ANIVERSARIO

Veinte años del Citroën Xsara, el primer superventas del siglo XXI

La top-model Claudia Schiffer fue la musa publicitaria de un modelo que llegó al mercado en sustitución del también exitoso Citroën ZX

MADRIDActualizado:

En plena moda de vehículos tipo SUV y Crossover, si miramos tan solo una veintena de años hacia atrás podemos descubrir que quienes dominaban el mercado a finales de los noventa eran los coches tipo berlina de cinco puertas.

Un ejemplo es el Citroën Xsara, que en la actualidad sería el nuevo Citroën C4 Cactus. Un coche que llegaba al mercado para sustituir al también exitoso ZX, y que pronto llegó a convertirse en el «superventas» de la marca, y consecuentemente un importante vehículo para las fábrica de Vigo y Madrid. •Solo unos meses después de su lanzamiento, con la top-model Claudia Schiffer como musa publicitaria, el Citroën Xsara presentaba, en enero de 1998, su exitosa versión coupé y solo unos meses después, ese mismo año, llegaba el Break.

Se completaba así la gama de un modelo que marcó un hito importante en la historia de la marca en España, al ser el primero en conquistar el liderato del mercado de turismos, entre 2000 y 2003, afianzando el reinado de Citroën en el mercado español durante buena parte de la primera década del siglo XXI. No faltó la versión monovolúmen, denominada Picasso. Un «apellido» que hasta hace tan solo unos meses ha acompañado a las versiones más familiares de la firma gala.

El Citroën Xsara llegó al mercado con el objetivo de sustituir a un modelo que se había convertido en todo un mito para la marca por sus resultados comerciales como por sus éxitos deportivos: el Citroën ZX. Ocupar el hueco dejado en la gama por un modelo con el que Citroën había reconquistado el segmento C, y que se había impuesto no una sino cuatro veces en el exigente Rally Dakar, no era tarea fácil. Sin embargo, el Xsara consiguió ir más lejos que su antecesor, tanto en el apartado comercial como en el deportivo, además de dejar un interesante legado tecnológico.

El lanzamiento comercial del Citroën Xsara estuvo a la altura del reto que tenía ante sí. Se contó con una de las top-models más cotizadas del momento, la alemana Claudia Schiffer, para ser una alter-ego publicitaria de este automóvil. Contar con esta musa de excepción dio una gran notoriedad a este vehículo ‘Made in Spain’, que se fabricó, entre otros, en los centros de Vigo y Madrid.

Su diseño dinámico y moderno, obra de Donato Coco, su diversidad de versiones, Berlina, Coupé y Break, la calidad de su interior elegante y refinado y su alto nivel de confort y prestaciones lo convirtieron en un superventas, liderando el mercado español de turismos entre 2000, fecha de su primer restyling y 2003.

El mundo de la competición fue otro de los grandes escaparates para el Xsara. Durante sus primeros años, el Xsara Kit-Car, sorprendió a los aficionados, al dominar los Campeonatos de Rallies de España y Francia y plantar cara, e incluso

imponerse, a los todopoderosos World Rally Car en varias pruebas del Mundial, como los Rallies de Cataluña y Córcega. Sin embargo, la consagración llegó con el desarrollo del Citroën Xsara WRC y el surgimiento del mayor talento en la historia de esta disciplina, Sébastien Loeb. Juntos, este tándem conquistaría tres títulos mundiales de pilotos y otros tantos de constructores.

Además de pasar a la historia del automóvil por sus éxitos deportivos, el Citroën Xsara tuvo un papel fundamental en el desarrollo de tecnologías que se han convertido en habituales en los automóviles actuales. Así, el Citroën Xsara Windows CE se convirtió, en febrero de 2000, en el primer vehículo conectado, o “comunicante” como se decía en aquella época, que se fabricó y se comercializó en serie. En lo que se refiere a energías alternativas, el Xsara Dynalto supuso un gran paso, con unas emisiones de CO² reducidas en un 20% en ciudad y 730 Km. de autonomía. Por su parte, el Xsara Dynactive fue más allá, reduciendo el consumo y las emisiones de CO² en un 35% y alcanzando una autonomía de 1000 Km. Además, supuso la llegada del modo 100% eléctrico ZEV, que eliminaba totalmente las emisiones contaminantes y sonoras.