Lolo Plá celebra el gol de la victoria ante el Almería B.
Lolo Plá celebra el gol de la victoria ante el Almería B.

CÁDIZ CF

Cádiz CF-Almería B (1-0): Lolo Plá salva a un Cádiz CF mediocre

Un gol del delantero en el último instante permite sobrevivir a una escuadra muy limitada

Por  20:51 h.
Cádiz CF
1
UD Almería B
0
CÁDIZ CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Aridane, Andrés, Quintana (Mantecón, 73'), Abel, Hugo (Álvaro García, 58'), Machado, Kike Márquez (Lolo Plá, 58') y Güiza.
ALMERÍA B: Gianfranco, Iván Martos (Abenza, 51'), Charlie, Joaquín, Josema, Selfa, Pastor, Azeez, Rubén, Hicham (Kiu, 58')y Guirao.
GOL: 1-0: Lolo Plá remata de cabeza dentro del área tras rechazar Gianfranco un cabezazo de Abel (94').
ÁRBITRO: Chavet García (colegio malagueño). Amarilla a Carlos Selfa, Martos, Charlie,
INCIDENCIAS: Ramón de Carranza. Unos 8.000 espectadores.

Mediocre, (del latín, ‘mediocris’): 1. adj. De calidad media; 2. adj. De poco mérito, tirando a malo. Es la definición aportada por la Real Academia de la Lengua Española. Ha adoptado una connotación peyorativa pero, ciñéndose a su significado original, este Cádiz CF es un equipo mediocre.

Porque no da para mucho más. Anda muy limitado. Lo que es, es. Sin más. Se le podrá pitar, criticar o insultar, pero no se le podrá espolear ni exprimir. Claudio lanzará miles de arengas, trabajará con ardor durante la semana y sus chicos aplicarán metódicos sus instruciones. Pero les llega a lo justo. Tan a lo justo que solo puede vencer al Almería B en el 94′ con un gol después de dos rebotes y celebrar ese tanto como si hubiera ganado la ‘Champions’ League.

Lolo Plá salva los puntos y al menos mantiene al Cádiz CF en la pomada, con la confianza de que este mes de enero Enrique acuda al mercado como si fuera el ‘Black Friday’. Comprar, comprar y comprar. Fichar y fichar. Y todo lo que se sume de aquí a final de año, será extremadamente bienvenido. Hasta habrá que agradecerlo.

Las rotaciones son historia. Claudio, con la guillotina brillando por encima de su testa, ha reforzado su apuesta por el once más talentoso con el que incluso ha debido variar su sistema. Quintana y Machado, por delante de Abel, proponen más fútbol en teoría aunque cuesta encontrar a un desasistido Dani Güiza.

El Almería B planteaba un partido valiente, al estilo filial. Con descaro se tiraba arriba triangulando, demasiado inocente en los últimos metros. El Cádiz CF, que inexplicablemente ha perdido el empuje inicial de los años precedentes, pretendía inyectar calma, una buena dosis de tranquilidad para aplacar los nervios de las últimas semanas.

Y no es cuestión de actitud, en absoluto. Pero a este equipo amarillo, el vendaval frente a Algeciras y Villanovense, le cuesta la vida generar fútbol. El botón se ha desactivado. Los nubarrones se han cernido sobre la mirada amarilla, le han nublado la vista y atenazado sus piernas.

Lo intenta. Abel pide la bola, la descuelga a los laterales, avanza hasta el área contraria y ahí se apaga la luz. Así sucedía en la primera mitad, con un temprano concierto de silbidos acompañando al espectáculo. En las pocas ocasiones en las que se hacía la luz, el meta Gianfranco la volvía a apagar con sus excelentes intervenciones. Perfecto el italiano a un disparo de Güiza, que ha perdido su efectividad.

La falta de confianza, y de calidad por supuesto, de calidad, condena a un plantel necesitado de refuerzos en invierno. Y que habrá que cortar cabezas.

Si al inicio saltaba con tranquilidad, tras el descanso los amarillos imprimían una marcha más a sus acciones. Un paso adelante para ganar metros ante un filial que se desmoronaba por sus problemas musculares. Martos y Hicham demandaban el cambio desde el suelo mientras que -Claudio revolucionaba el duelo con la frescura de Lolo Plá y la velocidad de Álvaro.

El extremeño pide a gritos la oportunidad desde el banquillo. Nada más pisar el verde enchufaba un pase en profundidad excelente que no aprovechaba Álvaro. Metía peligro, dominaba el balón, a falta de acertar en el último pase. El mismo Pla cabeceaba en una jugada de estrategia que salvaba el Almería B bajo palos, y lanzaba desviado en otro servicio de Güiza.

El duelo expiraba y desnudaba a un Cádiz CF tremendamente limitado. Es incapaz de doblegar a un adversario que merodea los puestos de descenso a Tercera, y hasta le concede opciónes de gol en su precipitación. Es desesperante y avecina una campaña temible pues resulta difícil confiar en una reacción. No hay más cera de la que arde.

Hasta el final lo intentaba, con corazón y poco fútbol. Mantecón disparaba desde fuera del área y Gianfranco repelía el tiro. A la desesperada los amarillos. Y en una de esas, el ‘cojo’ Álvaro empalaba un centro, Abel cabeceaba, Gianfranco respondía pero ahí estaba, Lolo Plá, dispuesto a cumplir con su destino. El que busca encuentra. Una alegría inmensa para un Cádiz CF que, precisamente justo antes de la visita del Madrid, no está para muchas fiestas.