El hecho de que las personas quieran conocer más de cerca del oso puede redundar en la mejora de su conservación
El hecho de que las personas quieran conocer más de cerca del oso puede redundar en la mejora de su conservación - FOP

Regular el ecoturismo para proteger al oso pardo

Y así no influir de forma negativa en la especie y evitar situaciones de estrés, proponen desde la Universidad de Oviedo

NATURAL
Actualizado:

Un estudio publicado en la revista científica Biological Conservation pide que se regule la observación de osos en su hábitat para no influir de forma negativa en la especie y evitar situaciones de estrés, informa la Universidad de Oviedo. Ésta es la principal conclusión de este estudio que ha sido realizado por la Unidad Mixta de Investigación en Biodiversidad (UMIB) integrada por el CSIC, la Universidad de Oviedo y la Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias, con la colaboración de centros de investigación de Eslovenia, Finlandia y Noruega.

La investigación apunta que el ecoturismo relacionado con la observación de los osos puede tener consecuencias directas, tanto de carácter positivo como negativo, sobre el comportamiento de los plantígrados, su fisiología y su ecología (su impacto en el medio ambiente), por lo que cada situación y cada población de oso pardo deben ser evaluadas antes de establecer las normas que regulen dicha actividad.

Entre las consecuencias positivas, los investigadores explican cómo el hecho de que las personas quieran conocer más de cerca esta especie puede redundar en la mejora de su conservación.

En cambio, entre las negativas se encuentra el riesgo de realizar los avistamientos en áreas de alimentación o de celo, que, ante la presencia humana, el oso podría dejar de frecuentar o frecuentar en horarios muy concretos, provocándose así una situación de estrés para el plantígrado.

El oso pardo es uno de los animales más demandados del ecoturismo relacionado con la observación de animales silvestres en Europa y Norteamérica.

A través de literatura científica publicada hasta la fecha, en este estudio se ha revisado y analizado el turismo osero desde tres puntos de vistas principales: las consecuencias directas sobre los osos, cómo el turismo osero puede afectar a las interacciones entre humanos y osos, y el impacto social de estas prácticas.

Cordillera Cantábrica

Cada situación y cada población de oso debe ser evaluada antes de regular

En la Cordillera Cantábrica, dada la reciente expansión de osos, se ha incrementado la práctica del turismo osero y, consecuentemente, va siendo de extrema importancia la evaluación de los efectos de la observación de los osos sobre el comportamiento y el estado fisiológico de los individuos que se encuentran en aquellas áreas donde se están realizando puntos de observación de osos.

Un primer paso en este sentido ha sido realizado recientemente por la Consejería de Medio Ambiente del Principado de Asturias, que está financiando un trabajo del grupo de investigación de la UMIB sobre el desarrollo de técnicas no-invasivas para detectar el estado de estrés de los osos sometidos a la observación directa por parte de los turistas.

Un paso más en esta dirección sería el radio-marcaje de los osos de la Cordillera para evaluar directamente el efecto del turismo osero sobre el comportamiento de los osos, en particular sus usos del espacio, movimientos y ritmos de actividad.