Samu Sáiz, jugador del Huesca Foto: Heraldo.
Samu Sáiz, jugador del Huesca Foto: Heraldo.

CÁDIZ CF

Un Huesca con las ideas muy claras

El equipo de Anquela basa su éxito en el trabajo, el esfuerzo y la implicación, no exento de calidad. Es, junto al Cádiz CF, la gran revelación del curso

Por  18:03 h.

El Huesca afronta el próximo encuentro liguero ante el Cádiz CF en El Alcoraz (sábado, 20.30 horas) en uno de sus mejores momentos de la temporada. Lo hace desde la séptima posición, a un punto del ‘play off’ de ascenso y a sólo dos de la escuadra gaditana. Aquí están las claves de su más que notable rendimiento. Nada sucede por casualidad y así lo aclara Antonio Escar, periodista de ‘Sport Huesca’.

1. Anquela

– Es, sin ninguna duda, uno de los grandes artífices del momento por el que pasa el equipo aragonés. Conocedor como nadie de la categoría de plata, ha sabido imprimir a sus futbolistas ese gen competitivo que tiene para, mediante la fórmula del trabajo y la humildad, sacarles el máximo partido como plantilla. A lo Cervera.

2. Seguridad defensiva

– Es una de las claves que definen el momento del equipo azulgrana. Cinco goles encajados en los últimos nueve encuentros y cinco veces la portería a cero avalan una solidez defensiva que, pese a los cambios en sus centrales, no se resiente.

3. Aguilera-Melero

– Son el sostén de un equipo que depende del rigor táctico del primero, y de la irrupción y calidad del segundo. Forman la pareja perfecta, se complementan a la perfección y así llegan las innumerables recuperaciones de ambos, y la llegada y el gol de Gonzalo Melero (siete dianas).

4. Una segunda línea muy potente

– La SD Huesca tiene una de las segundas líneas con más calidad y mayor peligro de toda LaLiga 123. Mezcla calidad, desparpajo y gol, mucho gol. Nada más y nada menos que 29 de los 41 goles han sido marcados por centrocampistas, lo que habla a las claras del enorme potencial que atesoran los azulgranas en la línea medular. Sin lugar a dudas, un factor a tener muy en cuenta.

5. Samu Sáiz, sin olvidar a Álvaro Vadillo, como elemento diferencial

– El madrileño es uno de los futbolistas de más calidad, no sólo del equipo oscense sino de toda la categoría. Capaz de resolver partidos, el equipo sube mucho sus quilates cuando él entra en juego. Su capacidad de atraer contrarios, unido a su facilidad de romper líneas en conducción, le convierten en un elemento diferencial en el equipo. Eso sí, no menos importante es el puertorrealeño Álvaro Vadillo, recuperado para el fútbol en El Alcoraz. En la cantera bética desde los once años, Vadillo ha vuelto a destapar el tarro de las esencias después de su calvario de lesiones. En estas últimas semanas ha estado en el dique seco, pero llega a tiempo para la cita. Justo antes de la última lesión estaba mostrando un nivel altísimo.

6. Los pies en el suelo

– Y de eso sabe y mucho Juan Antonio Anquela, que ha dotado al equipo, al club y al entorno de un mensaje de prudencia que ha calado profundo. Con el principal objetivo de la salvación conseguido, ahora está por ver el nuevo mensaje que se traslada desde la entidad, que ya ve todo lo que llegue como un premio para equipo y afición.

7. Una fe inquebrantable

– Si algo está llamando la atención del conjunto oscense es su insistencia y fe ante situaciones que pudieran resultar válidas para muchos equipos. El haber conseguido goles en los minutos finales (Mallorca y Reus) habla a las claras de la enorme confianza y fe en el trabajo que se está haciendo.

8. Jugar con la ventaja de estar muy por encima del objetivo

– Salvo el bache que el equipo padeció al principio de este 2017, donde se llegó a temer con pelear una temporada más por no descender, el resto de la temporada el equipo se ha codeado entre los diez primeros puestos con la sensación de que podía y tenía algo más. Estar alejado del peligroso círculo del descenso ha hecho que el conjunto oscense haya jugado con mucha tranquilidad durante toda la temporada.

9. Un vestuario ambicioso

– Pese a ser un equipo modesto y tener como objetivo la salvación, muchos futbolistas han reconocido que en el vestuario azulgrana se soñaba con conseguir algo más. Fruto de esta ambición hemos podido ver a un equipo que ha dado la cara en casi todos los partidos y que apenas se ha arrugado en ningún campo de la categoría, tuteando a rivales con mayor presupuesto y plantilla.

10. Una afición que está viviendo el sueño con emoción

Es el mejor Huesca de su historia, con esto se dice casi todo. Seguramente le podrá pesar la inexperiencia pero lo que está claro que a ilusión pocos equipos le ganan. En las últimas semanas ha invadido la ciudad de un clima de sentimiento y unión que está llevando al Huesca en volandas, fruto de ello son las más de 500 personas desplazadas a Reus en un club que cuenta con apenas 3.500 socios en una ciudad de 50.000 habitantes.