Una mujer camina junto a una pintada de dos corazones con los colores del arcoíris en Dublín
Una mujer camina junto a una pintada de dos corazones con los colores del arcoíris en Dublín - EFE

Eslovenia legaliza el matrimonio homosexual, pero no les permite adoptar

Tampoco podrán optar a la inseminación artificial, según la nueva norma

LiublianaActualizado:

Desde este viernes en Eslovenia estarán permitidas las bodas entre personas del mismo sexo, aunque seguirán sin poder adoptar niños.

Ksenija Klampfer, encargado de los matrimonios civiles del ayuntamiento de la segunda ciudad más grande del país, Maribor, anunció que este sábado se celebraría allí la primera boda de una pareja de lesbianas. «Estamos muy felices y orgullosos de representar la primera boda entre personas del mismo sexo», declaró Klampfer, y añadió que «creemos que estos matrimonios son un importante paso en la formación de una sociedad más inclusiva en la que todos tengamos los mismos derechos.La ley ha sido finalmente aprobada después de que fuera tumbada por referéndum en diciembre de 2015. Aquel primer borrador recogía el derecho a la adopción de las parejas homosexuales.

«Este es un gran paso», dijo Lana Gobec, portavoz del grupo Legebitra, defensor de los derechos del colectivo LGTB, pero anuncia que seguirán protestando hasta que haya «una completa igualdad entre heterosexuales y parejas del mismo sexo».

Según las autoridades de Ljubjana, capital del país, ninguna pareja homosexual se ha registrado para casarse allí. Derechos a mediasActivistas por los derechos de los homosexuales anuncian que aún queda mucho por hacer en Eslovenia.

Además de no tener derecho a adoptar, tampoco pueden acceder a la inseminación artificial. «Seguimos lejos de nuestra victoria. Si sinceramente reconoces los derechos humanos, debes reconocerlos todos. La nueva ley resuelve algunos problemas pero no soluciona el problema básico de que todos los habitantes de nuestro país tengan los mismos derechos», declararon Jure Poglajen y David Zorko, pareja gay.

Las parejas homosexuales de Eslovenia, un país con 2 millones de habitantes, podían registrarse como pareja desde 2016 y podían adoptar a sus hijos tenidos con parejas anteriores, pero no a los niños de otros.