España

Sánchez llamará hoy a Rajoy, que le atenderá con «actitud de diálogo»

El líder socialista inicia la ronda de conversaciones con los diferentes partidos en busca de una solución al bloqueo político

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en su último encuentro en el Congreso. | Vídeo: Sánchez anuncia la ronda de contactos - IGNACIO GIL

El Rey informó ayer de su intención de no convocar nuevas consultas con los partidos «por el momento» y dejar que éstos dialoguen en busca de una solución. El líder socialista, Pedro Sánchez, hizo su particular interpretación de la cuestión ofreciendo el inicio inmediato de una ronda de contactos con los demás partidos excepto EH-Bildu -hoy mismo llamará a Mariano Rajoy-, para buscar soluciones «de cambio» al bloqueo en las que, al menos en principio, tampoco quiere involucrarse como posible alternativa, aunque no cerró del todo esta puerta. Fuentes de Moncloa anunciaron ayer, en una escala de la vuelta desde China, que Rajoy atendería la llamada de Sánchez si se producía con espíritu de diálogo, aunque recordaron que el presidente le llamó hasta en tres ocasiones recibiendo sólo negativas del líder socialista, informa Mariano Calleja.

La respuesta interna en el PSOE a la proposición de Sánchez de iniciar consultas con todas las fuerzas políticas fue inmediata: se puntualizó que sería un acuerdo «muy difícil» e incluso se pidió «no engañar» a los ciudadanos. Desde Podemos consideraron que está construyendo «castillos en el aire» y el partido de Albert Rivera lo ve como una «cortina de humo»

Pedro Sánchez, durante su discurso en el debate de investidura de Rajoy
Pedro Sánchez, durante su discurso en el debate de investidura de Rajoy- AFP

Don Felipe recibió en su despacho a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, durante 65 minutos. Al finalizar, la Casa del Rey emitió un comunicado en el que explicaba que el Monarca no convocaba nuevas consultas «por el momento» tras la investidura fallida del líder del PP, Mariano Rajoy. A la vista de «las circunstancias que de nuevo concurren», aprovechó para recordar a los políticos que la pluralidad exige «una forma de ejercer la política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso», tal como ya advirtió en su último Mensaje de Navidad. Y recordó a los diputados que deben «resolver los problemas de los ciudadanos» y que los «asuntos esenciales de la vida nacional», como es elegir un presidente del Gobierno, se abordan en las Cortes.

El Rey mantendrá un contacto regular y permanente con Ana Pastor para estar informado de las reuniones de los grupos

En esencia, el Rey da más tiempo a los partidos para que dialoguen. El Monarca y la presidenta Pastor se emplazaron a mantener un contacto «regular y permanente» para que ella le informe sobre el resultado de las negociaciones que vayan teniendo los grupos parlamentarios.

Mientras, Pedro Sánchez continuó con su política de amagar y no dar, de la que ayer brindó una nueva muestra al ofrecer una ronda de contactos con todos los partidos -excepto EH-Bildu, pero incluyendo a los nacionalistas-, en la que habrá «diálogo, no negociación», y con la que no pretende presentarse como alternativa -«no me postulo»-, salvo que cuente con apoyos suficientes para llevarla adelante con éxito.

Una estrategia que de inmediato recibió contestación interna: varios barones regionales alzaron la voz públicamente para posicionarse contra cualquier posible «engaño» basado en pactos «inviables», como lo definió el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo. «No distraigamos, ni llevemos a los ciudadanos a un camino diciendo que puede dar frutos cuando eso es inviable».

Desconfianza

Además, Cornejo apuntó que Rajoy debía dar «un pasito atrás», «ser generoso con su partido y con el país», aunque no aclaró si con eso el PSOE se plantearía la abstención en una investidura popular: «Cuando lleguemos al río cruzaremos el puente».

El dirigente andaluz no fue el único en plantear matizaciones a la propuesta de Sánchez de reunirse con todos los partidos para intentar encontrar una «solución al atasco político»: el presidente socialista de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se mostró especialmente desconfiado con la posibilidad de alcanzar un acuerdo a tres bandas, entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos: aunque hay una «obligación política y casi moral» del líder socialista de intentarlo, García-Page cree que esta posibilidad «no va a ser fácil», vistos los antecedentes.

García-Page pidió distinguir entre «las fuerzas del cambio y las fuerzas de la ruptura»

Otro impedimento que plantea es el relacionado con los independentistas: el presidente castellano-manchego distinguió entre «las fuerzas del cambio y las fuerzas de la ruptura, que quieren romper España», y avisó que con estas últimas «se puede hablar de todo lo que se quiera, pero no gobernar el país».

En la misma línea se manifestó Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura, que recordó que hasta la fecha Pedro Sánchez «está actuando conforme a lo que el Comité Federal dijo», para a continuación refrescar la idea de que «con los nacionalistas no puede llegar a acuerdo sin que un Comité Federal lo cambiara».

Tampoco él cree que pueda haber un entendimiento entre Podemos y Ciudadanos para que Sánchez sea presidente.

Recados

Ajeno al ruido interno, Pedro Sánchez justificaba su postura aludiendo a los «dos bloques» que diferencia en el actual panorama político: el de Rajoy por un lado, y las «fuerzas que se identifican con el cambio» por el otro. En su intento por aislar al líder popular y a su partido, el secretario general de los socialistas explicó que «el fracaso de Rajoy en su investidura no es el fracaso de la política», y para demostrarlo, plantea, «frente a la cerrazón de Rajoy», el diálogo de los demás.

De ahí que ofrezca, «de manera humilde y generosa» -y un poco contradictoria, dicho sea de paso-, abrir esa ronda de consultas con el resto de fuerzas, dejando claro que él no se postula como alternativa, ni permitirá que su partido «vaya a un proyecto abocado al fracaso», aunque sí podría ir si éste sumara los suficientes apoyos, dejó caer.

«Si de verdad no queremos terceras elecciones, vamos a ver hasta dónde estamos dispuestos a llegar todos»Pedro Sánchez

En su mensaje, deslizó varios recados para el resto de formaciones políticas: dijo que hablará con los nacionalistas, «como hizo el PP», porque «hablar no es negociar» y de este modo no se salta, en la literalidad, el mandato de su Comité Federal.

A C’s y Podemos les instó a levantar los vetos mutuos porque «entraron en política el 20-D y tienen que asumir su responsabilidad» y porque «si de verdad no queremos terceras elecciones, vamos a ver hasta dónde estamos dispuestos a llegar todos».

En todo caso, Sánchez abre el diálogo sin moverse de su posición: «Nosotros no vamos a hacer a Rajoy presidente del Gobierno», reiteró.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios