Cómo evitar caer en la trampa de los anuncios de «Compro tu coche» que colapsan tu parabrisas

En la mayoría de los casos, estas operaciones ocultan seudoprofesionales que se dedican a la compra-venta callejera, en un mercado donde el próximo comprador carece de derechos de garantía

NOELIA SOAGE
MADRIDActualizado:

Caminas por la calle y un llamativo color en el parabrisas de un coche llama tu atención. Es otro de los cientos de folletos publicitarios «Compro tu coche», «Compramos tu coche», «Compro coche» o «Si usted vende su coche, te lo compramos», que inundan barrios enteros. La oferta es llamativa, el gancho perfecto para personas en apuros económicos: recogida y pago en el acto, con rapidez, valoración máxima, realizan todos los trámites... e incluso aceptan coches con averías, sin ITV, golpes o embargos.

Pero, ¿quién está detrás de todos esos folletos? La mayoría no quieren hablar de lo que hacen, se niegan rotundamente, e incluso algunos se llegan a enfadar si, por ejemplo, ven que llamas con número oculto. ¿Tienen entonces algo que ocultar? Nos hacemos pasar por posibles vendedores, y así sí sacamos algunas respuestas.

Ante todo, cabe destacar que las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España acumulan un descenso del 9,2% en los ocho primeros meses del año, según datos de las patronales de fabricantes ( Anfac), de vendedores ( Ganvam) y de concesionarios ( Faconauto). No obstante, el mercado de ocasión sigue polarizado entre los usados de hasta cinco años, que representan ya una tercera parte de las ventas, y los de más de quince años, que concentrando también alrededor del 30% del total, vienen creciendo a un ritmo del 6% hasta julio, registrando más de 390.000 unidades; de las cuales ocho de cada diez se han vendido entre particulares sin garantías ni historial de mantenimiento.

El precio mínimo

Uno de los primeros ejemplos que ponemos es un Audi A4 Avant 1.8 T 163 CV de 2004 con una avería en el motor, concretamente en la bomba de aceite. Un modelo de estas características está en el mercado de segunda mano en al rededor de 3.500 euros. Su reparación oficial, tal y como indican desde un taller Aurgi (con todas las piezas a cambiar en el proceso de la reparación, además de la mano de obra) ascendería a unos 1.500 euros; aunque una reparación hecha en casa y solo cambiando lo «justo y necesario», no serían más de 300.

Uno de los primeros anuncios con los contactamos, contesta directamente que, al tratarse de un vehículo de más de 10 años, según la «normativa de tráfico», solo pueden ofrecer lo mínimo, y en este caso, son 200 euros. Y no es el único, otro ejemplo, al comentarle que estamos interesados en vender un Seat León 2.0 TDI 140 CV de 2007 (tasado en más de 5.000 euros), también se refiere a la «normativa de tráfico» por la que por un vehículo de más de 10 años, dan lo mínimo: que en esta ocasión, como máximo, serían 2.000.

Por lo tanto, si pretendes vender tu coche a través de estos anuncios, debes saber que la oferta, sin ver el coche, será irrisoria, una media de un 60% por debajo del valor de mercado.

Al mismo tiempo, la Dirección General de Tráfico (DGT) esclarece que no existe ninguna «normativa de tráfico» que regule el libre comercio. Tráfico «nunca ha hablado de este tema, ni ha estipulado un precio para un modelo determinado», sobre todo, porque «en muchas ocasiones un coche de 10 años o más está en perfecto estado, y otros de menos tiempo que no». María Benito, abogada de Bufete Prolegue, también indica que «la compraventa entre particulares es completamente lícita y no hay precio estipulado para ello (es libre mercado)».

Obligaciones para vender un coche

Desde la DGT exigen otro tipo de obligaciones: si vendes un vehículo ya matriculado, para evitar posibles fraudes, tiene que tener la ITV pasada, hay que efectuar el cambio de titularidad en el Registro de la Dirección General de Tráfico y nunca se debe entregar el vehículo sin tener en tus manos el contrato original de compraventa y una fotocopia del documento de identidad en España del comprador (DNI/Tarjeta de Residencia). También es importante indicar en el contrato la hora y minutos en que entregas el vehículo: recuerda que las multas de los radares fijos y por no haber pasado la ITV te seguirán llegando en tanto no se produzca en el Registro de Vehículos el cambio de titularidad.

Datos que reafirma una abogada de Pyramid Consulting, Beatriz de Dueñas, y añade que «el comprador debe remitir antes de 15 días, copia del permiso de circulación donde conste que el vehículo ya está a su nombre. De no recibirlo es recomendable acudir a Jefatura para comunicar la venta (trámite de notificación de venta)», amparándose en el ART. 32.1 del Reglamento General de Vehículos RD 2822/1998:

1. Toda persona natural o jurídica que sea titular de un vehículo matriculado en España y que lo transmita a otra, aun cuando lo haga con reserva de dominio o de cualquier otro derecho sobre el vehículo, deberá notificarlo a la Jefatura de Tráfico de la provincia en que tenga su domicilio legal o a aquélla en que fue matriculado el vehículo, en el plazo de diez días desde la transmisión, por medio de una declaración en la que se haga constar la identificación y domicilio del transmitente y adquirente, así como la fecha y título de la transmisión.

Unas obligaciones legales a tener muy en cuenta. En otros ejemplos de anuncios a los que hemos llamado, nos detallan que, una vez recogen el vehículo en la dirección aportada, se dejan un resguardo de venta con el nombre del que se lleva el vehículo y un justificante de cambio de nombre. Que eso se lo llevan a una gestoría y allí tramitan todo posteriormente. Lo que lleguen o no a hacer con el vehículo tras esta transacción, seguramente no nos importe, pero sí que quede correctamente establecida la venta. Si las obligaciones de la DGT anteriormente mencionadas no se cumplen cuando vendas tu coche, puedes estar siendo estafado.

Competencia desleal y achatarramiento

Los coches muy viejos, o denominados vehículo histórico (aquel que tiene una antigüedad mínima de 25 años) no interesan, y si son muy nuevos tampoco. En la mayoría de los casos, tu coche acabará revendiéndose y, tal y como apuntan desde la Asociación Nacional de Comerciante de Vehículos (Ancove), estas operaciones ocultan seudoprofesionales que se dedican a la compra-venta callejera, en un mercado donde el próximo comprador carece de derechos de garantía. Además es frecuente que los compradores encuentren numerosas irregularidades como embargos, multas y otras cargas pendientes y en muchas ocasiones vehículos que no han pasado la ITV.

Además, se lucran con un negocio que supone una competencia desleal para los concesionarios legales y un fraude para la Hacienda Pública. Ya que siempre pagan en el acto y en mano. Desde Ganvam llevan años denunciando este tipo de «actividad sumergida que representa aproximadamente el 10% del total de operaciones con usados que se realizan en España, generando unas pérdidas de unos 300 millones de euros anuales a los profesionales legalmente establecidos». «No estamos en contra de que un particular venda su coche, pero cuando una misma persona se dedica a vender cierto número de vehículos es evidente que se trata de una actividad comercial encubierta y la Administración debe actuar», añaden.

Ante esto, solicitan prohibir la venta ilegal de vehículos de ocasión en la vía pública, una práctica denunciada desde hace años también por los concesionarios y otros establecimientos profesionales de compraventa ya que «no cuentan con las autorizaciones municipales para desarrollar su actividad, no pagan impuestos ni están dados de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE)». Eso sí, la futura ley no sancionaría la muy extendida práctica de los verdaderos particulares que dejan su coche en la calle con un cartel de «se vende».

Además, ¿cuánto se puede alargar la vida de un coche? Según las previsiones de Faconauto, el 65% de los vehículos en circulación en 2020 tendrán más de 10 años, situación que se verá agravada por el hecho de que el parque apenas se renovará, permaneciendo estancando durante este trienio en alrededor de los 26 millones de vehículos. Y, en parte, debido a este tipo de actividades.

Un parque envejecido como el que tenemos favorece este tipo de prácticas ilegales. Por eso, desde Ganvam «abogamos también por un plan de achatarramiento que ayude a retirar de la circulación los vehículos más antiguos, evitando que vuelvan a entrar en el circuito de la oferta de segunda mano. Apoyando el cambio de un coche antiguo no solo por un modelo nuevo sino también por uno seminuevo ayudaremos a que todas las rentas puedan tener acceso a un vehículo eficiente y seguro, impulsando la renovación del parque, máxime cuando hoy por hoy nuevos y seminuevos cumplen con la normativa anticontaminación más exigente del mundo».