Gastón del Castillo, hermano del Kun Agüero, presentado como jugador cadista.
Gastón del Castillo, hermano del Kun Agüero, presentado como jugador cadista.

Cádiz Cf

No todo son los genes

La historia del fútbol está llena de hermanos de 'cracks' estrellados

Por  21:27 h.

Esta semana el cadismo ha vuelto a ilusionarse con la llegada de un fichaje mediático. Porque sí, porque se puede hablar de cantera hasta llenarse la boca con ella; también se puede aprobar la llegada de ese jugador contrastado que viene de batirse el cobre en cantidad de equipos de Segunda y que cuenta con una innegable experiencia, también ofrecen interés esos africanos ‘made in Pina’ que llegan para consolidar físicamente al equipo, pero no se engañen, lo que verdaderamente llama la atención del espectador, del aficionado medio, es ese delantero que centra las portadas de todos los periódicos y que hasta se hacen eco las televisiones nacionales. Porque si pasa eso, será por algo.

Aquí en Cádiz ya se ha vivido ese ambiente con muchos y distintos fichajes. En los últimos tiempos, pasó con Dani, “el deseado” en boca del entonces presidente de la entidad Arturo Baldasano. Y pasó el año pasado con otro Dani, pero en este caso de apellido Güiza. Del jerezano se habló y se habló hasta llenar ríos de tinta, horas de radio e imágenes de televisión. De lo que se contó entonces todo es de sobra sabido.

Transcurría tranquilo este verano hasta la llegada del argentino Gastón del Castillo, día en el que las televisiones nacionales se dejaron ver por Carranza para llevar a sus programas imágenes, declaraciones y hasta reacciones de aficionados sobre la llegada del hermano del Kun. En una de esas, en Cuatro, salió el que fuera autor de comparsas Joaquín Quiñones, que dejó una frase que se convirtió en el motivo de este análisis. “Yo conozco a muchos hermanos de magníficos futbolistas que no han dado una patada ni a una máquina de escribir”, manifestó con sorna el autor de Dioses del Olimpo, Charrúas o Suspiros de Cádiz.

Pues bien, Quiñones lleva razón. En la historia del fútbol han sido muchas las decepciones que han encarnado hermanos de grandes futbolistas. En Cádiz, como es normal, se espera que Gastón del Castillo no se convierta en una de esas. Aquí van algunas:

Lalo Maradona en Granada

Los hermanos Diego, Hugo y Lalo Maradona jugaron un amistoso en Los Cármenes.

Los hermanos Diego, Hugo y Lalo Maradona jugaron un amistoso en Los Cármenes.

Sin salir de Argentina y casi que sin salir de la familia (Diego Armando Maradona fue suegro de Sergio Agüero), aparece el capítulo que Lalo Maradona, hermano pequeño del astro argentino campeón del mundo en Méjico, firmó en Granada. El club de Los Cármenes militaba en Segunda División y se decidió fichar a Lalo, delantero, para intentar el ascenso a Primera. Era la temporada 87/88 e incluso Diego Armando Maradona acudió en noviembre a jugar un amistoso frente al Malmoe sueco en Granada para recaudar dinero y al que también se apuntó el otro Maradona, Hugo. Aunque ese año el Granada comenzó de una manera aceptable, finalmente acabó descendiendo a Segunda B. Por descontado que la aportación de Lalo al equipo fue nula.

Hugo Maradona en Vallecas

Diego Armando Maradona y Hugo Maradona coincidieron en el fútbol italiano.

Diego Armando Maradona y Hugo Maradona coincidieron en el fútbol italiano.

Y si mal le fue a Lalo en Granada, no le fue mejor a su hermano Hugo en el Rayo Vallecano, donde estuvo desde 1988 a 1990. En su primer año, en Segunda, jugó 35 partidos y metió seis goles. En su segundo año, ya en Primera, jugó 29 partidos y metió tres goles. Antes del Rayo pasó por el Nápoles bajo recomendación de su hermano, pero no llegó a ponerse la camiseta del club de San Paolo. En su lugar fue cedido al Ascoli y al año siguiente lo fichó el Rayo.

Hugo visitó la camiseta del Rayo dos años.

Hugo visitó la camiseta del Rayo dos años.

Cuentan las anécdotas que el Rayo pagó 24 millones por sus servicios y que si lo hizo fue solo por reclamo publicitario. La historia de Hugo con el Rayo no comenzó bien, ya que el día de su presentación alertó a los presentes diciendo “¡ché, pero si es como la de River!”, comentó aludiendo a la camiseta del equipo vallecano. Y es que ya se sabe que los Maradona son adictos a Boca Juniors. Tras su paso por el Rayo, Hugo fichó por el Rapid de Viena y poco a poco se fue diluyendo en el fútbol argentino.

Haruna Babangida en Cádiz

Haruna Babangida no triunfó en el Cádiz CF.

Haruna Babangida no triunfó en el Cádiz CF.

El Cádiz CF ya conoce lo que es tratar a un hermano menor de una estrella. Le ocurrió en la temporada 2003/04 con Haruna Babangida, que llegó cedido para reforzar al Cádiz CF de Jose González que acababa de regresar a Segunda tras su ascenso en Las Palmas. Sin duda, a Haruna le pesó en exceso ser hermano de Tijani Babangida, internacional nigeriano que brilló en el Ajax de Van Gaal.  De hecho, la cantera del FC Barcelona se fijó en él pero no tardó en soltarlo al ver el estancamiento de su carrera. Tras dejar el Cádiz CF, sin apenas oportunidades, Haruna sigue viviendo del fútbol aunque nunca ha llegado a ser ni la sombra de lo que fue su hermano.

Los hermanos Higuaín, cara y cruz

Gonzalo y Federico Higuain coincidieron en la liga argentina.

Gonzalo y Federico Higuain coincidieron en la liga argentina.

Gonzalo Higuaín no necesita presentación. River Plate, Real Madrid, Nápoles, Selección Argentina, Juve. Las camisetas de los equipos que ha vestido hablan por sí solas de su trayectoria. En cambio, para presentar a su hermano mayor Federico hay que escarbar algo más. Y eso que ambos se formaron en el equipo bonaerense conocido popularmente como de Los millonarios. Pero mientras uno acudió a la llamada invernal de Ramón Calderón, junto a Gago, para vestir los colores del Real Madrid el pequeño cogió camino opuesto. De entrada se quedó en Argentina aunque no siguió en River. Del fútbol de su país pasó a Turquía (Besiktas) y México (América). Regresó  a su país para jugar en equipos como Independiente y otros menores como Godoy Cruz y Colón. De ahí ya pasó a la Major League Soccer de Estados Unidos.

Los Pogba, tres caminos diferentes

El hermano mayor de Pogba no ha llevado una carerra similar a la de su hermano.

El hermano de Pogba no ha llevado una carerra similar a la de su hermano.

La sensación del verano, el fichaje estrella de esta temporada del Manchester United y que dejó en la estacada a Florentino Pérez y su Real Madrid, uno de los referentes de la Selección Francesa, el mediocentro Paul Pogba es el hermano del delantero francés Mathias Pogba, que este verano, mientras su hermano llenaba todos las portadas de los tabloides ingleses y buena parte de los periódicos deportivos españoles, rescindía su contrato con el Partick Thistle escocés y para fichar por el Sparta de Rotterdam. Con 26 años, Mathias comenzó formándose en la cantera del Celta, donde no llegó a destacar. Después ha vestido los colores de Quimper, Wrexham, Crewe Alexandra, Pescara y Crawley, además del Partick Thistle, equipos muy inferiores a los que ha militado su hermano pequeño, que en estos momentos es el líder del Manchester United de Mourinho tras triunfar en la Juventus de Turin. Mientras el Manchester United ha pagado 120 millones de euros por Paul, el Sparta de Roterdam no ha pagado un euro por el fichaje de su hermano.

La saga de los Pogba no termina con Paul, sino que sigue con Florentin Pogba, nacido en 1990 en Guinea aunque cuenta también con pasaporte francés ya que sus padres se trasladaron al país galo cuando él solo tenía ocho meses. Florentin, hermano gemelo de Mathias, recala en las categorías inferiores del Celta. Tras pasar en Vigo los años 2007, 2008 y 2009 vuelve a su país para jugar en el Sedan y Saint Ettiene. Jugó torneos juveniles tanto con la selección guineana como con la francesa para decidirse finalmente por la la Selección de Guinea. Es defensa y su buena labor en la liga francesa hizo que Unai Emery se interesase por él.

La suerte dispar para Luis y Paolo Suárez

Paolo Suárez juega en la liga salvadoreño.

Paolo Suárez juega en la liga salvadoreño.

Luis Suárez no se ha cansado de triunfar allá donde ha ido. Ahora lo hace en Barcelona, pero ya antes lo consiguió en el Liverpool y en el Ajax, sin olvidar la selección uruguaya. No puede decir lo mismo su hermano Paolo, que ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Centroamérica, en donde obtuvo un título con el Comunicaciones de la modesta liga de Guatemala, pero lo hizo de suplente en un torneo en donde apenas alcanzó el 33 por ciento de actividad. Sin duda, el mayor éxito de Paolo no fue otro que motivar a su hermano pequeño para que abandonase el mundo de la noche mientras le llevaba a jugar partidos con gente mayor para que lo pudiesen observar cazatalalentos. “Yo no tuve quien me guiara y por eso me perdí cuando comencé a ganar dinero. Eso no lo quería para mi hermano y por eso lo aconsejé, que se alejara de la noche y los malos amigos”, confesaba Paolo a la prensa de El Salvador, al referirse a los inicios de la carrera de su hermano, cuando este ya empezaba a despuntar con la selección desde el 2007. Paolo jugó en la liga salvadoreña, de hecho, llegó a ser nacionalizado por el país de Mágico González a la edad de 34 años. En la actualidad, el hermano mayor de los cuatro hermanos Suárez, sigue jugando en la liga salvadoreña.

Wayne y John Rooney, tan cerca, tan lejos

John Rooney probó fortuna en el fútbol de Estados Unidos.

John Rooney probó fortuna en el fútbol de Estados Unidos.

Ambos eran chicos malos. Ambos se formaron en el Everton. Pero no llevaban la misma calidad. Mientras uno, el mayor, se lanzó rápido al estrellato y se convirtió en el ídolo de la Selección Onglesa, el otro apenas se dejó notar en la Premier. Con cinco años menos, John no pudo seguir los pasos de su hermano mayor y muy pronto comenzó a sucumbir en cuanto a los equipos a los que fue llegando. Mientras su hermano Wayne dejaba el Everton dejando un buen traspaso para vestir los colores del Manchester United, donde ya es una leyenda, John dejaba la cantera del Everton para probar fortuna en el Macclesfield Town, donde firmó su primer contrato profesional. Aupado por el apellido, John quiso hacer carrera en estados Unidos, donde llegó a jugar en el New York Red Bull y en el Orlando City. Fue lo último que hizo antes de volver a su país para jugar en categorías regionales, donde aún sigue dándole patadas al balón bajo el escudo del Chester FC. Juega, o lo intenta hacer, de mediocentro.

Pero los genes también contaron

La historia del fútbol está plagada de historias familiares parecidas. El caso de Gastón del Castillo puede ser uno similar a los anteriores aunque por el bien del Cádiz CF podría parecerse a otros como las de los hermanos Salinas (Patxi y Julio), Ablanedo (Juan Carlos y José Luis), los hermanoz Inzagui (Simone y Filippo), los hermaons De Boer (Frank y Ronald) o sin salir del Cádiz CF, los hermanos Mejías (Pepe y Salva). Habrá que esperar para conocer el rendimiento del nuevo fichaje mediático del Cádiz CF. De momento, ya ha creado expectación.