CÁDIZ CF

(VÍDEO) Ager Aketxe: «Hay equipo para luchar por retos mayores que la permanencia»

El mediapunta vasco del Cádiz CF entiende que «primero hay que lograr el objetivo de la salvación, y luego mirar lo más arriba posible»

Por  8:03 h.

Llegar y pegar. Ager Aketxe (Bilbao, 30 de diciembre de 1993) necesitaba un instante para plasmar los elogios en arte sobre el terreno de juego. El cachorro de Lezama daba cinco pasitos hacia atrás, cuatro hacia adelante y colaba por la escuadra un lanzamiento de falta directa en el segundo balón que tocaba. Canela. Dos semanas después, empujaba a gol con tranquilidad un servicio medido de Alvarito en Soria para apuntillar al Numancia.

En un mes, ha lucido su calidad en escasos minutos, sin haber saltado aún entre los once elegidos. Este domingo ante el Rayo Vallecano se le abre la puerta cuyo pomo giraba Salvi por su lesión en el gemelo. Pelea por un puesto con Nico, Aitor o Garrido si Cervera apuesta por el triple pivote. LA VOZ aprovecha para palpar sus sensaciones la semana que le puede consagrar como futbolista del Cádiz CF.

-Un mes después de su llegada, ¿cómo ha sido la adaptación?

-Bastante buena y rápida. En este tiempo los entrenadores y fisioterapeutas se han preocupado por mí y me han ayudado mucho. Así que ahora estoy entrenando duro para poder estar al cien por cien. Al principio se me hizo más duro porque los entrenamientos son diferentes.

-¿Varía el sistema de ejercicios del Cádiz CF en relación con el del Athletic?

-Sí, son diferentes. Se hacen muchos circuitos, se trabaja más lo físico, pero he cogido la dinámica y me encuentro muy bien. En Cádiz se hace mucho físico antes de los disparos. Posesiones en dimensiones grandes.

-¿Qué similitudes ha encontrado entre su club de procedencia, un histórico del fútbol español, y el equipo amarillo?

-La principal semejanza es que al final el Cádiz CF, por mucho que esté en Segunda, no lo parece. Tiene una afición de Primera, el club es muy mediático y tiene mucha repercusión, y por ello se parece bastante al Athletic. Por otro lado, el club vasco es diferente, todos son jugadores de la casa, de la misma zona, y se nota; además, la gente es muy cercana, aunque en este punto aquí no me puedo quejar.

-Fue llegar y besar el santo. Unos minutitos y golazo de falta.

-La lástima es que no pudimos rascar ni un punto de Getafe, pero después de tanto tiempo marcar un gol en el segundo balón que toco es una experiencia inolvidable. Mejor manera de volver, imposible.

-Imagino que será clave después de tanto tiempo sin jugar.

-Te da esa confianza, saber que todavía no has perdido cosas que hacías bien, y para volver a empezar eso ayuda mucho. El último partido lo jugué el 26 de mayo ante el Alavés. Nunca había tenido una lesión grave. Hay momentos duros pero en Bilbao me han ayudado mucho, familia y amigos, y así se ha hecho más fácil.

-¿Quiso marcharse del Athletic este enero o le empujaron a salir cedido?

-Según me lesiono tengo claro que para el mercado de invierno tenía que estar disponible porque en el Athletic de Bilbao ahora mismo es muy complicado entrar, tener minutos, y más después de una lesión. El Cádiz se interesó pronto, se preocupó mucho por mí y desde el primer momento lo tuve claro.

-Pues a final de diciembre todo parecía torcerse cuando Juan Carlos Cordero señaló ante los medios que estaba casi descartado su fichaje por una supuesta recaída.

-El club se alarmó un poco, pensó que era una recaída, pero Cordero habló conmigo y me dijo que esperarían hasta el final de mercado. Y así fue. Estoy muy agradecido de que esperara hasta el final. Andaba entrenando y tenía unas ligeras molestias que no me permitían estas al 100%. Pero fue un ligero retoque, y a andar rápido.

-¿Esperaba jugar tan poco en este primer mes?

-Es difícil entrar en el mercado invernal, y más en la dinámica que está el equipo, porque hay un once que lo está haciendo muy bien, estamos arriba y es complicado, pero hay que pelear por ello. El pasado curso terminé a buen nivel, lucí un poco más por los goles, y por mucho que bajásemos hicimos una gran temporada en el Bilbao Athletic.

-¿Este domingo se ve con más opciones de ser titular?

-La lesión de Salvi ha sido un contratiempo para el equipo, y por suerte no será por mucho tiempo. Se abre un hueco en el once y a entrenar muy fuerte para ver si me puedo hacer un hueco ahí.

-¿Es un mediapunta clásico? Porque se le ve cómodo pegado a esa banda derecha.

-Soy mediapunta. Me gusta caer a la banda derecha para meterme por dentro, pero me siento cómodo también en la izquierda. No soy fijo, donde me diga el entrenador.

-Ya le he escuchado decir que no ha venido sólo a luchar por la permanencia.

-Vamos a ver. Primero hay que lograr el objetivo de la permanencia, y cuando lo consigamos no debemos ponernos ninguna cota, sino mirar lo más arriba posible porque hay equipo para luchar por cosas mayores. En Oviedo perdimos pero competimos de tú a tú. Pero lo primero es salvar la categoría, y luego pelear hasta donde nos dé.