Barómetro preelectoral del CIS

Los votantes avalan los gobiernos de Feijóo y Urkullu

Los presidentes de Galicia y el País Vasco sacan buena nota en la valoración de líderes

Vídeo: El PP ganará las elecciones gallegas, según el CIS - ABC

Ni gobernar en plena crisis ni la irrupción de la nueva política han mermado las aspiraciones electorales de los partidos en el poder en Galicia y el País Vasco, que se confirman como las dos comunidades menos afectadas por el concurso de Podemos y Ciudadanos. El partido naranja solo aspira a lograr un escaño en cada una de las comunidades, si es que lo consigue, mientras que Podemos solo merma las aspiraciones del PSOE: ni el PP de Feijóo ni el PNV perderán diputados, según la encuesta preelectoral del CIS.

Esta particularidad se explica por la fecha de los comicios, casi un año y medio después de las autónomicas —en el resto de España— y municipales que voltearon el reparto de escaños típicamente bipartidista, y por la satisfacción de los votantes con los actuales gobiernos. Al pedirles la valoración de la situación general en las dos comunidades que concurren el 25 de septiembre, la sensación es que las cosas van mejor que en el resto de España.

En Galicia, el 23,4 por ciento de los encuestados responden que la situación general es buena. Cuando les preguntan por la coyuntura de España, este porcentaje cae al 5,9 por ciento. Lo mismo ocurre en el País Vasco: casi la mitad creen que las cosas van bien en la comunidad autónoma. Solo el 3,6 por ciento dicen lo mismo cuestionados por la situación en el resto de España. Del otro lado, solo el 5,7 por ciento de los vascos estiman que las actuales circunstancias en la autonomía son malas. El 39,2 por ciento responden eso si les preguntan por España.

Losada, una desconocida

En líneas generales, gallegos y vascos respaldan la gestión de sus respectivos presidentes. El 27,8 por ciento de los encuestados consideran que la gestión realizada por el popular Alberto Núñez Feijóo es buena; el 8,6 por ciento, muy buena; y el 32,7, regular. En ese sentido, el 29,5 por ciento aprueban la actuación de la Xunta de Galicia en estos últimos cuatro años. La satisfacción de los vascos con Íñigo Urkullu es mayor. El 36,6 por ciento de los vascos valoran como buena y el 6,5 como muy buena. Hasta el 41,8 dan el visto bueno a la labor del Gobierno vasco.

La aprobación a los dos presidentes que aspiran a repetir en el cargo dentro de dos semanas se aprecia también en la valoración de los líderes políticos. Feijóo es el único candidato gallego que aprueba, con una nota del 5,24. Es, al mismo tiempo, el dirigente más conocido por el electorado. Solo el 1,5 por ciento no sabe quién es, lo que contrasta con la candidata de Ciudadanos, Cristina Losada, una desconocida para el 68,1 por ciento de los votantes. El líder de En Marea, el juez Luis Villares, llega a la campaña sin que el 67 por ciento de los encuestados le ponga cara.

No obstante, se da la curiosidad de que Villares es el segundo candidato con mejor nota. Logra un 4,62, por delante de Ana Pontón (4,47), la cabeza de lista de BNG. Xoaquín Fernández Leiceaga, que corre el riesgo de perder la segunda posición por la alianza entre Podemos, Anova, Equo y EU, obtiene un 4,29. Aunque la mitad de los gallegos no saben quién es, figura en el sondeo como el segundo candidato más conocido.

Alonso, el peor valorado

En el País Vasco, Urkullu es el líder político con mejor nota. La encuesta le da un 5,96, por delante de la candidata de Bildu, Maddalen Iriarte, que también aprueba, con un 5,5. Iriarte lleva tres décadas presentando informativos y programas de actualidad en la televisión vasca, por eso choca que el 63,4 por ciento de los encuestados afirmen que no la conocen. Quizá sea que no la identifican aún como número uno de Bildu, tras la inhabilitación de Arnaldo Otegui. El líder abertzale, no obstante, ha avisado de que hará campaña hasta el último día.

Pili Zabala, de Podemos, obtiene un 4,82 de nota, e Idoia Mendia, del PSE, un 4,35. La candidata socialista tiene un grado de conocimiento del 60 por ciento, casi tanto como el exministro Alfonso Alonso. El candidato popular es precisamente el peor valorado, con un 2,17. El número uno de Ciudadanos, Nicolás de Miguel, se queda en un 2,47.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios