El twitter del Cádiz subió esta imagen panorámica de Cádiz tomada desde el vuelo de regreso a Jerez.
El twitter del Cádiz subió esta imagen panorámica de Cádiz tomada desde el vuelo de regreso a Jerez.

Cádiz CF

Desde el cielo, con los pies en el suelo

El Cádiz CF 2017/18 ya tiene discurso: "El objetivo son 50 puntos", adelanta el club en un conciso mensaje a su vuelta de Tenerife

Por  18:10 h.

Toca levantarse. Pero desde luego que no es lo mismo levantarse del fango de Hospitalet o del infierno de una mañana calurosa de Carranza ante el Bilbao Athletic que hacerlo sobre el verde del Heliodoro Rodríguez López de Tenerife y a un pasito de la gloria. Porque en las Islas Afortunadas es donde acabó ayer un sueño que acababa en Primera pero del que uno se despierta con una nostálgica sonrisa dibujada en la boca.

Es lo que tiene haber abandonado hace un año el pozo de la Segunda B y es lo que tiene también haber disfrutado de la mejor manera posible la Segunda A, esa categoría donde una cantidad importante de cadistas, en su foro más interno y en conversaciones alejadas del entusiasmo y pegadas a la realidad del que ha vivido tantas miserias, confiesan sentirse muy felices ya que es una competición de la que se puede disfrutar mucho. Un ejemplo claro es el año deportivo que acaba de finalizar.

Después de visitar campos en pedanías inhóspitas, césped sintéticos en la mitad de un barrio, patatales con instalaciones propias de barriadas deprimidas…, jugar en campos con aromas de Primera y competir con clubes históricos del fútbol español es todo un regalo para una afición acostumbrada a la vergüenza por culpa de la historia reciente de un equipo que en su montaña rusa le ha hecho campar por el grupo IV de la Segunda B mucho más de lo necesario. Por tanto, y después de aprender muchísimo de los varapalos que le han venido a la entidad tras su ascenso en Chapín, es hora de que todos los que conforman el cadismo valoren donde se está y, lo más importante, de donde se viene.

Y para eso, qué mejor que el lleva la bandera, es decir, el propio club, mande ya mismo un mensaje a navegante indicando con premura cuál es el camino para no volver a caer en la derrota más dolorosa. Hoy mismo, y volviendo de Santa Cruz de Tenerife, la cuenta oficial de twitter del Cádiz CF mandaba un mensaje de lo más claro: “Hoy no es un día triste. Hoy ya pensamos en la próxima temporada con esfuerzo, humildad y trabajo. Objetivo 50 puntos. #LaLuchaNoSeNegocia”. Y acompañando al mensaje, una imagen de Cádiz tomada desde las nubes durante el vuelo de regreso a Jerez procedente de las Islas Canarias.

Claro está que cualquier empresa debe ser exigente. Tan claro como que, paulatinamente, el aficionado se irá conformando cada día menos e irá pidiendo cada día más. Ahí, sin duda, tendrá un significado importante lo que haga la directiva con los precios de los abonos para la temporada venidera. La ecuación se resuelve bien fácil. Si se mantienen, el objetivo que se lanzará al aficionado no puede ser otro que el de la permanencia. Cosa distinta será como los precios se encarezcan. Será entonces cuando el abonado podrá preguntarse aquello de si a él le piden más, ¿por qué él no tendrá el derecho de hacer lo mismo? Para saber la respuesta a esto habrá que esperar unas semanas y comprobar cuál es el camino por el que tomará una campaña de socios que, como todas, buscará incrementar su parroquia.

La exigencia en Oviedo, ¿mal o buen ejemplo?

Sin duda, un ejemplo de las urgencias que atentan contra la estabilidad de un club son las que se han vivido este año en el Real Oviedo. Salvando las distancias, el conjunto asturiano tiene una historia similar reciente a la del Cádiz CF, sino más dura. Los oventenses cumplían este año su segunda temporada en la categoría de plata tras provenir del más oscuro túnel que comenzó con un descenso administrativo en Tercera. Han sufrido lo indecible en su peregrinar hacia Segunda A. Hasta que llegó una de las mayores fortunas del mundo, la del magnate mexicano Carlos Slim, para sacar al equipo de Segunda B y meterlo en la LFP. Todo era alegría tras el ascenso en Carranza, pero las críticas, al segundo año de estar en la categoría de plata, han vuelto a una plaza siempre complicada. El conjunto oventense ha finalizado la campaña octavo clasificado y hasta la última jornada ha estado disputando por un puesto en el ‘play off’ de ascenso. Sin embargo, lejos de agradar a la afición, el Carlos Tartiere ha acabado con una pobre asistencia de público, pitando a su entrenador Fernando Hierro, que no seguirá, y parte de la afición enfrentada a uno de sus capitanes, el excadista Ion Erice. Como se puede ver, un panorama nada parecido al que se ha vivido este año en Carranza, que afrontaba su retorno a la categoría este curso. Solo el tiempo, y los resultados, podrá resolver cómo será el comportamiento del cadismo en una trayectoria similar el año próximo. Por si acaso, el club ya ha adelantado de antemano cuál debe ser el único objetivo y la afición, al menos ahora, lo da por bueno.

El caso es que, al margen de precios y de abonos, el discurso del Cádiz CF 2017/18 ya ha tomado forma. Y la ha tomado porque, entre otras cosas, se sabe a ciencia cierta que la prudencia y la humildad son los mejores  ingredientes para asaltar los cielos. Eso sí, con los pies en el suelo. Siempre.

 

.