sus infraestructuras científicas gracias a la aplicación de fondos europeos con cofinanciación de la Junta de Castilla y León. Tras asegurar que la voluntad de la Junta es seguir reforzando esas infraestructuras mediante el Plan de Inversiones Universitarias, Herrera ha recordado las actuaciones ya realizadas en el Edificio del Centro de Investigación en Biotecnología Alimentaria en Burgos; el Edificio Cibernético en León; El edificio multidisciplinar de I+D+i de Salamanca; y el edificio Lucia de Valladolid.

Entre los proyectos a futuro, destacó la adquisición de equipamiento científico compartido a través de Infrared; las subvenciones directas al Consorcio Bucle de bibliotecas universitarias; y el apoyo a la Red de Ciencia y Tecnología de Castilla y León, cuyo tendido conecta desde 2015 los 11 campus públicos, con un «importante protagonismo del Centro de Supercomputación», situado en la Universidad de León.

75 contrataciones

El presidente de la Junta señaló también las vías de apoyo a la contratación de personal para las universidades, pese a los límites legales en la tasa de reposición, que «está agravando los problemas de interinidad y envejecimiento de las plantillas». Explicó que esos apoyos cuentan para este año con una financiación de 9,6 millones de euros. Parte de esos fondos se destinan a las ayudas a la contratación predoctoral de personal investigador, que se convocarán a finales de este año y permitirán realizar 75 nuevas contrataciones. Otra vía son las ayudas a la contratación de técnicos de apoyo a la investigación, que ya están convocadas y permitirán financiar 110 plazas.

Herrera quiso felicitar en su intervención a los equipos rectores de las universidades públicas de Castilla y león por el grado de sostenibilidad económica y financiera, que «han ganado un pulso en estos años tan duros». Aseguró que «no es en absoluto común al panorama universitario español» el nivel de rigor saneamiento alcanzado en Castilla y León ni el logro de cerrar todos los últimos presupuestos con cuentas equilibradas e, incluso, con superávits. Valoró estos datos como un ejercicio de responsabilidad «sin duda difícil y desagradable» y recordó que la Junta ha acompañado esta situación con «convenios de saneamiento» suscritos en su día con todas las universidades públicas de Castilla y León.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios