El tajinaste rojo es una de las plantas endémicas de Tenerife que podría estar en peligro
El tajinaste rojo es una de las plantas endémicas de Tenerife que podría estar en peligro - alfredo valido
TENERIFE

Parque Nacional del Teide: la abeja de la miel está alterando en gran medida su sistema natural

El espacio protegido canario posee el mayor número de colmenas por kilómetro cuadrado del mundo. Un récord que podría provocar «una situación ecológica de no retorno», advierten los científicos

Actualizado:

Desde el siglo XVI, la explotación agropecuaria tradicional de abejas de la miel se ha expandido por todo el territorio español. En el Parque Nacional del Teide alcanza la mayor densidad de colmenas por kilómetro cuadrado del mundo. Pero lejos de ser un motivo de orgullo para la isla, las abejas de la miel están alterando en gran medida el sistema natural de la zona.

Un estudio, publicado en la revista Ecosistemas y que recoge las conclusiones de trabajos realizados durante los últimos 15 años, demuestra que la presencia de Apis mellifera está provocando una disminución de la riqueza de especies de polinizadores nativos, lo que conlleva efectos negativos directos e inmediatos en la reproducción de algunas plantas exclusivas de la isla, como el tajinaste rojo (Echium wildpretii) y la retama del Teide (Spartocytisus supranubius).

Los resultados sugieren que dicha actividad agropecuaria produce una fuerte competencia por los recursos naturales (polen y néctar) entre la abeja y los polinizadores nativos, muchos de ellos endémicos, y únicos en este ecosistema. «Los polinizadores nativos quedan desplazados de la red de interacciones beneficiosas planta-polinizador por la abeja doméstica, que consume gran parte del néctar disponible y no les permite aprovechar las flores», dice Alfredo Valido, autor principal del estudio e investigador en la Estación Biológica de Doñana (CSIC).

Por esta razón, los científicos recomiendan la supresión de las colmenas en el interior del parque antes de alcanzar «una situación de no retorno»: «La simple acción de no permitir a los apicultores (más de 135 en 2012) el uso del espacio natural público protegido sería la medida de conservación más efectiva, rápida, y sin coste económico alguno para neutralizar en un 100% el impacto que está generando la abeja doméstica en el Teide», asegura Valido.

Una polinización de peor calidad

El efecto de la abeja más cosmopolita es doblemente negativo: disminuye la diversidad de polinizadores nativos y, al sustituirlos, lleva a cabo una polinización de peor calidad, lo que promueve la autofecundación (visitan muchas flores dentro de cada planta individual). Esto se traduce en una bajada de la productividad: menor cantidad de semillas por fruto.

Además, la calidad también se pierde en sus genes, lo que podría provocarles una desviación genética conocida como «depresión por endogamia» (pérdida de diversidad genética en la descendencia).

«Medir estas alteraciones y conocer cómo se conjugan con el efecto que está produciendo el cambio climático en el Parque Nacional del Teide, donde se ha registrado un incremento en las temperaturas medias anuales de 0,14ºC por década desde 1944, es el siguiente paso», declara Valido. La respuesta de las plantas autóctonas a los cambios climáticos dependerá de que se preserve de manera adecuada su diversidad genética y el vigor de sus poblaciones.