Economía

El bloqueo político deja en el aire 8.000 millones de inversión en ladrillo

El sector hotelero español podría ingresar hasta 770 millones menos en 2016 frente a 2015

Recreación del barrio de Castellana norte, barrio de Chamberí
Recreación del barrio de Castellana norte, barrio de Chamberí - ABC

El mercado español no ha dejado de estar en el punto de mira de inversores nacionales e internacionales desde que estallara la burbuja inmobiliaria en nuestro país en el verano de 2008, sobre todo, en el de grandes fondos de inversión extranjeros, acusados de ser verdaderos expertos cazadores de gangas. Fuentes financieras consultadas por ABC coinciden en señalar que, en la actualidad, existe una importante cantidad de fondos procedentes del exterior a la espera de ser invertidos en ladrillo español, algo más de 8.000 millones de euros. Muchos de estos inversores extranjeros -la mayoría, norteamericanos- prefieren hoy «nadar y guardar la ropa» en España a la vista de que la incertidumbre política y regulatoria no termina de aclararse.

Estos inversores ponen en cuarentena el destino de su capital en territorio español al encontrarse con ejemplos de operaciones paralizadas en algunas de las ciudades con más activos inmobiliarios por comprar. En concreto destacan Madrid y Barcelona.

Así, tienen en el recuerdo reciente la «Operación Chamartín» en la capital española, como prueba palpable de cómo pueden cambiar las reglas del juego en el mercado español dependiendo de las decisiones de los gobiernos regionales, ya que, advierten, decisiones como las del Ayuntamiento de Madrid, gobernador por Manuela Carmena, espantan el apetito inversor, dicen fuentes del sector.

Y es que la alcaldesa de Madrid enterraba definitivamente el pasado mes de mayo el polémico plan de desarrollo urbanístico del norte de Madrid que llevaba 19 años en el horno. Lo sustituyó por un nuevo proyecto, denominado Madrid Puerta Norte, que reduce de 17.000 a 4.600 el número de viviendas previstas y a 1,7 millones los metros cuadrados edificables. Un proyecto que no contó con el consenso del Gobierno central, ni con el Ejecutivo regional ni con las empresas implicadas en la anterior operación.

Sin embargo, expertos del sector inmobiliario advierten de que el año pasado Madrid logró posicionarse por primera vez por delante de Barcelona en volumen de inversión hotelera, gracias a la moratoria que puso en marcha la alcaldesa catalana, Ada Colau, otro de los gobiernos populistas que han decidido frenar la inversión en activos inmobiliario con sus medidas. Una tendencia que se confirmaba con las cifras del primer trimestre del año, ya que la inversión en hoteles en la Ciudad Condal se desplomó un 67,6%, según los datos de la consultora inmobiliaria JLL.

La inversión hotelera cae

Y es que el sector hotelero español ya está empezando a notar el paron inversor procedente del exterior por el bloqueo político en nuestro país, sin Gobierno desde diciembre de 2015. Hasta junio, la inversión hotelera en España se desaceleró un 10% respecto a igual periodo de 2015, si bien siguen siendo cifras muy superiores a las vistas antes de la crisis.

Por ejemplo, la consultora inmobiliaria Irea cifró en 611 millones el volumen de fondos que se dedicaron a la compraventa de hoteles entre enero y mayo, un 14% menos que la inversión del mismo periodo en 2015 (710 millones). La firma calcula que en 2016 se pueden alcanzar los 2.000 millones de inversión, muy por debajo de los 2.614 millones de 2015, la mayor cifra de toda la serie histórica. Miguel Vázquez, socio director de Irea y responsable del área de hoteles, puso estas cifras en contexto y explicó que se deben entender en relación con las de 2015, cuando se produjo «el récord histórico de inversión en España».

Además, el atractivo de España desde el pasado ejercicio ha provocado que los precios de los inmuebles se incrementen y las oportunidades sean más escasas. De hecho, el promedio de inversión en los últimos quince años ha sido de 973,1 millones de euros, por lo que el montante del año pasado casi triplica esta media.

Una cifra que coincide con las fuentes del mercado consultadas por ABC que aseguran que el volumen de transacciones hasta junio en el sector hotelero español es ya un 10% inferior al registrado a mediados de 2015, unos 260 millones de euros menos. Para el conjunto del año, los mismos expertos auguran una desaceleración de la inversión hotelera en España de entre un 20% y un 30%, entre algo más de 500 millones de euros y casi 800.

A pesar de esta desaceleración, del total de las grandes operaciones realizadas, más de la mitad de la inversión se ha dado en Madrid, con 266 millones, entre las que destacan la venta del Villa Magna por 180 millones o del Hotel Suecia, por 45 millones.

Por el contrario, el ritmo de inversión en Barcelona es casi nulo, únicamente se logró cerrar una operación por 17 millones, la venta de un inmueble propiedad de El Corte Inglés, situado en la calle Fontanella, que ha sido adquirido por un inversor ruso que pretende convertir el edificio en un hotel. Los expertos explican la ausencia de transacciones en Barcelona a dos factores clave. Por un lado, se encuentra la sensación de inestabilidad e inseguridad que perciben los fondos a raíz de la moratoria hotelera, que acaba de renovarse por un año más. Y, por otro lado, la subida de precios que ha habido en la Ciudad Condal, mientras que en la capital todavía queda un recorrido al alza.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios