Elecciones

Leiceaga, el eterno renovador

Profesor de Economía Aplicada y con una dilatada trayectoria en partidos de izquierda aprovechó la silla vacía del PSdeG-PSOE para colocarse como cabeza

Leiceaga, el eterno renovador
J. L. J. /D. D./M. S. Santiago - Actualizado: Guardado en:

Xoaquín Fernández Leiceagavuelve a dar el salto desde la universidad a la política. Profesor de Economía Aplicada y con una dilatada trayectoria en partidos de izquierda aprovechó la silla vacía del PSdeG-PSOE para colocarse como cabeza de cartel en las elecciones autonómicas. El candidato inesperado trae mochila. Desde el año 2002 milita en la federación gallega del PSOE, pero antes se comprometió con el nacionalismo gallego. Contribuyó a fundar el BNG y ocupó cargos de relevancia. Los «socialistas de siempre» lo miran de lado y hacen notar que «utiliza giros y expresiones propias de nacionalistas de siempre». Leceiga, trata de justificarse, y no duda en afirmar su identificación con el proyecto nacional español y en defender la Constitución.

Todos sus compañeros le reconocen una «autoridad académica» e incluso detectan «cierta evolución hacia el liberalimo». Sin embargo, su perfil de candidato no convence y pronto lo etiquetaron como «el candidato del aparato». Su nombramiento fue impulsado por el anterior secretario general, José Ramón Gómez Besteiro, y por la gestora del partido. Ganó con contundencia las primarias y se apoyó en un «crítico de siempre», Gonzalo Caballero para autoproclamarse como «un renovador y un candidato de las bases».

La guerra fratricida en el seno del PSdeG lo pilló en medio y se alistó en uno de los bandos. Su opción provocó la animadversión de los pesos pesados del partido: Abel Caballero, «Pachi» Vázquez, Mar Barcón, Beatriz Sestayo…Sin embargo, no se rinde, y llenó las listas para las autonómicas de afines apadrinados por la dirección.

Su mayor reto es convencerse a sí mismo de que tienen alguna posibilidad. Genera poco entusiasmo y su aspecto es taciturno.

Las encuestas otorgan al PSdeG el peor resultado de su historia en unas autonómicas. Leicega no se inmuta y se rodea de un sequito de fieles que están convencidos de que un resbalón del PP puede propiciar la vuelta de los socialistas al poder apoyados en los populistas de En Marea y en los nacionalistas del Bloque.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios