Mar Fernández, directora comercial de Space Systems de Airbus, explica las funciones del satélite PAZ
Mar Fernández, directora comercial de Space Systems de Airbus, explica las funciones del satélite PAZ - ABC

El satélite Paz se pone hoy en órbita para vigilar la Tierra desde el espacio

Las Fuerzas Armadas contarán por primera vez con una tecnología que en Europa sólo tienen Alemania e Italia

Permitirá captar imágenes de todo el planeta para tareas de seguridad y defensa, y de vigilancia civil

MadridActualizado:

La cuenta atrás comienza hoy pasadas las tres y cuarto de la tarde hora española. A nueve husos horarios de la península, en la base aérea de Vandenberg (California, EE.UU.), el satélite español PAZ protagonizará un hito para nuestra industria espacial. Tres, dos, uno... a las 15:16’53” el cohete Falcon 9, fabricado por la hoy popularísima empresa norteamericana SpaceX, transportará a Paz a la órbita de La Tierra, donde durante los próximos siete años realizará una misión desconocida hasta hoy para nuestras Fuerzas Armadas: la observación y captación de imágenes en todo momento del planeta desde el cosmos. El lanzamiento durará exactamente 11 minutos, 660 segundos.

Cada día, Paz dará quince vueltas a La Tierra a una altura de 514 kilómetros y a una velocidad de 7 kilómetros por segundo, 25.200 a la hora. En su órbita cubrirá en 24 horas la totalidad del planeta y permitirá captar imágenes en todo el mundo y en tiempo real.

Uso civil y militar

La utilidad práctica de Paz es amplia: podrá identificar los buques que navegan sin propósito conocido o reconocer una embarcación dedicada a la piratería, incluso detectar actividades de pesca ilegal o avistar una mancha de petróleo en el agua. Este ojo que todo lo ve permitirá a nuestras Fuerzas Armadas detectar los movimientos previos a la erupción de un volcán o el hundimiento mínimo de una vía del AVE. Incluso está dotado de un experimento para predecir comportamientos atmosféricos y evitar los desastres asociados a ellos. Dicho de otro modo: Control fronterizo, inteligencia, control medioambiental, protecciones de recursos naturales, operaciones militares, evaluación de catástrofes naturales, planificación de infraestructuras...

Como valor añadido, las imágenes -más de 100 al día y de hasta un metro de resolución- se podrán tomar tanto de día como de noche y con una novedad fundamental: esta tecnología puede actuar con independencia de las condiciones meteorológicas. Un salto cualitativo respeto a la tecnología existente que sitúa a España en la vanguardia de la investigación aeroespacial: en Europa solo disponen de esta tecnología Alemania e Italia. El proyecto Paz ha supuesto una inversión total e 160 millones de euros.

Perejil y la seguridad nacional

Todo comenzó con la crisis del islote Perejil, cuando España pidió imágenes de la zona al satélite Helios, un programa liderado por Francia y al que España se sumaba con un discreto porcentaje. Resultó que las imágenes llegaron tarde -hay quien lo atribuye a las buenas relaciones París-Rabat- y las Fuerzas Armadas asumieron la necesidad de adquirir esta capacidad. Era una cuestión de seguridad nacional.

Cinco años después, en 2007, el Ministerio de Defensa encargó a Hisdesat, el operador español de servicios gubernamentales por satélite, el desarrollo de un nuevo sistema de observación de la Tierra con tecnología radar de apertura sintética (SAR en sus siglas en inglés). Para realizar el proyecto se creó, bajo la dirección de Airbus, un consorcio formado por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), quince empresas españolas y tres universidades. Sus promotores destacan que antes de empezar a funcionar -se prevé que esté plenamente operativo a mediados de este año- Paz ya ha generado cuantiosos beneficios en forma de cientos de puestos de trabajo cualificados a lo largo de diez años, así como de estímulo a la investigación, el desarrollo y la investigación.

Después de Paz, llegará Ingenio, un satélite que recibe los últimos retoques en las instalaciones de Airbus y que será lanzado a bordo del cohete europeo Vega, previsiblemente entre octubre de 2019 y principios de 2020. Ambos convertirán a España en el primer país de la UE con un sistema de observación dual -radárico (Paz) y óptico (Ingenio)- y de doble uso civil y militar.

Todo está preparado para la puesta de largo de Paz, tanto en la base norteamericana de Vandenberg, donde representa a España el secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, como en la española de Torrejón, donde lo seguirá la ministra María Dolores de Cospedal. Tres, dos, uno...