Juanjo ante el Marbella
Juanjo ante el Marbella

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Marbella: El Cádiz CF gana puntos pero no crédito

El equipo amarillo fulmina al Marbella con un resultado engañoso que da oxígeno a Claudio

Por  19:31 h.
Cádiz CF
3
Marbella FC
0
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Migue, Andrés, David Sánchez, Abel Gómez, Salvi, Lolo Plá (Despotovic, 82'), Calvo (Álvaro, 62') y Güiza (Fran Machado, 74').
Marbella: Quique, Gabi Ramos, Marcos (Apoño, 71'), Edy, Serio Rodríguez, Borja, Óscar, Añón, Narváez, Álex Herrera (Ocaña, 62') y Emilio (Mikel Orbegozo, 55').
Goles: 1-0: Guiza transforma el penalti por manos de Álex Herrera (54'); 2-0: Córner que lanza David Sánchez y Servando cabecea solo para anotar el tanto (66'); 3-0: Concatenación de errores en el remate dentro del área que beneficia a Andrés, quien aprovecha un rechace para marcar (78').
Árbitro: Pedro Eugenio Muñoz Piedra (colegio madrileño). Tarjeta amarilla a David Sánchez, Álex Herrera, Andrés Sánchez, Quique, Añón
Incidencias: Ramón de Carranza. 7.000 espectadores.

El Cádiz CF gana el partido pero no crédito, suma puntos pero no confianza. El equipo amarillo golea a un Marbella superior en la primera mitad que se hundía tras el polémico penalti señalado por Muñoz Piedra y sobre el que se levantaba el triunfo gaditano.

Los locales no espabilan justo antes de afrontar el tramo final y decisivo de la campaña. No obstante, la providencia sonreía en las acciones claves para que Claudio al menos pueda respirar una semana más y mantenga la fe en que otro Cádiz CF es posible.

Güiza convertía el penalti y allanaba el camino de una escuadra que deberá mudar sus malas maneras en las próximas fechas si en serio aspira al campeonato, si bien ya las miras están en la segunda plaza. Servando y Andrés ampliaron un marcador engañoso que no hace más que alimentar las dudas. Aunque las penas, con pan y tres puntos, son menos.

Sin margen para el error, sin permiso para el fallo. El Cádiz CF y Claudio quemaban sus últimos cartuchos. Las dos derrotas consecutivas y la diferencia con el Murcia ahogaban a un equipo al que la presión ha doblegado. Sólo quedaba apretarse los machos y virar la crítica situación con juego y goles.

El míster levantino relegaba al banquillo a Aridane tras la pifia en Algeciras y confiaba en Servando. Pero no es cuestión de nombres. Sobre el terreno de juego el entrenador alineaba un once de garantías, con un ataque de lujo formado Calvo, Lolo Plá y Güiza, y un mediocentro de quilates con David y Abel. Pero sólo en teoría.

Porque nada más entran en contacto con el verde esa supuesta superioridad desaparece. La calidad se filtra por el césped y cualquier adversario bien plantado le saca las vergüenzas. El Marbella se imponía en Carranza en la primera media hora con una suficiencia sobrecogedora. Cifuentes evitaba el drama con dos intervenciones salvadoras que permitían respirar a los locales.

Tardaba 30 minutos el Cádiz CF en tomar las riendas del choque y comenzar a generar juego. David cogía el timón y Salvi percutía por derecha para brindar las mejores asistencias a un Lolo Plá desacertado. Muy poca cosa en 45 minutos, muchos de ellos arrojados por el inodoro.

El cuadro gaditano se encuentra sumido en un estado de apatía incomprensible. Es de coco y no de piernas ni estrategias. Una semana entera preparando un choque vital para ofrecer tan pobre espectáculo no tiene sentido lógico. No hay confianza, ni fe.

No existía el cambio alguno en la reanudación. Ni de hombres ni de actitud. Pero al menos sonreía la fortuna. Un centro de Salvi sin aparente peligro tocaba en el brazo de Álex Herrera y el colegiado convertía la acción en penalti.

No existía otra forma de meter a los amarillos en el partido. Güiza transformaba la pena máxima y el Cádiz CF recibía un premio injusto a la par que maravilloso para sus intereses.

El gol no maquillaba la realidad. El conjunto gaditano seguía protagonizando un partido infame, de los peores del año y eso que posee buenas muescas en su hoja de antecedes. El Marbella apretaba y el Cádiz CF sufría. Migue rechabaza con la punta de la bota un servicio para que Orbegozo remachara a gol.

Sin embargo, toda la suerte esquiva en Algeciras acompañaba en esta tarde. Un excelente córner botado por David Sánchez lo cabeceaba a puerta Servando sin oposición. El isleño lograba con un testarazo limpio amarrar tres puntos que significan un respiro para toda la entidad. Claudio gana tiempo, aunque no crédito.

Ya todo sería mucho más fácil. La escuadra malagueña se lanzaba sin orden y los amarillos golpeaban en un contragolpe bien llevado por Álvaro y rematado por Andrés después de una concatenación de errores. Sorprendentemente, el Cádiz CF goleaba en una flojísima actuación, donde primaban los goles al juego.