Mapa de las Librerías

La Librería de Javier: la llamada de los libros

Javier, ingeniero de caminos, no podía vivir sin la literatura y decidió comprar un local y cumplir su sueño. El resultado es un punto de encuentro, ya clásico, para lectores y escritores en Alcalá de Henares (Madrid)

Fotografía del interior de La Librería de Javier
Fotografía del interior de La Librería de Javier - ABC

¿Por qué decidiste ser librero?

Yo soy ingeniero de caminos, de la rama de estructuras pero, a los pocos años de acabar y estar trabajando en ello, sentí la llamada de los libros. No podía vivir sin ellos. Trabajé para conseguir comprar un local y cumplir mi sueño. Y monté una librería al estilo inglés, copiando una que me encontré en un viaje a Cambridge.

¿Cuál es tu sección favorita de la librería?

La de recomendados. Es la sección de los libros que me han cautivado y de los cuales hablo en mi página web. Es una estantería de autores no demasiados conocidos que voy descubriendo y a la cual suelen acudir los clientes asiduos en busca de nuevas experiencias.

Si tuvieras espacio infinito, ¿qué añadirías?

Añadiría libros de fotografía, algo a lo que soy muy aficionado.

¿A qué autor/a, ya fallecido/a, te habría gustado invitar a un club de lectura? ¿Y actual?

Desde luego a muchos clásicos, pero me hubiera gustado hacer un club de lectura con Miguel Delibes, que visitó mi librería cuando obtuvo el Premio Cervantes, y con el cual intercambié algunas palabras. A Delibes le vuelvo a leer de vez en cuando. Fannie Flagg sería la autora viva a la que me encantaría tener en mis tertulias. Sus novelas sureñas son únicas y muy entretenidas, y asimismo las releo cada cierto tiempo.

¿Tu libro favorito?

¿Uno solo? Diré «La historia del amor» (Salamandra), de Nicole Krauss, una obra que releo cada dos años y que recomiendo a cualquier lector. Es de las novelas que marcan.

¿Cuál es la mayor sorpresa que te ha deparado un lector?

Ser nieto de mi profesor de Descriptiva en mi Escuela de Caminos, un lector impresionante y que, a pesar de la insistencia de su abuelo, ha cursado Filología Hispánica. Y que se deja aconsejar, que es lo mejor.

¿Y la situación más extraña que has vivido?

El enfado de un autor autopublicado al no admitirle su libro para la venta en la librería por la poca calidad de éste.

Si no estuvieras al frente de una librería, ¿qué estarías haciendo?

Quizá cálculos en una empresa de ingeniería o inspeccionando obras civiles. Ni lo sé.

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas de las librerías de tu infancia?

Cuando mi abuelo me llevaba a comprar algunos libros, libros que conservo como joyas. Era un gran lector, relojero y fotógrafo, y todo eso lo he heredado de él.

¿Qué consejo le darías a alguien que abriera ahora una librería o que estuviera pensando hacerlo?

Que lo hiciera por pasión, no por negocio. Eso si quiere disfrutar como librero, no como empresario. Y que no mirara la rentabilidad de su apuesta, sino la felicidad que conlleva. Y que le guste leer, desde luego.

¿Qué tiene de especial tu librería? ¿Por qué hay que visitarla?

Es una pequeña librería al estilo clásico y que se dedica especialmente a recomendar lecturas. Un lector viene con una idea y, generalmente, sale con algo que no se espera. Ese es el logro, desde mi punto de vista, de un buen librero. Y en estos tiempos es la única forma de salir a flote dentro de la crisis del sector.

Y la última: ¿qué libro, de reciente publicación, recomendarías a nuestros lectores?

Sin lugar a dudas «Tierra sin hombres» (Planeta), la nueva novela de Inma Chacón y que hace renacer el gusto por los clásicos españoles del siglo XIX y XX. Una novela ambientada en la Galicia rural de principios del siglo pasado y perfecta, con grandes historias, fuertes personajes y una escritura muy cuidada. Una delicia para cualquier paladar.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios