SUCESOS | CRIMEN DE ALGAR

El detenido por el asesinato de la mujer en Algar confiesa que la mató

El juzgado ha decretado para él la prisión provisional sin fianza por un presunto delito de homicidio después de que haya reconocido los hechos

Actualizado:

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Arcos de la Frontera, en funciones de guardia, ha ordenado este martes, a petición de la Fiscalía, el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del hombre detenido por la muerte de la mujer cuyo cadáver fue hallado el pasado domingo en una finca de la localidad gaditana de Algar.

El Juzgado investiga por un presunto delito de homicidio al detenido, que ha reconocido los hechos, según han informado a este periódico fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Francisco J. Becerra trabajaba como mantenedor de la finca de esta vecina cuyo cadáver fue encontrado enterrado con evidentes signos de violencia en su propia casa del Tajo del Águila. Esta mañana era trasladado por los agentes de la Guardia Civil que lo custodian desde los calabozos del cuartel de Arcos, donde permanecía tras su arresto, al juzgado número tres de la misma localidad donde ha prestado declaración ante su titular.

Como se recordará, el sospechoso de 45 años y vecino de Algar, fue detenido este pasado domingo por la tarde después de que los agentes que llevan este trágico suceso hallaran por la mañana el cuerpo sin vida de Lesley P., conocida como 'Lele', enterrado en su finca, al lado de la vivienda, La mujer, muy conocida en la localidad donde había pasado largas temporadas y ahora acudía con cierta asiduidad, fallecía de manera violenta. Su desaparición fue denunciada el pasado miércoles ya que hacía días que sus allegados no sabían nada de ella. Además tenía que haber entregado un coche de alquiler que nunca devolvió.

La investigación llevó a los agentes a esta vivienda de Algar que Lele había adquirido con su marido ya fallecido. El presunto autor de su muerte trabajaba para ella en labores de mantenimiento y jardinería de la finca ya que la británica se había trasladado a vivir a Estepona. Todo apunta que una discusión por motivos económicos pudo ser el detonante de este escabroso final. Según testimonios aportados, él estaba vendiendo bienes de la casa sin la autorización de la propietaria. Además había extendido el 'bulo' por el pueblo de que la finca ya era de otros dueños extranjeros.

Los vecinos de este municipio de la sierra gaditana han vivido este crimen con una evidente conmoción. Además el detenido es también es muy conocido en esta tranquila localidad de apenas 1.400 habitantes. Nadie puede creerse que fuera capaz de hacer algo así.