El banquillo celebró el gol de Santamaría con rabia y tremenda alegría.
El banquillo celebró el gol de Santamaría con rabia y tremenda alegría.

Cádiz CF

Tenerife 1-1 Cádiz CF (CRÓNICA) : Un punto en plural

Santamaría empata en el descuento un encuentro en el que el Cádiz CF jugó con uno menos más de 45 minutos

Por  23:33 h.
Tenerife
1
Cádiz
1
CD Tenerife: Hernández, Iñaqui, Germán, Ruiz (Perdomo, 62'), Camille, Vitolo, Crosas (Jouini, 46'), Suso, Aarón (Cristo González, 69'), Amath y Choco Lozano.
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio (Aitor, 85'), Aridane, Sankaré, Brian, José Mari, Abdullah, Rubén Cruz (Santamaría, 74'), Carlos Calvo (Nico Hidalgo, 59'), Álvaro García y Ortuño.
Goles: 1.0: Jouini (78'); 1-1: Santamaría (91')
Árbitro: Valentín Pizarro Gómez, madrileño. Mostró cartulina amarilla a los cadistas José Mari, Brian Oliván y Aridane y a los locales Aarón Ñiguez. Expulsó en el 41' a Ortuño por una entrada a un contrario.
Partido correspondiente a la décima jornada de LaLiga1/2/3. Televisado por Gol TV y LaLiga1/2/3 TV.
Estadio Heliodoro Rodríguez López. 8.425 espectadores.

Un empate que sabe a gloria, que es como saben las buenas noticias cuando ya no se esperan. Un punto que es plural porque vale mucho. Mucho más que un punto. El empate del Cádiz CF en Tenerife deja muchas y buenas sensaciones. La unidad del equipo, el sacrificio en cada balón presionado, el reponerse a un gol y a una expulsión. El tanto de Santamaria fue buscado con acierto desde la banda técnica. Un empate que da no saca al equipo de abajo pero que sí le da una esperanza de confiar en lo que se comenzó a dudar ante Oviedo y Rayo. Es el camino. Muy duro, sí, pero se puede emprender con lo que se tiene.

Salió Cervera con el mismo once que dispuso ante el Girona hace una semana pero con la diferencia, abismal, de colocar a Álvaro García en su banda izquierda y a Carlos Calvo, echado a la derecha. Y las cosas comenzaron a rodar por el buen camino. El Cádiz CF, bien posicionado e implicado del primero al último, jugaba con la lección bien aprendida. Los espacios eran achicados por los amarillos, que conseguían recuperar cantidad de balones de un Tenerife que salía de su campo ahogado por la presión cadista.

No tardaron en llegar las ocasiones para el Cádiz CF. La primera fue para José Mari, que acabó con su izquierda una buena jugada trenzada por la banda derecha de Carlos Calvo, titular por segunda vez consecutiva en Liga. El lanzamiento del roteño fue a parar a manos del meta venezolano Hernández, que a los pocos minutos también tuvo que detener sin problemas una media chilena sin peligro de Abdullah.

Los síntomas eran buenos. El Cádiz CF podría decirse que controlaba al rival y llevaba el partido a su terreno. Se despreocupaba de llevar el timón del partido y se centraba en saber cuando era el momento de sorprender a un Tenerife que con el paso de los minutos fue entrando en el choque. Primero avisó Amath trsa un buena pase de Suso, pero la volea del atacante chicharrero acabó estrellada en el cuerpo de Aridane.

Ortuño, que entró en juego más que en jornadas anteriores, comenzó a aparecer. El de Yecla probó suerte tras un pase atrás de Rubén y el balón salía por la red exterior de la portería local. El Cádiz CF se gustaba por momentos. Y hasta a Carlos Calvo se le veía más o menos suelto. El madrileño probó los guantes de Fernández con un disparo raso desde la frontal que apenas inquietó al Heliodoro Rodríguez López.

Pero el Tenerife no se dejaba dominar. Con sus bandas muy activas, buscaba las cosquillas a un Cádiz CF que evidenciaba la debilidad que sufre en su retaguardia. Así, varios acercamientos del Choco Lozano, Iñaqui o Suso mantenían el vilo a la escuadra de Cervera. Entre tanto, una arrancada con potencia de Ortuño acababa en falta de Germán para que Carlos Calvo lo intentase con un libre directo estrellado en la barrera. Las acometidas del Cádiz CF seguían produciéndose y esta vez era Brian el que pisaba el área tinerfeña para casi lograr el primero de la tarde que se hacía de rogar. Más cerca de conseguirlo estuvo Rubén Cruz, que trsa un centro de córner de Carlos Calvo, cabeceó a la base del palo en la mejor ocasión del Cádiz CF hasta el momento.

Y de los mejores momentos del Cádiz CF se pasaron a los mejores del Tenerife, que si no se fue al descanso con victoria fue porque la fortuna se puso de lado amarillo. El hondureño Lozano la tuvo en sus botas, y en su cabeza, pero el balón se asoció con el Cádiz CF en dos jugadas rocambolescas seguidas que pusieron al Cádiz Cf al borde del ‘ko’. Pero el ‘ko’ amarillo llegaría en forma de expulsión a dos minutos para el descanso. Ortuño, en una temeraria entrada en campo contrario se iba a la caseta para desolación de una afición que no aguanta una más del estamento arbitral. Llueve sobre mojado.

Peor aún se le pudieron poner las cosas al Cádiz CF si Suso acierta a cabecear a gol un centro al segundo palo tras llegar libremente y ante la preocupante pasividad de Carpio.

El guion de la segunda parte estaba escrito. Y sus protagonistas rápido comenzaron a interpretarlo. Martí quitaba madera (Crosas y más adelante Carlos Ruiz) y metía pólvora (Jouini y Perdomo) El Tenerife se volcó desde un principio y el Cádiz CF se replegó un poquito más aún. Este arranque del conjunto insular pudo tener su recompensa si el colegiado pita unas claras manos dentro del área de Sankaré tras el cabezazo del Choco Lozano. El Cádiz CF suspiraba y tomaba aliento. El encuentro se iba por unos derroteros en lo que todo se protestaba, todo era asunto de discusión. Un decorado que agradecía el Cádiz CF, que tomaba aire en cada pequeña trifulca.

Al cuarto de hora de la reanudación Cervera movía el banquillo y metía velocidad (Nico) quitando control (Carlos Calvo). Las cartas del Cádiz CF, ya de por sí marcadas, evidenciaban su camino hacia la supervivencia. Y si en Anduva el barco se hundió desde el primer momento, ante el Tenerife lo cierto es que el Cádiz CF respondió con aplomo a las adversidades. Incluso pudo adelantarse en el marcador si Abdullah le entrega antes un pase al hueco a Rubén Cruz, que cayó en la trampa de la defensa chicharrera que dio un pasito adelante para dejarlo ‘offside’.

Como fuera de juego quedó Nico Hidalgo tras un tremendo golpetazo en la cabeza que le abrió una brecha en un choque con un rival. Ese lance permitió dar un descanso a los guerreros de Cervera, que veían como se acercaban con vida a la recta final de Liga. Una vida que comenzaría a perderse poco después.

Porque los cambios de Martí tenían algo que decir y vaya si lo dijeron. El canterano Cristo González centró de rosca al corazón del área donde conectó con el tunecino Jouni, que anclado entre los dos centrales marcaba perfectamente los pasos para cabecear a gol haciendo inútil la estirada de Cifuentes.

Sin ser justo, el Cádiz CF veía como se adentraba en otra dolorosa derrota. Cervera apostaba lo que le quedaba sacando a Aitor a cinco para el final quitando a Carpio y dejando una defensa de tres. Y si la esperanza podía haberse perdido, Nico fue a rescatarla con un jugada maestra a la que lo único que le faltó fue el ‘9’ puro que rematase su excelente pase atrás tras driblar a tres rivales. Lástima que Ortuño y Güiza no estuviesen porque esa internada merecía el gol.

Y si Nico tiró de esperanza, Santamaría la encontró y de qué manera. Un centro de Brian se envenenó en las manos del meta local, que no consiguió atajar la bola que se encontró Gorka Santamaría para alojarlo dentro del área para romper el corazón amarillo con un grito buscado y encontrado. Gol

Pudo ser mejor la proeza. Mucho mejor. En una jugada calcada a la del gol, Alvarito metía un centro a la boca de gol que fue repelido por la zaga local quedando el balón muerto para que llegase, muerto en vida, Abdullah, pero el remate del francés chocó en un contrario. También pudo ser peor, pero las manos de Cifuentes desviaron a córner el testarazo de Lozano para alivió de un cadismo que ayer se fue a la cama orgulloso del escudo y de los chavales que lo portaron en Tenerife.