Los Rolling Stones, a su llegada a La Habana - YOUTUBE

Los Stones, a la conquista de Cuba

La banda británica, considerada durante años como una «desviación ideológica» para el régimen castrista, ofrece hoy su primera actuación en La Habana

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se fue Obama con su séquito, sus banderas y sus mensajes de deshielo y llega otro séquito aún más aparatoso con su fanfarria, sus guitarrazos ardorosos y esa colección de himnos capaz de rivalizar con el sofocante calor caribeño. Dos fotos para la historia en las que cuesta distinguir quién es el telonero y quién el artista principal. Porque se fue Obama, sí, pero llegan los Rolling Stones, embajadores del rock sin edad que, a pesar de sumar nada menos que 286 años entre los cuatro, son aún capaces de conjurarse para tomar al asalto primeras planas y generar jugosos titulares.

A estas alturas, después de más de medio siglo de carrera, 250 millones de discos vendidos y su simpatía por el diablo desparramada por prácticamente todos los rincones del planeta, se podría pensar que lo único que les queda por hacer es bajar la persiana y ceder el testigo, pero los británicos aún siguen encontrando la manera de asociar su nombre a movimientos de calado histórico. Ya lo hicieron en 2006 cuando reunieron a casi un millón y medio de personas en la playa de Copacabana de Río de Janeiro y volverán a hacerlo hoy, cuando aparezcan en la Ciudad Deportiva de La Habana para ofrecer su primera actuación en la isla y dejar constancia de la conquista con la grabación de un DVD en directo.

Un debut histórico

Instalación del escenario del concierto en la Ciudad Deportiva de La Habana
Instalación del escenario del concierto en la Ciudad Deportiva de La Habana - AFP

A fuerza de subrayar lo histórico de la visita de los Rolling Stones y de presentarla en muchas ocasiones como la primera gran actuación de rock que se celebra en Cuba, varias voces se han alineado para matizar y puntualizar la historia. Porque, en efecto, los Stones quizá sean la banda de rock más grande que jamás ha pasado por La Habana pero no es, ni mucho menos, la única. Así lo recordó hace poco el exguitarrista de Rage Against The Machine, Tom Morello, quien en 2005 viajó a la ciudad para actuar ante 70.000 personas en la Tribuna Antiimperialista junto a Audioslave, banda que formó con el excantante de Soundgarden Chris Cornell. También Kool & The Gang (2009) o la banda de metal brasileña Sepultura (2008) han actuado en Cuba e incluso existe un parque, escultura incluida, dedicado a John Lennon.

Pero el caso más sonado, sin duda, es el que protagonizaron Manic Street Preachers en 2001. Los galeses, adalides de turbo-rock más politizado, acababan de publicar «Know Your Enemy», algo así como su «Sandinista» particular, y de dedicarle la canción al niño balsero Elián González, por lo que decidieron que sería una buena idea presentarlo en el Teatro Karl Marx de La Habana. Lo que no se imaginaban es que el mismísimo Fidel Castro sería uno de los 5.000 espectadores que llenaban el recinto; menos aún que el Comandante se levantaría para arrancarse a aplaudir cuando se soltaron con «Baby Elian». Los galeses, esta vez sí, fueron la primera banda en actuar en La Habana desde 1979, cuando pasaron por la ciudad Billy Joel y Kris Kristofferson, y el documental que acompañó aquella gesta deja un testimonio tanto o más histórico: la cara de sorpresa de Fidel Castro al descubrir todo lo que rodea a una banda de rock y la cantidad de gente, desde fotógrafos a mánagers pasando por acompañantes varios, que acompañaban a la banda. Habría que verle ahora contemplando el circo de los Stones.