Madrid y Aragón tienen el doble de médicos por habitante que Castilla-La Mancha y Andalucía

La exigencia de un buen nivel de catalán en Baleares y las «mínimas retribuciones» en Andalucía lastran la tasa de galenos y enfermeros en ambas comunidades

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La desigualdad en la España de las autonomías es un mal antiguo. Desde la calidad educativa hasta las prestaciones que reciben los ciudadanos en la sanidad pública varían en función de la región donde se viva. El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) corroboró este miércoles esta inequidad. Pese a que en 2017, el número de médicos aumentó un 2,4 por ciento hasta alcanzar un total de 253.796 profesionales, el reparto de estos facultativos en todo el territorio nacional fue muy poco equitativo. Esta es la principal conclusión de la estadística anual sobre los «Profesionales Sanitarios Colegiados 2017» publicada este miércoles por el INE.

Según este informe, las comunidades de Madrid y Aragón, con 6 y 5,61, médicos colegiados en activo por cada mil habitantes doblan prácticamente el número de facultativos de comunidades como Castilla-La Mancha, que solo cuenta con 3,75 galenos por cada mil habitantes. Andalucía (3,95), Comunidad Valenciana (4,35) y Baleares (4,35) también cuentan con una tasa de médicos por cada mil habitantes muy por debajo de la media española. Las ciudades de Ceuta y Melilla son además las que presentan los ratios más bajos de toda España con 3,54 y 3,15 médicos, respectivamente, por cada mil habitantes.

La ciudad autónoma de Melilla además fue la única región de España en el que bajó el número de médicos colegiados (0,3 por ciento) en 2017.

Baleares, pocos médicos y enfermeros

Al igual que en el caso de los galenos, el número de enfermeros también aumentó el año pasado (2,9 por ciento). La Comunidad Foral de Navarra y Madrid, con 8,68 y 6,70 enfermeros por cada mil habitantes duplicaron a regiones como Andalucía (4,15) o Murcia (4,30). Las Islas Baleares completan el podio de las comunidades con menos enfermeros en activo, al contar con una tasa de 5,28 profesionales por cada mil habitantes.

«Estos datos demuestran las diferencias que existen entre las comunidades autónomas, independientemente del signo político que esté en el gobierno, en cuanto a retribución de los profesionales sanitarios, condiciones de trabajo y conciliación laboral y familiar», explicó ayer a ABC, Javier Martínez, presidente de Sanidad Nacional de CSIF, el sindicato mayoritario de los médicos en el Sistema Nacional de Salud (SNS). La muestra de ello, según recordó, es la situación de las comunidades de Madrid y Aragón, «que pese a tener gobiernos de distintos partidos políticos, sí fomenta que sus habitantes tengan una mejor asistencia sanitaria». En este sentido, subrayó que «una menor tasa de médicos por habitantes afecta sin duda a la calidad asistencial» aunque matizó que la estadística del INE puede plantear alguna pequeña desviación al tener en cuenta también a los médicos que trabajan en el sistema privado.

Andalucía, paga menos

Martínez atribuyó la menor tasa de galenos que registra Andalucía a que las retribuciones que reciben los galenos «son mínimas» y además «no existen los complementos».

En el caso de Baleares, Martínez achacó la baja tasa de médicos y enfermeros al nuevo decreto que exige un buen nivel de catalán para poder acceder a la carrera profesional. «Eso ha sido algo bestial. De las 7.000 quejas de los pacientes que recibió el servicio de salud Balear el año pasado, solo dos estaban referidas al uso del catalán», indicó el presidente de Sanidad Nacional del sindicato CSIF. Además recordó que a las dificultades de los médicos para poder acceder a una vivienda en Baleares se les ha añadido la exigencia del catalán. Algo similar, según indicó, ha ocurrido en Valencia con un conato con el idioma que se recurrió ante la Justicia y está stand-by».

Una profesión femenina

Según las estadísticas del Instituto Nacional de Estadísticas, la profesión sanitaria tiene una presencia mayoritariamente femenina. En 13 de las 16 profesiones analizadas (médicos, enfermeros, farmacéuticos, fisioterapeutas, dentistas, psicólogos, etc.) había más mujeres colegiadas que hombres.

Las profesiones sanitarias que más ejercen ellas son logopeda (93,7 por ciento), terapeuta ocupacional (90,9 por ciento) y dietista nutricionista (87,1 por ciento). Las que menos: protésicos dentales y físicos con especialidad sanitaria. Entre las profesiones más paritarias se encuentran los veterinarios, los químicos y los dentistas, donde prácticamente coincide el número de hombres y mujeres que ejercen esta profesión.

Durante el año que pasó, todas las profesiones sanitarias registraron un aumento del número de sus colegiados, salvo los químicos, que por segundo año consecutivo volvió a bajar. En esta ocasión hasta un 5,8 por ciento con respecto a 2016. Los mayores incrementos se dieron, en cambio, en dietistas nutricionistas que se incrementaron en un 21,6por ciento, seguidos de físicos con especialidad sanitaria (13,9 por ciento) y terapeutas ocupacionales (13,7 por ciento). Le siguen de lejos los fisioterapeutas (6,1 por ciento), podólogos (5,2%), logopedas (3,3%) y psicólogos (3%).

Los datos de las comunidades autónomas muestran cómo en todas hay más enfermeros que médicos, salvo en Murcia y Aragón, donde se invierte la tendencia.