Uno de los doce vehículos con más de dos décadas de antigüedad.
Uno de los doce vehículos con más de dos décadas de antigüedad. - Francis Jiménez
Cádiz

La esperada jubilación de los autobuses de Cádiz

Una obsoleta flota evidencia la necesidad de aprobar el nuevo pliego: más de la mitad de los vehículos que circulan tienen quince o más años

El Gobierno local prevé tener listo el borrador del pliego que renueve la flota a finales de año; es el tercer plazo planteado en los últimos tres años

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La flota de autobuses que opera en la ciudad de Cádiz cuenta con un total de 48 vehículos que circulan con continuidad en cada una de las cinco líneas disponibles. De media, cada uno de ellos tiene 16,6 años. 12 de estos autobuses se adquirieron hace más de 20 años y más de la mitad (26) tienen 15 o más.

Esta longevidad ha sido posible gracias al trabajo de mantenimiento de la empresa concesionaria, que durante décadas ha logrado adaptar a los vehículos a lo exigido por ley. De hecho, los 48 con los que cuenta están disponibles, han pasado la ITV y cuentan con la certificación de gestión ambiental ISO.

Sin embargo, la antigüedad de la flota ha sido señalada durante años por distintos colectivos y el propio Ayuntamiento ha reconocido la necesidad de renovarla. Las últimas adquisiciones de la empresa datan de 2007, año en el que se incorporaron nueve vehículos. Desde entonces la edad media de los mismos ha ido creciendo. «Los autobuses prácticamente no descansan. Como mínimo hacen dos turnos al día: hasta 16 horas en circulación», explica la representación de los trabajadores en CCOO.

Conductores y usuarios sufren algunas de las consecuencias: ruidos, aumento de las averías y emisiones de humos. Según un informe realizado por los técnicos del Ayuntamiento de Cádiz, cada autobús está en circulación a diario una media de diez horas. Algunos pasan incluso más tiempo, ya que habitualmente «unos ocho o nueve» coches están parados con averías o a modo de sustitución, explican los trabajadores. Todo ello, durante años: «Hay vehículos que ya le han dado la vuelta al cuentakilómetros».

La emisión de humos es una de las consecuencias de la antigüedad de la flota, llegando a ser retirados varios vehículos

Existe consenso en torno al hecho de que la flota de autobuses está realmente anticuada, pero no es posible hablar de vida útil porque no hay un máximo de años permitidos en la norma. Esta regulación sí se contempla en la normativa de otras corporaciones locales. Entre otras aplicaciones, el nuevo pliego permitiría establecer una antigüedad máxima para cada uno de los autobuses. En otras ciudades se establecen los 10 o 15 años como la vida útil de estos vehículos. La comparativa es atronadora: hasta 26 de los 48 autobuses en circulación por el entramado urbano supera los 15 años de vida.

A la espera del pliego

Cádiz lleva más de sesenta años a la espera de un pliego que regule la flota de autobuses actual. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia llegó a recomendar en un informe –a solicitud del gobierno del Ayuntamiento de Cádiz– la revisión del sistema de pago de compensaciones que percibe la Compañía de Tranvías de Cádiz por prestar el servicio de autobuses urbanos en la ciudad. «El servicio de transporte urbano se ha venido llevando a cabo a través de un convenio de los años 50, una renovación de los 70 y una sucesión de acuerdos de la Junta de Gobierno local. El interventor nos informó de que era una situación anómala y no había ningún tipo de control ni de fiscalización» explicó Martín Vila el viernes.

El nuevo equipo de Gobierno encargó una auditoría a su llegada a San Juan de Dios en 2015 y al obtener los resultados inició la redacción del borrador del documento que regularía el transporte urbano a partir de ahora. La actual corporación puso en marcha el proyecto en 2017 y, según lo manifestado por el concejal de Movilidad, Martín Vila, el borrador, que partía desde cero, está en estado muy avanzado.

Sin embargo, los retrasos en la puesta en marcha del pliego de transporte son evidentes. El Consistorio se ha comprometido en varias ocasiones con distintas fechas que en ningún caso se han ido cumpliendo. A finales de 2017 se anunció que el borrador estaría para enero de 2018. Ya en 2018 se habló de llevarlo a Pleno antes de las elecciones y, cuando las municipales estaban al acecho, Kichi manifestó que quedaría «enjaretado» para cuando los gaditanos volvieran a elegir a su alcalde. La última renovación de plazos llegó por parte de Martín Vila este mismo viernes: «En estos días estamos haciendo la última prueba en línea con la última marca que nos ofrecía tecnología híbrida. Esperamos tener para antes final de año el borrador».

Pese a los retrasos del actual equipo de gobierno, en la línea de lo ocurrido en otros pliegos como el de limpieza, se trata de un problema que viene de lejos. De hecho, la corporación municipal ha recordado en varias ocasiones que este será «el primer pliego que va a tener la ciudad de Cádiz después de 60 años».

El Ayuntamiento de momento no da cifras aproximadas, aunque asegura que el pliego conllevará una «inversión importante». Es, junto a los años de retraso de las anteriores corporaciones, el principal motivo con el que el Consistorio explica la tardanza en la redacción del borrador. «Hay que procurar que la decisión sea la más fina, la más segura», añadió Vila. El concejal aseguró que se está «en los últimos pasos» y a las puertas» de un contrato que «a nivel de flota, prestaciones, bonos y títulos va a romper el esquema actual para mejor».

Una vez redactado, el borrador tendría que ser respaldado por el pleno. A partir de ahí, deberá ser publicado en el BOP para abrir el periodo de alegaciones antes de pasar por pleno para su aprobación definitiva.

Híbridos o eléctricos:en busca del autobús menos contaminante

El nuevo pliego de transporte público pretende renovar al completo una flota de autobuses anticuada. El propio Ayuntamiento de Cádiz «no comparte» los vehículos disponibles e inició una serie de pruebas con vehículos híbridos hace ya un año para elegir el modelo que mejor se adapta a las características de la ciudad y de su circuito de transporte público. El objetivo es incorporarlo en un futuro, con la llegada del nuevo pliego. Esta misma semana un autobús híbrido ha dado servicio, con carácter rotativo, a las líneas urbanas de la ciudad. «En estos días estamos haciendo la última prueba en línea con la última marca que ofrecía tecnología híbrida», explicó el concejal de Movilidad, Martín Vila, que busca la oferta con «mejores prestaciones en cuanto a emisiones y ahorro del consumo».

Precisamente la tecnología utilizada por los vehículos de la nueva flota será una de las grandes apuestas del Consistorio. Un recambio más que necesario en materia de emisiones, ya que la antigüedad de la flota ha provocado en más de una ocasión problemas con los gases expulsados por los vehículos.

Recientemente, varios autobuses tuvieron que ser paralizados y retirados ante la destacada emisión de humos. Uno de los lotes adquiridos de la marca MAN, comprados por la empresa hace más de quince años, son algunos de los que más problemas generan en este sentido.

Los colectivos ecologistas han señalado la necesidad de renovar «en profundidad» una flota «obsoleta» cerca del fin de su vida útil. Ecologistas en Acción recuerda que, a pesar del mantenimiento realizado durante estos años por la empresa, los vehículos fabricados hace más de una década generan una mayor cantidad de emisiones.

El colectivo verde ha trasladado la importancia de incorporar, además de los autobuses híbridos, algunos eléctricos. «Lo ideal sería pasar directamente a los vehículos híbridos y eléctricos». Esta opción encarecería el presupuesto planteado, habida cuenta de que la inversión de entrada sólo para autobuses híbridos es menor. Conscientes de este hecho, desde Ecologistas en Acción proponen una apuesta intermedia: incluir al menos un autobús eléctrico y, al igual que con los híbridos, incorporarlos progresivamente conforme avancen los años de contrato con la nueva empresa concesionaria.

Gas natural licuado

Cádiz lleva años de desventaja con otras ciudades. Así lo afirman desde Ecologistas en Acción, que recuerdan que en ciudades del entorno los autobuses se han ido renovando poco a poco. En otras capitales de provincia cercanas como Sevilla, en los últimos años se ha incorporado algún autobús de gas natural licuado. En Córdoba ya funcionan varios híbridos.

La idea del Ayuntamiento es incluir progresivamente autobuses híbridos, los que más se adaptan al presupuesto. Estos permiten un ahorro de entre un 8 y un 30 por ciento de energía, según el tipo y las condiciones del servicio.

La renovación de la flota es uno de los principales retos del nuevo pliego, pero no el único. La eliminación o la ampliación de líneas de autobús ha estado muy presente en el debate político de los últimos años, especialmente en la campaña electoral. Además, las asociaciones de vecinos han trasladado sus preferencias y el propio Consistorio encargó un informe a la UCA para el diseño de este pliego.

Las mejora de las prestaciones, la regulación de las condiciones de accesibilidad, la compra de billetes o el precio del nuevo bonobús también son algunos de los temas a tratar por el borrardor que prepara el Consistorio.