España

El precedente del 23-F hace posible que la segunda votación sea el lunes 31, y no en fin de semana

El día 21 La Zarzuela notificará al Congreso de los Diputados cómo ordenará la ronda, y eso será clave para ver las opciones de Pastor

Diario de sesiones del Congreso
Diario de sesiones del Congreso

Tras la decisión del Rey de convocar una última ronda de consultas antes de la disolución de las Cortes, la presidencia del Congreso activa también sus mecanismos de cara a la convocatoria del pleno de investidura, potestad exclusiva de la presidenta de la Cámara Baja, Ana Pastor.

El día 21 La Zarzuela notificará al Congreso de los Diputados cómo ordenará la ronda. Y ese orden es fundamental, porque en función del mismo la presidenta tendrá más o menos margen para convocar el pleno. Aunque en ningún punto se establece el tiempo que debe pasar entre ambos acontecimientos, estas mismas fuentes aseguran que la presidenta quiere «al menos 24 horas» desde que Don Felipe reciba al último líder político hasta que empiece el pleno. Con esa premisa, si la ronda de consultas termina en torno al mediodía del miércoles 25, existiría margen para comenzar el pleno de investidura el miércoles 26 a las 16 horas. Dejando para ese día el discurso del candidato a la investidura. Sin embargo, de todas las rondas que el Rey ha realizado en este año, la más parecida es la única que condensó en dos días, el 25 y el 26 de abril. En aquella ocasión se citó a Mariano Rajoy a las 17.30 horas. De repetirse el mismo patrón, la ronda terminaría con Pastor en La Zarzuela cerca del final del día, lo que imposibilitaría que el pleno fuese el 26 si la presidenta quiere convocar con 24 horas de antelación.

El precedente Lavilla

Por ello, diversas fuentes parlamentarias apuntan como calendario más probable que la investidura comience el jueves 27 por la mañana y que la primera votación, en la que se requiere mayoría absoluta, tenga lugar el viernes 28. En ese caso, la segunda votación tendría que celebrarse el domingo 30 de octubre. El artículo 99.3 de la Constitución establece que si el candidato no obtiene la confianza de la cámara en la primera votación «se procederá a nueva votación 48 horas después de la anterior».

Dichas fuentes parlamentarias señalan un precedente para apuntar que esta segunda votación podría llevarse al lunes 31 de octubre, último día de plazo. Se trata de la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo. Entonces la primera votación se celebró el viernes 20 de febrero, con lo que la segunda debería haberse producido el domingo 22, pero el presidente del Congreso, Landelino Lavilla, lo retrasó al lunes 23 de febrero: el día del golpe.

En aquella ocasión, según recoge el diario de sesiones del Congreso de los Diputados, el viernes 20 de enero, tras la primera votación de investidura en la que el candidato de UCD no logró la mayoría absoluta necesaria, el presidente del Congreso, Landelino Lavilla, reconocía que «La Constitución impone un plazo de 48 horas», pero aducía «razonables previsiones de horario y de calendario». Por ello, de acuerdo con la Mesa, procedió a convocar la segunda votación el lunes día 23 a las cuatro y media de la tarde.

Este es el texto completo que se recoge en el diario de sesiones: «La Constitución impone un plazo de cuarenta y ocho horas, que es prácticamente un plazo de neutralización en la tramitación parlamentaria a efectos de reflexión, meditación, en su caso reconsideración o ratificación de posiciones. Por tanto, el Pleno puede reunirse, con posibilidad jurídica, a partir de las ocho y diez del próximo domingo, día 22 de febrero. Por otra parte, entiende la Mesa que la Constitución le impone la obligación de adoptar las medidas precisas para que la votación se verifique cuanto antes, atendiendo, en todo caso, a razonables previsiones de horario y de calendario. En consecuencia, procede habilitar el lunes día 23, que como saben y según el Reglamento, no es día parlamentario. Esta Presidencia, de acuerdo con la Mesa, convoca al Pleno, para proceder a la segunda votación, el lunes día 23, a las cuatro y media de la tarde. A titulo indicativo, y como he realizado en otras ocasiones, fijo la hora de votación en las seis de la tarde, lo cual quiere decir que no tendrá lugar antes de esa hora, si bien podría tener lugar con posterioridad a ella, si así lo exigiera el desarrollo de la sesión. Queda, pues, convocado el Pleno para el lunes día 23, a las cuatro y media de la tarde. Se levanta la sesión».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios