Fachada del Banco de España
Fachada del Banco de España - EFE

El consumo de los hogares, motor del crecimiento español

Distintos factores explican el crecimiento del consumo privado, que se ha mantenido al alza en 2016 pese a la incertidumbre política

MadridActualizado:

El Banco de España confirmó este miércoles lo que tanto instituciones internacionales como servicios de estudios económicos han señalado en los últimos meses: el consumo de los hogares mantiene el ritmo de crecimiento español. Una vez más, el tirón del gasto de los españoles permite suavizar la desaceleración de la economía.

El consumo privado ha ampliado en 2016 los balances positivos con los que cerró 2015. La OCDE aseguró en enero que el consumo privado crecerá, de promedio, un 2,5% este año en España, mientras que los servicios de estudios de CaixaBank y BBVA han destacado el ritmo de crecimiento de este indicador en posteriores estudios. Aunque la confianza de los consumidores cayó en abril por cuarto mes consecutivo el gasto de los hogares ha mantenido en estos últimos meses su crecimiento.

Hay varios factores que explican este buen ritmo del consumo, que está mostrando una buena fortaleza a la incertidumbre política (en España) y económica (en la UE):

Más crédito

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, señala que existe actualmente «mayor renta disponible y mayor poder de compra» entre los españoles. Uno de los factores que explica este crecimiento es la mejora en el acceso al crédito, que se ha visto impulsada por las últimas medidas monetarias del Banco Central Europeo (BCE). En marzo, la institución presidida por Mario Draghi bajó los tipos de interés al 0% y recortó la facilidad de depósito de los bancos diez puntos básicos. Además, el Euríbor también ha rondado tasas negativas. Esto se está traduciendo en mayor financiación para empresas y hogares.

Bajada de precios

Además, los precios continúan bajando. El IPC de abril mostró una caída del 1,1% y se situó en mínimos de un año, debido en gran parte a la fuerte caída de los precios energéticos. No hay que olvidar que, aunque el petróleo está recuperando su precio en las últimas semanas, ha estado durante gran parte del 2016 en mínimos de los últimos años. Todo ello conlleva un crecimiento de la renta disponible y del poder adquisitivo de los consumidores. Por el momento, esta caída no se está traduciendo en deflación, ya que los españoles no están retrasando sus compras. Todo lo contrario.

Recuperación del empleo

Por último, los españoles también están aumentando su renta disponible gracias a la creación de empleo. Campuzano destaca que el ritmo de creación de empleo «se sitúa cercano al 3%». La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año fue la mejor desde 2007, aunque el paro subió en 11.900 personas. El desempleo suele crecer en esta época del año, pero en términos desestacionalizados, el paro se redujo un 2,74% en el primer trimestre de 2016. Con esta caída, el paro lleva 12 trimestres seguidos de descensos, una realidad que ha permitido mejorar el ánimo consumista de los hogares.