El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la sesión de control al Gobierno en funciones, ayer en el Congreso/ Vídeo: Celaá reitera el ofrecimiento de Sánchez a Podemos - EP/ ATLAS

Podemos valora una oferta inferior a la de julio para que Sánchez ceda y evitar otras elecciones

El líder del partido morado, Pablo Iglesias, llamará a Pedro Sánchez para volver a reunirse si éste no se pone en contacto con él

MadridActualizado:

En Podemos están dispuestos a aceptar una oferta rebajada a la ofrecida por el PSOE en julio para arrinconar así al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y evitar que se repitan las elecciones generales el próximo 10 de noviembre. El grupo confederal busca a contra reloj debilidades en la estrategia del PSOE para lograr un acuerdo de coalición. Y el escenario mencionado gana fuerza en el equipo negociador morado para presionarles.

Desde el grupo parlamentario aseguran que en el tiempo que queda van a ponérselo «muy fácil» a Sánchez y admiten que están dispuestos a asumir una propuesta de coalición en la que la proporción de responsabilidades para Unidas Podemos «sea inferior» a las recogidas en la vicepresidencia social y los tres ministerios (Sanidad, Vivienda e Igualdad) ofrecidos por el PSOE en julio. «Nos hicieron una propuesta y nosotros otra. Si nos sentamos a negociar, podemos llegar a un acuerdo que no será satisfactorio para nosotros ni para ustedes, pero será bueno para la ciudadanía», propuso Pablo Iglesias a Sánchez, ayer en la tribuna del Congreso.

Desde el núcleo duro de Iglesias insisten en que deben formar parte del próximo Consejo de Ministros. Es decir, para ellos o hay Ejecutivo bicolor (ahora a la baja) o hay elecciones. Por lo que seguirán negociando hasta «el último momento» para evitar cargar con el sambenito de la repetición electoral. El líder de Podemos tiene la esperanza de que si sigue presionando Sánchez le lanzará una oferta de coalición «in extremis» ante el vértigo de tener que volver a las urnas.

Que no sea «humillante»

Sin embargo, en el seno de Podemos preocupa que esta oferta sea «humillante» o, dicho en otras palabras, vuelva a carecer de competencias. Desde el partido sugieren incluso que estarían abiertos a renunciar a las políticas activas de Empleo y de Transición Ecológica si el PSOE les concede ministerios en los que poder desarrollar «una o dos políticas». Será cuestión de sentarse a negociar desde el punto donde lo dejamos en julio, dicen, pero no aceptarán departamentos estancos.

Asimismo, Podemos revela que durante la reunión de anteayer sí hubo «actitud» por parte de los socialistas para intentar llegar a un «punto medio», pero al final se descartó porque ambas fuerzas fueron conscientes de la dificultad. Los morados explican que en este asunto no ven grises: o es un Gobierno de coalición o no. Y el PSOE igual.

«Sería de una enorme irresponsabilidad. El país necesita estabilidad y eso se lo da una coalición que tenga más escaños que los escaños de la derecha», subrayó antes del Pleno la portavoz de Unidas Podemos, Ione Belarra, en Cadena Ser. A pesar de que el PSOE dio por rotas las negociaciones después de dos reuniones fallidas (casi nueve horas en total) entre las comisiones negociadoras, ayer Iglesias tendió una mano a Sánchez para intentar revivir el diálogo.

Iglesias llamará a Sánchez

«¿Sabe cuántas veces me ha llamado por teléfono desde la investidura fallida? Cero (...) ¿Usted cree que es serio que desde la investidura fallida no hayamos hablado por teléfono ni una sola vez?», expresó Iglesias; que luego apuntaló: «Tendré que llamarle yo». Iglesias busca reunirse con Sánchez porque, como reveló en una entrevista en RT esta semana , considera que fue un «error» no haber negociado cara a cara con Sánchez durante la investidura fallida de julio.

Los dos secretarios generales llevan sin hablar desde el pasado 20 de agosto, cuando Iglesias le envío por Whatsapp un acuerdo programático y cuatro alternativas para el encaje de Unidas Podemos en el Gobierno. Dos pares de posibilidades que hoy asumen como muy improbables por la negativa del PSOE.