Pablo Iglesias, este sábado durante la celebración del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos
Pablo Iglesias, este sábado durante la celebración del Consejo Ciudadano Estatal de Podemos - EFE

Podemos consultará en marzo a sus bases sobre las confluencias en las elecciones de 2019

Los de Iglesias preguntarán a sus militantes si quieren que el partido acuda a los comicios con sus siglas

MadridActualizado:

«Podemos es el principal significante del cambio y su nombre debe estar en todos los procesos a los que nos presentemos». Así de tajante se mostró Pablo Iglesias el sábado durante su discurso de apertura del Consejo Ciudadano Estatal que el partido celebró en Madrid y que reunió a los principales líderes estatales y autonómicos de la formación. Esta directriz, que encerraba un mensaje claro a Izquierda Unida, señalado por el propio Iglesias como uno de sus principales socios electorales, no fue recibida con agrado por todos los líderes presentes en la reunión.

El líder de Podemos pudo palpar en el Consejo un adelanto de lo que se le puede venir encima en caso de imponer esta directriz. La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, expresó en la reunión su malestar con el hecho de que la norma fuera fruto de la imposición y no de la negociación con los diferentes territorios. La líder andaluza tomó la palabra en el Consejo Ciudadano, celebrado a puerta cerrada, para reclamar que las marcas y los nombres sean fruto de las negociaciones en los diferentes territorios, y no una imposición de la dirección estatal.

Rodríguez explicó que ya existen listas de confluencia asentadas en lugares como Sevilla o Córdoba que no recogen las siglas de Podemos. La líder de Podemos Andalucía abandonó el Consejo tras tomar la palabra, antes de que terminara la reunión.

Sin embargo, Iglesias contaba con el mismo comodín que le ha permitido sortear la resistencia de los secretarios generales autonómicos en otras ocasiones: la delegación en la militancia. Por eso, al final del Consejo, el líder de Podemos anunció que la decisión sobre la configuración de confluencias de cara a las citas electorales de 2019 –incluido el asunto de las siglas– «no va a ser de ninguna dirección, ni de la estatal ni de las autonómicas, sino de los inscritos», y apremió a que las cosultas tuvieran lugar este mes de marzo.

En la Ejecutiva ya manejan los modelos de consultas que someterán a la militancia. En todos los casos –europeas, autonómicas y municipales– preguntarán sobre el apoyo a que «Podemos se presente a las próximas elecciones en coalición con las fuerzas políticas aliadas del espacio del cambio y con la palabra "Podemos" ( en el idioma que corresponda) formando parte del nombre de la candidatura». En el caso de las autonómicas, habrá una consulta en cada comunidad, y en el ámbito municipal, el texto es el mismo, pero con un importante matiz: «con la palabra "Podemos" formando parte de cada candidatura, salvo donde ya exista una marca consolidada», como en los casos del Ahora Madrid de Carmena o del Barcelona en Comú de Ada Colau.