ABC

Se ofrecen 35.000 plazas para enfermeros en Alemania a 2.500 euros brutos mensuales

Se busca personal en todos los ámbitos de la enfermería, sobre todo especializados en Geriatría

Actualizado:

Sobre todo enfermeras y enfermeros especializados en Geriatría, pero se busca personal en todos los ámbitos de la enfermería. Actualmente hay en Alemania 35.000 plazas sin cubrir, 23.000 de asistencia a ancianos y 12.000 en diversos centros médicos, según ha respondido el Gobierno a una pregunta parlamentaria de los Verdes. Y se trata de una demanda que va en aumento. La consultora Price Waterhouse Coopers sostiene que en el año 2030 faltarán en este país casi un millón de profesionales del ámbito sanitario: 165.000 médicos y otros 800.000 profesionales de la salud. «Sólo una fuerte inmigración de personal cualificado en estas profesiones puede resolver el problema», recuerda la plataforma employland.de, que reúne perfiles de candidatos a trabajar en Alemania, para que los consulten empresarios alemanes en busca de nuevos empleados.

Cada primavera, cuando se acerca el periodo de vacaciones de verano y mayor carencia de personal, los equipos de responsables humanos de los hospitales alemanes realizan campañas de captación. Pero no están dispuestos a soltar fácilmente al personal que responda a su llamada, por lo que ofrecen de entrada contratos indefinidos con una remuneración media de 2.500 euros brutos mensuales. En campañas anteriores, las búsquedas se centraron en España, dada la buena reputación y reconocida cualificación del personal de esta nacionalidad.

Sin embargo, este año las grandes ofertas en bloque se dirigen también a otros países alternativos, como México, debido a la creciente conflictividad laboral que el personal español está mostrando en los centros alemanes. Diversos sindicatos o servicios de apoyo a inmigrantes de reciente creación y que se enfocan específicamente a las reivindicaciones de trabajadores españoles han ido elevando el tono de sus peticiones y las agencias de empleo mexicanas están aprovechando el espacio de oferta. El principal motivo de quejas hasta ahora era que, debido a los escasos conocimientos del idioma, muchas son contratadas como auxiliares de enfermería, en lugar de como enfermeras tituladas, por lo que la remuneración es menor.

Asumir la carencia

El Servicio Nacional de Empleo de México ha emprendido un programa de reclutamiento para enfermeras y enfermeros interesados en trabajar en Alemania con contratos de cinco años, en el marco de una oferta más amplia, de un total de 1.100 trabajadores, que incluyen también ingenieros y tecnologías de la información. La principal demanda, sin embargo, es la de personal sanitario, debido a la alta demanda alemana. Según los datos del informa «Health al Glance 2016», elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), mientras que la ratio de enfermeras españolas en la sanidad pública y privada por cada 1.000 habitantes era en 2014 de 5,2, en Finlandia, era de 14,1; en Alemania, 13,1; en Dinamarca, 16,5, y en el Reino Unido, 8,2.

El ministro de Sanidad ha admitido la carencia. «Invitar a enfermeras de nuestros países vecinos es la opción más próxima», ha dicho el recién nombrado en el cargo Jens Spahn. El pacto de coalición entre conservadores y socialdemócratas prevé financiar 8.000 puestos en el sector durante esta legislatura, lo cual, a juicio de la especialista de los Verdes, Kordula Schulz-Asche, «está lejos de remediar la actual emergencia». Este partido pide un programa de financiación de 50.000 empleos en hospitales y atención geriátrica para el cual el actual gobierno no encuentra presupuesto. En la actualidad, hay en Alemania 17,5 millones de personas mayores de 65 años, y la previsión es que la cifra aumente conforme alcancen la edad de jubilación los babyboomers de los años sesenta, por lo que crecerá exponencialmente la necesidad de personal.

De momento, la incorporación de enfermeras llegadas del extranjero es aún insuficiente para cubrir la demanda existente. Las enfermeras extranjeras que llegaron a Alemania para trabajar en el 2015 proceden sobre todo de seis países: Rumanía (23,9%), Polonia (10,2%), Italia (8,2%), Hungría (7%), Bosnia-Herzegovina (6,7%) y España (6,5%). Requisito previo para las profesiones de la sanidad, en las que la comunicación con el paciente es fundamental, es poseer el nivel B2 de lengua alemana. Además, convalidar la titulación en enfermería puede llevar meses, un escollo que el propio ministro Spahn reconoció que Alemania debe subsanar.