Álvaro Cervera se estrenó con derrota en Carranza.
Álvaro Cervera se estrenó con derrota en Carranza.

Cádiz CF

El Cádiz CF solo cambia en el banquillo

La 'mano' de Cervera apenas se deja notar en un equipo que sigue a la deriva

Por  19:57 h.

¿De verdad que ha habido un cambio de entrenador en el Cádiz CF? Esta pregunta se la podría haber hecho cualquier aficionado del equipo amarillo que desconociese la destitución de Claudio y que viese el lamentable encuentro del Cádiz CF el pasado domingo en Carranza ante el Mérida. Porque, a simple vista, no ha cambiado nada. Ni el sistema, ni el juego, ni la aptitud, ni la actitud de los jugadores. Nada de nada. Es más, el Cádiz CF que se vio el pasado domingo en Carranza se asemejó mucho más al equipo de Claudio que a lo que debe ser un equipo que acaba de cambiar de entrenador.

Por no notarse, la llegada de Álvaro Cervera no se ha notado ni durante la semana en la que ha sido protagonista. De hecho, el cántabro llegó el mismo día en el que la noticia se la llevó los incidentes ocurridos en El Rosal, donde algunos vándalos la tomaron con los coches de los jugadores del Cádiz CF, que horas antes habían perdido en Almería.

Para colmo, ni la personalidad, ni mucho menos el discurso de Cervera ha enganchado en ningún momento. Ningún titular tribunero, ninguna idea pasional, ningún mensaje ambicioso. Todo ha sido muy estudiado, cero improvisación. Todo orden, todo moderación, todo políticamente correcto. Todo muy aburrido. Así ha sido con la afición, a través de los medios, y así lo habrá sido también dentro del vestuario. Eso al menos es lo que se pudo percibir sobre el césped de Carranza el pasado domingo. Porque lo que se vio sobre el verde no fue más que un equipo, al principio, más centrado en no perder la posición que en buscar al rival. Y eso que al comienzo fue cuando mejor jugó un Cádiz CF que fue de más a menos a un ritmo vertiginoso. El Mérida estuvo en todo momento muy cómodo y destapó al Cádiz CF cada vez que quiso.

A todo esto se le une que Cervera no es un entrenador muy expresivo. Si el Cádiz CF se derrumba, la sensación que da Cervera es la de que dejaría, impertérrito en su área técnica, que cayese sin remisión. No engancha. Ni a grada ni a equipo. Muy lejos de los ataques de ira que podía tener en algunos momentos dados entrenadores del perfil de Agné, Claudio o Jose González.

Porque Cervera aparentemente es un tipo tranquilo, justo lo contrario de lo que muchos creen que merece un Cádiz CF que se desmorona por momentos.

Ya en lo deportivo, el Cádiz CF que perdió ante el Mérida fue muy similar al equipo que dejó de entrenar Claudio hace una semana. Uno de los primeros aspectos parecidos en los que Cervera emuló a Claudio fue en la constitución de un once que tranquilamente pudo haber sacado el de Manises y que se pareció al que perdió ante el Almería B aunque con tres variaciones, una por línea, además de la del portero por causas mayores ya que Cifuentes estaba sancionado. Además, Servando dejó su sitio a Migue, que abandonó el flanco izquierdo para que Andrés Sánchez volviese a encargarse del lateral izquierdo. Además, Cervera dejó fuera a Nana y metió a Abel dejando a Jandro en la banda derecha y a Lolo Plá arriba con Román, que fue la sorpresa en el once al lesionarse en el calentamiento Güiza. Aunque hubo hasta cuatro cambios, nadie podría asegurar que el once del Cádiz CF que salió ante el Mérida podría firmarlo sin mirar Claudio.

Lo mismo pasó con el sistema y el juego empleado por un Cádiz CF que sigue merecerse mandar en los partidos más allá de minutos aislados. Porque el Cádiz CF de Cervera salió con un 4-4-2 en donde Jandro se perdía por la banda izquierda y la mediapunta. Un estilo que también podría venir de la mano de un Claudio que nunca terminó de apostar por un estilo de juego concreto. Además de Jandro, otro que se movió sin mucho criterio, tal y como también la hacía con Claudio, fue Lolo Plá.

Otra similitud importante que se advirtió ante el Mérida fue la mala costumbre del Cádiz CF de partirse en dos, especialmente, en las segundas partes. La falta de condición física de David Sánchez se nota una barbaridad y eso motiva que el bloque quede roto en dos. Rara era la ocasión, con Claudio, que el Cádiz CF controlase un partido de inicio a fin y con Cervera la dinámica sigue siendo la misma, la de un equipo dubitativo y a merced del rival.