Honda CB 1100 TR
Honda CB 1100 TR

Honda será protagonista en el “Glemseck 101”

Honda mostrará en Leonberg, Alemania, ocho motos customizadas y participará en la carrera ‘Sprint International’ 1/8th mile invitational

MadridActualizado:

Para un fin de semana tan especial Honda ha preparado cuatro de las máquinas partiendo de modelos de serie como una CBR1000RR Fireblade SP para participar en la carrera Sprint International de Glemseck. Incorpora un subchasis trasero de aluminio estilo WSB y carenados de fibra de carbono, un basculante más largo y un depósito de gasolina de aluminio derivados de las motos de competición de Honda en la especialidad de resistencia, una transmisión final más corta, unas tapas de cárter hechas a medida y escape completo Akrapovic de titanio.

El tres veces Campeón del Mundo Freddie Spencer pilotará la Fireblade modificada en la carrera ‘Sprint International’ 1/8th mile invitational, el domingo día 3, y rememorará los días de gloria con una carrera de exhibición junto a su antiguo rival Kevin Schwantz.

También se expondrán dos versiones de la clásica neo-retro CB1100: la primera es una versión totalmente en negro de la actual CB1100 EX hecha en colaboración con los preparadores South Garage con base en Milán. Es una oscura y elegante mezcla de los estilos café racer y bobber. El depósito negro mate, el motor, las tapas de embrague y las ruedas en negro crean el carácter general de la moto; el semi-manillar bajo, la bomba de freno radial y la parte trasera recortada le dan el toque café racer. Detalles como los intermitentes de LED en miniatura, un nuevo faro y el asiento de cuero con tapizado tipo diamante, a juego con el dibujo de los neumáticos, le aportan una elegancia adaptada al atractivo de la CB1100 EX.

La segunda es la CB1100TR concept creada en su totalidad en fábrica por el equipo de diseño de R&D de Honda, con base en Roma, para expresar las emociones y la pasión de la cultura flat track de los EE.UU. Fue desarrollada como la ‘Reina de los Circuitos Urbanos de Flat Track’ con un diseño orientado al asfalto, preferido por los clientes europeos, como contrapunto a la imagen off-road tradicional de las flat tracker para circuitos ovales.

Completando las cuatro customizaciones de modelos actuales hay una versión ‘urban scrambler’ ultra-moderna. Se basa en la Rebel de 500cc, apta para carnet A2, un modelo que ha sido todo de mucho éxito en Europa desde su llegada esta temporada. Está equipada con grandes neumáticos de tacos, discos de freno sobredimensionados y un escape ‘lobster’ a medida, soldado a mano. Su imagen resalta con referencias a la cultura BMX y skateboard (con soporte para la tabla de skate situado en la parte derecha) y con influencias del motocross.

Las otras cuatro máquinas en exposición se inspiran en la excepcionalmente rica y variada historia de fabricación Honda:

La primera Superbike del mundo fabricada en serie, la CB750 – una de las elecciones favoritas entre los preparadores durante mucho tiempo – ha sido re-imaginada como una salvaje naked por Billy Mackenzie, un expiloto de motocross de nivel MX1, quien ha pasado de los circuitos al taller. Su versión negra y roja de la CB750 está diseñada para exponer las limpias líneas del bastidor y el original motor 4 en línea refrigerado por aire, sin interferir con las perfectas proporciones de la máquina básica.

La CX500 – con su motor V twin montado transversalmente – es otra de las preferidas entre los preparadores; en el stand Honda habrá dos CX500 hechas por Kingston Customs de Gelsenkirchen. Ambas han recibido un tratamiento Café Racer completo, una de ellas usa como base la conocida versión turbo-comprimida de este clásico Honda de finales de los 70 y principios de los 80.

La gran desconocida del grupo es una CB250G realizada por el preparador Black Beans con base en Munich. Es el resultado de un concienzudo trabajo de reconstrucción pieza a pieza de una máquina que es como un ‘tesoro escondido en el fondo del garaje’. Se montaron nuevos carburadores y escape, logrando un sonido profundo e intenso, y también nuevos frenos, reposapiés y amortiguadores. La estética general es minimalista, elegante y sorprendente.

Las ocho máquinas son una mezcla ecléctica y potente de influencias y personalidad que muestra el trabajo de unos entusiastas unidos por el deseo de poner su huella personal en sus máquinas Honda; y todo ello en sintonía con el espíritu de libertad y creatividad que sustenta el Glemseck 101 – el mayor evento motociclista anual de este tipo en Europa.