Presentación

GR-Sport: el Toyota Yaris estrena acabado deportivo manteniendo la etiqueta ECO

El compacto pequeño inaugura una nueva línea de opciones estéticas que ponen el acento en el dinamismo, y que pronto adoptarán otros modelos de la marca japonesa

Actualizado:

Toyota ha logrado posicionarse como referente en eficiencia con su amplia gama de modelos híbridos. Pero también quiere hacer hincapié en su vertiente más deportiva, en la que destaca en el apartado de resistencia -este año ha ganado las 48 Horas de Le Mans- y en el de rallyes (tras haberse hecho con el Mundial en esta campaña).

En esta última competición ha sido fundamental el buen desempeño del Toyota Yaris. Por ello su versión de calle será el primer modelo de la marca en estrenar el nuevo acabado deportivo GR-Sport, aunque posteriormente se extenderá a otros coches de la gama.

Esta línea, que pone el acento en el dinamismo, busca ser algo similar a los paquetes AMG de Mercedes o S-Line de Audi. En el caso del Yaris está inspirada directamente en el Yaris WRC, y ha sido ajustada por el departamento deportivo de Toyota, Gazoo («Garaje», en japonés). Eso sí, el enfoque es el de un coche de calle, a diferencia del mucho más radical Yaris GRMN presentado a principios de año, con motor Lotus y limitado a 600 unidades.

El Yaris GR-Sport, del que la marca espera vender unas 400 ó 500 unidades anualmente en España, estará disponible en los concesionarios españoles desde enero con un precio de 18.600 euros, o 186 euros al mes con el pago por uso Pay Per Drive de Toyota.

A cambio ofrece una suspensión deportiva con amortiguadores Sachs Performance y una barra estabilizadora maciza, de mayor rigidez que la hueca. Asimismo su altura es 11 milímetros inferior a la del resto de variantes de la gama Yaris. Todo ello con un preso muy similar, apenas cinco kilos mayor.

Disponible únicamente en blanco o rojo, con techo negro, también ofrece unas llantas de aleación negras de 17 pulgadas, y un diseño de faros específico. Asimismo luce detalles estéticos propios, como insignias en negro, a pesar de que su propulsor 1.5 de 100CV litros híbrido permite lucir la etiqueta ECO en el parabrisas (algo que Toyota identifica con una insignia en color azul).

En el habitáculo llama la atención el volante de tres radios, igual al del GRMN y heredero del deportivo GT86. Asimismo destacan los asientos específicos con tapicería Ultrasuede negro, con costuras e inserciones en blanco. También el guarnecido negro y el acabado cromado brillante de la palanca de cambios y el marco de las rejillas de ventilación, así como los altavoces de las puertas, así como las alfombrillas negras con ribetes plateados y emblema GR.